el diagnóstico sigue siendo un gran reto

Un escáner ocular es capaz de detectar en segundos signos de alzhéimer temprano

Los pequeños vasos sanguíneos de la retina ofrecen muchas pistas sobre el deterioro neurológico en pacientes con la enfermedad de Alzheimer según revela un nuevo estudio

Foto: Una mujer se hace un examen de retina en Dusseldorf (EFE / EPA)
Una mujer se hace un examen de retina en Dusseldorf (EFE / EPA)

El diagnóstico del alzhéimer sigue siendo un reto mayúsculo para los investigadores, especialmente cuando la enfermedad aún está en una fase temprana y no perceptible. Esta semana, investigadores de la Unviersidad de Duke (Estados Unidos) han demostrado que un nuevo dispositivo de toma de imágenes oculares es capaz de detectar signos de la enfermedad de Alzheimer en cuestión de segundos.

Los investigadores hallaron que los pequeños vasos sanguíneos de la retina, en la parte posterior del ojo, sufren una cierta alteración en pacientes con alzhéimer y mostraron además que esta tecnología puede distinguir entre aquellas personas con alzhéimer y las que solo padecen un leve deterioro cognitivo.

Esta última investigación, publicada en la revista 'Ophtalmology Retina', es la mayor hasta la fecha y se suma a los últimos esfuerzos de los científicos por encontrar una forma rápida, no invasiva y económica de detectar esta enfermedad en sus etapas más tempranas.

Un nuevo tipo de escáner, preciso y no invasivo, llamado angiografía por tomografía de coherencia óptica (en inglés, OCTA) ha protagonizado gran parte de las investigaciones recientes sobre la conexión entre el ojo y la enfermedad de Alzheimer, ya que permite a los investigadores ver los vasos sanguíneos de la parte posterior del ojo, que suelen ser más pequeños que el ancho de un cabello humano.

Comparación en los vasos sanguíneos de una persona sana y una con alzhéimer (Duke Eye Center)
Comparación en los vasos sanguíneos de una persona sana y una con alzhéimer (Duke Eye Center)

Debido a que la retina es, al fin y al cabo, una extensión del cerebro, los investigadores creen que su deterioro puede reflejar también los cambios que ocurren en los vasos sanguíneos cerebrales, lo que les ofrece una ventana inmejorable para ver el progreso de la enfermedad.

Para este estudio, los investigadores utilizaron OCTA para comparar las retinas de 70 ojos pertenecientes a 39 pacientes de alzhéimer con 72 ojos de 37 personas con deterioro cognitivo leve, así como otros 254 ojos de 133 personas que estaban cognitivamente sanas. Encontraron que el grupo de afectados por la enfermedad sufría la pérdida de pequeños vasos sanguíneos de la retina y que una capa específica de ésta era más delgada en estos pacientes que en los grupos que padecían deterioro cognitivo leve o estaban sanos. Para los investigadores, las diferencias fueron estadísticamente significativas.

Un hospital checo ha recreado un típico salón de 1960 para facilitar la recuperación de enfermos de alzhéimer (EFE)
Un hospital checo ha recreado un típico salón de 1960 para facilitar la recuperación de enfermos de alzhéimer (EFE)

Uno de los mayores problemas de la enfermedad de Alzheimer es que algunas técnicas son capaces de detectar signos de la enfermedad, pero no resultan prácticas para aplicarlas a millones de personas: los escáneres cerebrales, por ejemplo, son caros y las pruebas de la columna vertebral tienen riesgos. A menudo, el alzhéimer se diagnostica empleando pruebas de memoria o al observar cambios de comportamiento, pero cuando éstos son perceptibles es porque la enfermedad está ya bastante avanzada.

"El diagnóstico temprano de la enfermedad de Alzheimer es una gran necesidad insatisfecha", declara la doctora Sharon Fekrat, profesora de oftalmología en Duke. "No es posible que las técnicas actuales, como una gammagrafía cerebral o una punción lumbar evalúen un gran número de pacientes con esta enfermedad". La principal autora de este nuevo trabajo reconoce que "nuestro trabajo no está terminado, si podemos detectar estos cambios en los vasos sanguíneos de la retina antes de que se produzca cualquier cambio en la cognición, eso sería un punto de inflexión".

El diagnóstico temprano de la enfermedad de Alzheimer es una gran necesidad insatisfecha

Por un lado, permitirá abrir el abanico a nuevos tratamientos que podrían ser más efectivos si se administraran antes. Por el otro, permitiría a los pacientes y sus familias planificar mejor el futuro.

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios