basada en una fórmula estadística

Médicos de Elche crean una 'app' para diagnosticar el alzheimer

"El problema con el alzheimer es que el tiempo perdido, se perdió para siempre". Así lo explica el doctor Jordi Alom, jefe del Servicio de Neurología del

Foto: Médicos de Elche crean una 'app' para diagnosticar el alzheimer

"El problema con el alzheimer es que el tiempo perdido, se perdió para siempre". Así lo explica el doctor Jordi Alom, jefe del Servicio de Neurología del Hospital General Universitario de Elche. Acostumbrado a ver pacientes con esta enfermedad en su consulta, defiende la importancia de un diagnóstico precoz: "sabemos que el alzheimer avanza sin parar, pero avanza más despacio en los pacientes que diagnosticamos antes".

Pero además, un diagnóstico precoz permite tener "las herramientas afiladas", como él dice, para el momento en el que alguna de las moléculas sobre las que se está investigando en la actualidad dé resultados positivos en la cura de la enfermedad.

Por eso el trabajo de su equipo supone un importante avance en la lucha contra esta enfermedad. Junto con la estadística Silvia Fajardo, han creado una aplicación informática que permite predecir si un determinado paciente con síntomas sospechosos terminará desarrollando alzheimer o no.

Un proyecto 'por amor al arte'

Es el resultado de un proyecto impulsado personalmente por el doctor Alom. "Lo hemos hecho por amor al arte", cuenta Fajardo, "aunque el apoyo de la Generalitat de Valencia en los medios no se puede menospreciar". Aún así, ha sido una colaboración espontánea, surgida porque "el doctor Alom tenía una espinita, quería encontrar una forma de acelerar el diagnóstico".

A veces una depresión esconde un caso de alzheimer y otras veces no. Queríamos saber si eso se podría medirY según los resultados, la han encontrado. Para desarrollar esta aplicación, basada en una fórmula estadística, llevaron a cabo un seguimiento exhaustivo de los pacientes que llegaban a la consulta de Neurología y que presentaban una serie de síntomas que podían terminar desembocando en un caso de alzheimer.

El objetivo era distinguir los casos de fallos de memoria leves y de depresión de los que finalmente desarrollarían la enfermedad. "A veces una depresión esconde un caso de alzheimer, pero otras veces no. Queríamos saber si eso se podría medir".

Qué parámetros influyen en el diagnóstico

Así que comenzaron a realizar seguimientos a estos pacientes con síntomas sospechosos. Cada seis meses les realizaban una serie de tests neurológicos y neuropsicológicos, recopilando información sobre la edad, el sexo, los antecedentes de depresión, la capacidad para captar explicaciones, si repetían o no expresiones y preguntas o la evolución en el tiempo de sus fallos de memoria. 

Cada uno de los pacientes fue seguido durante un mínimo de tres años, y los datos de cada una de sus pruebas fueron recogidos por Fajardo. Pasados esos tres años, las pruebas clínicas determinaron cuáles de ellos padecían alzheimer y cuáles no. Con esos resultados médicos en la mano, el equipo miró hacia atrás, hacia las pruebas realizadas por los pacientes durante su seguimiento, para extraer conclusiones.

"Llevamos a cabo un proceso, un método estadísitico denominado regresión logística para, a posteriori, determinar qué combinación de los parámetros que habíamos estado midiendo es la más acertada para dar un buen resultado con solo tres años de seguimiento". Una vez seleccionadas las variables determinantes para el diagnóstico, creó con ellos una fórmula matemática.

Muy útil para los servicios de neurología

El resultado es una sencilla aplicación informática que ha resultado ser tremendamente exacta: presenta un 100% de sensibilidad y un 98% de especificidad. "Eso significa que los falsos positivos y los falsos negativos son muy pocos, casi inexistentes", explica Fajardo. 

Esta aplicación puede resultar de gran ayuda para cualquier servicio de neurología, pero un uso incorrecto podría dar resultados erróneosEstos buenos resultados son una recompensa por el tiempo y el trabajo invertidos, pero son solo el primer paso. El doctor Alom explica que esta aplicación puede resultar de gran ayuda en todos los servicios de neurología, pero que un uso incorrecto podría dar resultados erróneos: las pruebas deben ser realizadas por médicos especializados, acostumbrados a llevar a cabo entrevistas clínicas.

"De momento estamos trabajando para que los demás neurólogos del hospital la prueben, y un segundo paso serían los especialistas a los que derivan desde Atención Primaria". Según el neurólogo, esta aplicación puede ser un buen complemento para los métodos de diagnóstico que se utilizan en la actualidad: las punciones lumbares para el análisis del líquido cefalorraquídeo y las pruebas de neuromagen, con las ventajas de su alta fiabilidad y su bajo coste.

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios