Es noticia
Creía tener una TV increíble hasta que probé el último modelo de Sony
  1. Tecnología
Más allá del OLED

Creía tener una TV increíble hasta que probé el último modelo de Sony

La Sony A95L es la mejor TV con tecnología OLED que se puede comprar actualmente en el mercado. Pero su exclusividad tiene un precio. Y es muy alto.

Foto: Sony A95L QD-OLED. (Carlos Martínez)
Sony A95L QD-OLED. (Carlos Martínez)

Cuando compré mi televisión LG OLED CX en el 2020 sentí que no iba a cambiar de TV durante muchísimo tiempo. La calidad de imagen era tan espectacular, que disfrutaba viendo películas y series tanto a plena luz del día como en total oscuridad. Las maravillas del panel OLED eran ciertas, así que creía tener un producto de esos que iban a durar mucho tiempo en casa. Pero la innovación no perdona, y el último modelo de Sony me ha dejado sin palabras.

Sony es una marca que siempre ha sabido estar un paso por delante frente a sus competidores, y en un mercado donde las pantallas OLED parecían haber encontrado el límite de la calidad y la espectacularidad, la marca nipona sigue demostrando que son los mejores a la hora de exprimir la calidad de imagen. Esa es la sensación que tengo con la nueva A95L, un modelo que en su tamaño de 55 pulgadas me ha entregado una imagen y un sonido sencillamente espectacular.

placeholder Sony A95L QD-OLED. (Carlos Martínez)
Sony A95L QD-OLED. (Carlos Martínez)

El secreto, para empezar, está en la nueva tecnología del panel, que pasa a ser un QD-OLED, es decir, un panel OLED con tecnología Quantum Dots que reúne lo mejor de los dos mundos en lo que a tecnología de pantalla se refiere. Esto permite que la imagen ofrecida muestre mucho más color que el que puede ofrecer un OLED tradicional, con la peculiaridad de no necesitar un subpíxel blanco para iluminar el trío de subpíxeles RGB.

El resultado son colores mucho más voluminosos gracias a una paleta de colores más amplia y unos picos de brillo que el OLED tradicional no puede alcanzar. Es una mejora que se aprecia cuando enfrentamos un modelo OLED con esta nueva pantalla QD-OLED, pero que un consumidor tradicional probablemente no sería capaz de identificar por separado.

¿La mejor tele de 2024?
placeholder
SonyXR 55A95L
Comprar en Amazon
DESCUENTO 29%
PRECIO MÍNIMO

Me ha llamado mucho la atención cómo se veían contenidos SDR (sin HDR), ya que el procesador ha gestionado la imagen para intensificar los brillos en las zonas iluminadas e imitar un HDR que lucía francamente llamativo. Es parte del trabajo del llamado procesador Cognitive Processor XR, que realiza ajustes en tiempo real para obtener una calidad de imagen excelente incluso cuando la fuente entrega imágenes que no son en 4K. Funciona francamente bien.

Pero si hay algo que debe quedar claro es que Sony no fabrica el panel de sus TV, sino que fue Samsung la que hace un par de años tuvo la genial idea de mezclar la tecnología OLED que tan bien funcionaba a LG con su innovadora tecnología de puntos cuánticos. Ahí nace el panel QD-OLED, y con los que Samsung consigue unos niveles de brillo de los más altos del mercado.

placeholder Sony A95L QD-OLED. (Carlos Martínez)
Sony A95L QD-OLED. (Carlos Martínez)

Sony por su parte compra los paneles a Samsung, y con su ciencia de color, tratamiento de la imagen y procesadores propios es con lo que termina consiguiendo su propia seña de identidad. Los resultados en laboratorio dicen que las pantallas de Samsung son más brillantes, pero lo cierto es que en este modelo de Sony los niveles de brillo son espectaculares, y el rendimiento global es exquisito.

El sonido también cuenta

placeholder Sony A95L QD-OLED. (Carlos Martínez)
Sony A95L QD-OLED. (Carlos Martínez)

Puede que lo primero que pidas a una televisión sea la mejor calidad de imagen posible, pero a día de hoy, con producciones grabadas con sonidos envolventes e inmersivos, el sonido cobra muchísima importancia en la experiencia de visionado. Ahí Sony siempre suele destacar bastante, con sistemas de sonido integrados de muy buena calidad, algo que afecta directamente al diseño de la TV.

Y es que mientras las pantallas OLED de LG son increíblemente delgadas, Sony prefiere sacrificar ligeramente el diseño aumentando el grosor para esconder un sistema de altavoces que devuelven muchísima sonoridad a la habitación. A esto hay que sumar un sistema de calibrado automático que funciona de maravilla y la posibilidad de conectar un altavoz central externo o una barra de sonido para las voces a través de una conexión con cable paralelo.

El resultado es una oferta sonora de mucha calidad, que siempre podrás mejorar con hardware externo (la cual siempre es la mejor opción). De todas formas, el sistema de sonido integrado con altavoces tras el panel suena muy bien.

Una interfaz por duplicado que confunde

placeholder Sony A95L QD-OLED. (Carlos Martínez)
Sony A95L QD-OLED. (Carlos Martínez)

Un problema que me he encontrado es que la interfaz de Google TV, pese a ser una de las mejores del mercado y con mayor abanico de opciones posibles, se siente torpe por la aparición de los menús de configuración de Sony. Y es que el sistema operativo tiene un apartado de ajustes propio, al mismo tiempo que la propia TV tiene otro menú de ajustes por separado.

Esto es algo que llega a confundir bastante, ya que resulta complicado saber dónde hay que cambiar un parámetro concreto en muchas ocasiones. Por otro lado los menús de Google TV, sin llegar a ser lentos, sufren de un ligero retraso en algunas ocasiones, lo que resta un poco en el factor de rendimiento de la TV.

Fácil para el usuario

placeholder Sony A95L QD-OLED. (Carlos Martínez)
Sony A95L QD-OLED. (Carlos Martínez)

Teniendo en cuenta la cantidad de funciones y tecnologías encargadas de mejorar la imagen, puede que muchos usuarios se sientan abrumados ante tantísimas opciones y modos de personalización. En ese aspecto, el fabricante ha incluido algunos ajustes automatizados apoyados con la incorporación de una cámara a modo de webcam. Esta cámara será capaz de identificar al usuario para detectar dónde está sentado y ajustar la configuración para que el sonido y la imagen rindan de la manera más óptima.

Es una manera de simplificar y automatizar las cosas, pero que no encaja con las exigencias de los más entendidos en imagen, que probablemente desactiven todos los automatismos nada más encender el equipo y realicen calibraciones más específicas. Por otro lado, está el tema de la privacidad, siempre tan en duda y que ha generado mucha controversia tras casos de webcams integradas en TVs que han terminado siendo hackeadas. El módulo de cámara es extraíble, así que puedes olvidarte de este detalle si quieres.

Una TV para bolsillos expertos

placeholder Sony A95L QD-OLED. (Carlos Martínez)
Sony A95L QD-OLED. (Carlos Martínez)

En resumen, estamos hablando de una nueva generación de paneles que, aunque ya estaban presentes en la gama de TVs del 2023, este año llega con retoques interesantes y funciones que terminan de redondear el producto. Aquellos que ya tuvieran el modelo del año pasado con el panel QD-OLED no van a notar grandes cambios, pero si estás decidiéndote entre un OLED y un QD-OLED, la diferencia es bastante obvia. Tanto en imagen, como en precio, ya que su etiqueta oficial es de nada menos que 3.499 euros (aunque puede encontrarse por 3.000 euros).

Una televisión OLED va a seguir sorprendiendo a muchísimos usuarios, y el nivel de detalle de los nuevos QD-OLED probablemente sólo sea valorada por los más expertos en la materia. Es quizás por lo que la diferencia a día de hoy de precio entre un modelo y otro siga siendo crucial a la hora de elegir en la mayoría de usuarios, y es que fácilmente podremos encontrar un OLED por 1.000 y 1.500 euros menos que un QD-OLED de última generación. ¿Merece la pena pagar más? A día de hoy, no.

Alternativas

Teniendo en cuenta el precio y las características de esta Sony A95L de 55 pulgadas, vamos a revisar algunas opciones interesantes que deberías de tener en cuenta. Hay que tener presente que estamos hablando de unos modelos de gama alta, así que no podemos esperar encontrar versiones de 600 euros.

LG OLED C3

LG ha sido la reina del OLED durante varias generaciones, y ahora con la llegada de los QD-OLED está quedándose un poco por debajo a nivel de calidad de imagen. La ventaja es que el OLED sigue siendo más económico, y las ofertas que están recibiendo estos modelos son determinantes para seguir ganando clientes. Este OLED C3 se ve sencillamente genial, así que es una opción muy recomendable que cuesta básicamente menos de la mitad del modelo de Sony.

Un chollo si buscas una OLED
placeholder
LG OLED C3
Compra en Amazon

Sony A95K

Posiblemente una opción muy sensata a tener en cuenta, ya que se trata de la generación anterior de Sony, también con panel QD-OLED y una calidad de imagen envidiable. Su ventaja es que al ser el modelo del año pasado cuesta 1.000 euros menos, y sigue siendo superior a cualquier panel OLED tradicional.

Una opción más sensata
placeholder
Sony AK95
Compra en Amazon

Samsung S93C

El modelo QD-OLED de Samsung del 2023 en 55 pulgadas se puede conseguir por 1.300 euros, lo que supone una diferencia de precio importante con la que disfrutar de un panel QD-OLED con un brillo que deslumbra. Es posiblemente la opción más económica para optar por un QD-OLED de calidad, pero no es tan completa como los modelos de Sony, y cuenta con sistema operativo Tyzen.

Más alternativas 'baratas'
placeholder
Samsung S93C
Compra en Amazon
DESCUENTO 56%

___________________

El Confidencial elabora estas reviews, comparativas y guías siguiendo un criterio estrictamente editorial. El equipo detrás de ¿Me Lo Compro? tiene en cuenta tendencias, actualidad del sector, interés de la audiencia, así como criterios de calidad y precio para la elección de los productos y servicios que analiza. Las muestras han sido facilitadas por las compañías de manera temporal, sin ningún tipo de contrapartida, compromiso de publicación o beneficio de cualquier otra naturaleza. El texto incluye una selección de botones/enlaces para comprar el producto al menor precio posible. El Confidencial puede generar ingresos por las ventas de estos productos, pero la inclusión de estos enlaces cumple una mera función de servicio al lector dentro de un contenido periodístico. El sistema de afiliación y la publicidad programática son las únicas vías de monetización de la sección ¿Me Lo Compro?, además de las suscripciones al periódico que generan estos contenidos. En ningún caso se publican contenidos o análisis patrocinados.

Cuando compré mi televisión LG OLED CX en el 2020 sentí que no iba a cambiar de TV durante muchísimo tiempo. La calidad de imagen era tan espectacular, que disfrutaba viendo películas y series tanto a plena luz del día como en total oscuridad. Las maravillas del panel OLED eran ciertas, así que creía tener un producto de esos que iban a durar mucho tiempo en casa. Pero la innovación no perdona, y el último modelo de Sony me ha dejado sin palabras.

¿Me lo compro?