Es noticia
Menú
Amazon pagará 1.700M por iRobot: qué pasará ahora con el fabricante de la Roomba
  1. Tecnología
ANUNCIO INESPERADO

Amazon pagará 1.700M por iRobot: qué pasará ahora con el fabricante de la Roomba

El gigante del comercio electrónico ha anunciado un acuerdo para hacerse con la propiedad de la conocida marca de robots aspiradores. La operación todavía tiene que ser aprobada por los reguladores

Foto: Uno de los reconocidos robots aspiradores de la marca. Foto: Reuters.
Uno de los reconocidos robots aspiradores de la marca. Foto: Reuters.

La incertidumbre económica ha metido en el miedo en el cuerpo a la mitad de la industria tecnológica que anda anunciado importantes recortes, despidos o congelaciones de contrataciones a todos los niveles. Pero todo ese pesimismo no parece haber frenado las ansias expansionistas de las 'big tech'. Al menos no es el caso de Amazon, que ha anunciado que se dejará 1.700 millones de dólares en efectivo para comprar iRobot. Quizá este nombre no le suene del todo. Lo que sí que le sonará es uno de sus productos estrella: la Roomba. De esta manera, el gigante del comercio electrónico se convertirá en propietario del fabricante más conocido de robots aspiradores de todo el mundo.

Foto: Imagen: El Confidencial.
EEUU, contra los monopolios de Silicon Valley: el pulso que va a cambiarlo todo
Michael Mcloughlin Infografía: Laura Martín Gráficos: Marta Ley

El acuerdo, que todavía tiene que ser aprobado por los reguladores estadounidenses, recoge que Amazon tendrá que pagar un total de 61 dólares por acción. De esta manera, la multinacional incorporará a su catálago sus dispositivos. De esta manera reforzará su oferta de 'hardware', una oferta que comenzó con los Kindle pero que, posteriormente, se reforzó con tabletas, los Fire TV Stick, altavoces inteligentes, timbres, televisores o cámaras de seguridad conectadas. En los últimos tiempos incluso ha presentado un minidrone que sirve para vigilar la casa o un robot doméstico que funciona con Alexa, su asistente virtual.

placeholder Colin Angle, CEO de iRobot. Foto: Reuters.
Colin Angle, CEO de iRobot. Foto: Reuters.

iRobot seguirá dirigida por Colin Angle, actual CEO de la compañía y uno de los fundadores de la misma, y funcionará de forma independiente. El primero modelo de Roomba fue lanzado en 2002 al mercado después de más diez años de trabajo de Collin y los otros dos fundadores de la compañía, que se conocieron en el MIT, donde eran especialistas en robótica. Una de las últimas creaciones de la compañía, fue Roomba OS, un sistema operativo pensados para sus robots domésticos (también tiene robots fregadores, los iJet) para actualizarlos y mejorarlos a través de funciones de software. En este sentido, uno de los modelos más recientes de la compañía ya incluía una cámara frontal con la que poder identificar y clasificar obstáculos y objetos que se encontraba a la hora de realizar la limpieza para esquivarlos, una función con la que algunos rivales, como Roborock, había experimentado tiempo antes.

Aunque no fue la primera en poner una de estas máquinas en el mercado, lo cierto, es que la compañía se convirtió rápidamente en la referencia de esta industria. Un liderazgo que empezó a fatigarse a mitad de a pasada década, cuando aparecieron varias marcas asiáticas que empezaron a introducir modelos 'low cost' en el mercado. Ya en 2017, un informe firmado por la consultora Spruce Point, señalaba la barrera del precio como uno de los grandes retos que se le presentaban a iRobot y sentenciaba que si la estrategia de sus rivales funcionaba, la compañía podía perder el 50% de la cuota de negocio.

Foto: Uno de los mozos, en el almacén de Cecotec. (M. Mcloughlin)

Un buen ejemplo de cómo han proliferado y se han popularizado estos nuevos competidores, es la popularidad de Cecotec en España. La empresa valenciana estuvo durante años dedicados a diseñar y producir, a través de fabricantes en China, electrodomésticos de marca blanca para terceras empresas o las promociones de los periódicos.

Sin embargo, en 2016, empezaron a dejar atrás estos encargos y crearon su propia marca. La facturación pasó de 9,6 a millones a 40 en el primer año que comercializaron su primera 'Conga', un clon de la Roomba. En 2018 ya superaron los 100 millones de ingresos y su robot aspirador asequible lideró las ventas durante 52 semanas seguidas en Amazon España. Ante el aumento de estos rivales, iRobot reforzó su oferta de modelos asequibles, pero lo cierto es que no consiguió el dominio de antaño.

El test de la FTC

Hay muchas dudas sobre cómo integrará Amazon en su estructura a iRobot y también sobre cómo incorporará sus robots a su catálogo. Todavía tiene que pasar, entre otros, por la FTC, la agencia gubernamental que actua como garante de la competencia en aquel país. Y esta operación llega en un momento delicado, ya que este ente, ha dado un giro en su tradicional forma de actuar. El resultado de ese giro cristalizó hace unos días con una demanda ante la justicia californiana para bloquear la compra de un estudio de realidad virtual especializado en productos deportivos por parte de Meta. La FTC aseguró que la empresa antes conocida como Facebook se limitaba a gastar se el dinero en un competidor en lugar de desarrollar internamente alternativas.

No se puede obviar, que las 'big tech' tradicionalmente han recurrido a compras de terceras empresas para integrar sus productos o sus tecnologías. Esta práctica ha sido vista por las autoridades como un posible tic monopolístico, ya que así perpetúan su posición de mercado. Es imposible si la agencia estadounidense optará por la vía judicial en este caso, pero lo que es seguro que el proceso se dilatará durante muchos. La compra del estudio MGM por parte de Amazon para añadir 4.000 títulos a su biblioteca de Prime Video tardó diez meses en recibir el visto bueno del regulador para cerrar esa operación de 8.500 millones.

La incertidumbre económica ha metido en el miedo en el cuerpo a la mitad de la industria tecnológica que anda anunciado importantes recortes, despidos o congelaciones de contrataciones a todos los niveles. Pero todo ese pesimismo no parece haber frenado las ansias expansionistas de las 'big tech'. Al menos no es el caso de Amazon, que ha anunciado que se dejará 1.700 millones de dólares en efectivo para comprar iRobot. Quizá este nombre no le suene del todo. Lo que sí que le sonará es uno de sus productos estrella: la Roomba. De esta manera, el gigante del comercio electrónico se convertirá en propietario del fabricante más conocido de robots aspiradores de todo el mundo.

Amazon
El redactor recomienda