Pelea por ser el primer 'unicornio cripto' español: qué hay tras la apuesta de Bit2Me
  1. Tecnología
A la estela de Bitpanda o Sorare

Pelea por ser el primer 'unicornio cripto' español: qué hay tras la apuesta de Bit2Me

El 'exchange' castellonense lanza este lunes la mayor ICO realizada en territorio español. Un movimiento que mide el auge del sector en nuestro país, pero debe analizarse con cuidado

Foto: Foto: Bit2Me.
Foto: Bit2Me.

Hasta 5.000 millones de 'tokens' creados en la 'blockchain' de Ethereum y al menos un 25% vendidos a entre 0,01 y 0,02 euros por activo, en tres fases con tiempos, precios y condiciones diferentes y que darán a los compradores varias ventajas y mejoras en la plataforma. En eso, acortando mucho, se resume la última idea de Bit2Me, una 'startup' española dedicada al mundo 'blockchain' y que este lunes quiere revolucionar el sector nacional con una apuesta que ha levantado una gran polvareda. De salir según lo previsto, sin nada extraordinario, puede convertirse en una de las recaudaciones de fondos más importantes que esta industria ha vivido en nuestro país. Este 'exchange' patrio está a punto de lanzar la ICO (Oferta Inicial de Monedas, por sus siglas en inglés) más fuerte realizada hasta la fecha en territorio nacional y ha despertado el interés y las dudas de miles de usuarios. Pero, ¿qué hay detrás de todo esto?

La compañía, una veterana del sector nacida en 2014, lleva semanas anunciando el movimiento, y lo ha promocionado en sus redes sociales (solo en Facebook España han metido 23 anuncios), en su web, donde tiene incluso un contador que te dice el tiempo que queda para el lanzamiento, en canales de YouTube... Su logo pasa por decenas de grupos de Telegram relacionados con criptomonedas que preguntan por la moneda B2M, el nombre que le han dado a su nuevo activo digital. Una ICO en toda regla que muestra también su propio 'whitepaper' y te permite apuntarte en la 'whitelist' para estar el primero en las subastas. Incluso han cerrado ya una ronda privada con más de 2,5 millones de euros recaudados con un número no revelado de 'tokens' (hasta un 10%) y lo mismo de compradores (unos 60, aseguran). Todo esto da una idea de hasta dónde puede llegar su apuesta, pero, como apuntan distintos expertos, no hay que perder de vista lo que significa todo esto.

Foto: Foto: Reuters.

Para quien no conozca qué es esto de una ICO, se trata de una de las formas clásicas con las que empresas dedicadas a las criptomonedas buscan financiarse, aunque en los últimos tiempos ha caído en desgracia después de que muchos de estos movimientos acabasen o en desastres o en proyectos falsos con el primer gran subidón del mercado. En esos momentos, y ante las dudas de los inversores tradicionales, la salida de 'tokens' era una forma de impulsar tu negocio, mostrar a la comunidad tu proyecto y que te apoyase con la idea de recibir a cambio una recompensa mayor, generando un boca a boca que incrementaba la atención puesta en tu idea. Esa forma de actuar acabó descarrilando e incluso ha llevado a nombres gigantes como Ripple (la tercera 'cripto' más grande hasta hace nada) a estar cercados por los reguladores. Pero ahora su vuelta se presenta de una forma diferente, más regulada y con objetivos distintos, o al menos eso mencionan los interesados.

Desde Bit2Me, ante las preguntas de Teknautas, aseguran que en ningún momento se trata de una ICO como las que se hacían en esos años. Ellos son una compañía veterana, asentada y su 'token' no solo busca levantar dinero, aunque es uno de sus objetivos. "Dejamos claro que no se trata de acciones de la empresa ni nada parecido. Obviamente buscamos financiación, pero no lo hacemos solo por eso", comenta Leif Ferreira, CEO de esta casa de cambio. ¿Por qué la hacen? "Llevábamos tiempo dándole vueltas a esta idea y creemos que es el momento perfecto. Nuestra comunidad es grande y muy fan de lo que hacemos y esta vía nos permite compartir con ellos parte de nuestro futuro y darles ventajas si nos apoyan con el 'token'. Además, es un gran vehículo para el marketing y la divulgación y finalmente puede atraer a los inversores que vean nuestra fuerza o incluso a talento al que también se pueda incentivar con esto y manteniendo la libertad empresarial", añade el emprendedor.

Su explicación concuerda bastante con lo que comentan inversores experimentados en el sector como Fernando Gutiérrez o Raúl Marcos. Ambos coinciden en que la fiebre de 2017 no puede repetirse, o no debería, y que las pocas ICO que aún se hacen (muchas se camuflan con otros nombres) lo hacen en un entorno más regulado y con objetivos diferentes a lo pensado inicialmente. "Tras lo ocurrido esos años y las investigaciones posteriores la situación ha cambiado mucho. En ese momento se buscaba, pero ahora se huye de esa comparación con los vehículos de financiación tradicionales y se centra en dos nombres: 'utility token' y 'security token'", comenta Marcos. Este de Bit2Me es de los primeros, mientras que los segundos sí son considerados productos de inversión y sus lanzamientos van por otro tipo de regulación mucho más restrictiva y controlada por las autoridades. ¿Y en qué se diferencia? Básicamente en para qué sirva cada uno.

No confundir con rondas o salida bolsa

El 'security' (una de las 'startups' españolas más pujantes del sector, Securitize, está especializada en estos elementos) es un producto de inversión mucho más cercano a las acciones, con derecho a dividendos y otro tipo de condiciones muy diferentes a lo que ofrece Bit2Me. B2M es un 'utility', un tipo de moneda que sirve, básicamente, para tener ventajas, descuentos o mejores condiciones en el servicio que ofrezca la compañía. Algunos de los más conocidos son el de Binance, el BNB, que permite moverse mucho más rápido y barato por los servicios del mayor 'exchange' del planeta, pero también hay otros que suenan bastante como los 'fan tokens' que ahora están llenando el mundo del fútbol y que no están pensados para especular, en teoría, sino para aprovecharlos en una 'app' con diferentes ofertas. Eso sí, no hay que perder de vista que son productos con un valor, y que ese valor puede irse a 0 sin problema.

Así lo explica Gutiérrez, que compara la ICO con un 'crowdfunding'. "Tú en Kickstarter por ejemplo pujas a cambio de comprar el objeto más barato o recibir alguna mejora a cambio de ayudar al proyecto. Aquí es igual. No estás recibiendo una acción ni nada parecido, solo una especie de producto que te servirá para gastarlo en la plataforma, con el extra de que lo puedes vender en mercado y sacar un rédito si se revaloriza, pero no tiene por qué ser así. Por ejemplo, Apple saca un Macbook en preventa y si lo compras te sale a mitad de precio. La idea es que luego valga más, pero si no gusta puede que hasta acabe valiendo menos de lo que pagaste tú. Creo que esa es la mejor forma de verlo y entenderlo".

"La gran diferencia cuando un inversor mira una venta de 'tokens' es comprender cómo se derivará el valor del 'token' que compran y qué derechos les otorga poseerlo. Esto puede ser más complicado que evaluar la oferta de acciones de una empresa, porque el área de "tokenomics" es todavía relativamente nueva y ofrece comparaciones históricas limitadas. A pesar de este desafío, muchos inversores minoristas simplemente se sienten atraídos por los' tokens' como un juego especulativo con la esperanza de obtener rendimientos descomunales. Pero, así como el riesgo al alza puede parecer mayor, el riesgo de perder más también es una realidad. La inversión en fichas no es para gente que no se quiera atrever", comenta Saul Hudson, cofundador de Angle42, una consultora de comunicación y marketing especializada en esta industria.

Esa forma de verlo también la comparte Ferreira que en este caso pone el ejemplo de un carné de fútbol. "Tú apoyas a tu equipo y decides convertirte en socio y comprar el abono. Eso ayuda a ganar dinero al club, que a cambio te da ventajas y puedes ver los partidos en directo. La relación básica es esa, pero si el club va bien y el interés crece quizá puedas, aunque en ese caso es ilegal la mayor parte de las veces, revenderlo en algún partido y sacar dinero por ello. B2M te ayuda a tener comisiones más bajas, a poder usar de otra forma nuestra plataforma, ahorrar dinero moverte más fácilmente... Y luego si crece puede que haya gente que quiera comprarte tus 'tokens' por un precio más alto".

Además, para evitar cualquier problema con el regulador, aseguran que han enviado el 'whitepaper' a la CNMV y han recibido la respuesta confirmando que esto no es un producto de inversión. Algo que también confirma la propia autoridad a este periódico, aunque deja claro que no es ningún visto bueno, solo una confirmación de que no entra dentro de su control. Una conversación llamativa en un momento en el que en Estados Unidos su regulador, la SEC, ha lanzado continuos mensajes pidiendo una mayor regulación previendo que el sector no crecerá sin ella.

placeholder Logo de la Comisión de Bolsa y Valores de EEUU (SEC, por sus siglas en inglés). (Reuters)
Logo de la Comisión de Bolsa y Valores de EEUU (SEC, por sus siglas en inglés). (Reuters)

"Cualquier empresa seria que ofrezca una ICO hoy en día debe seguir cuidadosamente las regulaciones locales que están diseñadas para proteger a los inversores. Demasiados inversores minoristas perdieron dinero durante la locura de las ICO de 2017 porque carecían de información sobre las empresas a las que apoyaban. Si bien algunas de esas empresas han tenido éxito, muchas fracasaron y algunas incluso fueron estafas descaradas. Pero ahora, en 2021, las autoridades han brindado una orientación mucho más clara sobre cómo realizar ofertas de 'tokens' y las empresas que cumplen pueden proporcionar el nivel adecuado de información para que los inversores tomen decisiones", añade Hudson.

La empresa no deja de ser otro 'exchange', una casa de cambios 'cripto' que se acerca cada vez más a un 'neobanco' con diferentes productos e incluso tarjetas, con la salvedad de que se trata de una entidad que reside en España y desde aquí trabaja. Por eso su producto es similar al que ofrecen otros como Binance, aunque ellos se comprometen a no ir a prácticas que sí hace el gigante chino con su 'token'. "En el 'whitepaper' se deja claro que se pueden hacer quemas si la ICO no se vende todo lo ofrecido con la idea de compensar o mantener el precio acordado, pero no vamos a cruzar líneas como usar nuestros beneficios para comprar 'tokens' a mercado y que así el precio suba. Eso es ilegal y Binance lo hace a sabiendas. Nosotros queremos cumplir a rajatabla las normativas y lo miramos con lupa".

El 'whitepaper' es el documento clave en todos estos lanzamientos y ahí dejan bien claro diferentes puntos que como comentan Gutiérrez y Marcos, son básicos. Se habla del tiempo de bloqueo para cada uno de los inversores (van desde los 6 meses hasta el mes dependiendo de las fases de compra), los porcentajes de cómo se repartirán los 'tokens' (en este caso entre inversores, asesores y equipo se quedan cerca del 26% del total de los 5.000 millones de 'tokens') o lo que la empresa puede hacer con estas monedas. "Todos estos detalles son muy importantes antes de invertir y se deben tener muy en cuenta. Dan una idea de lo que puedes esperar de tu inversión y lo seguro que es el proyecto. En este caso hablamos de una compañía con bastante experiencia, pero hay que estar atentos", añade Gutiérrez.

Marcos también menciona otra ventaja que este 'token' puede dar a la compañía: puede usarlo como incentivo para inversores. "No es habitual que una compañía que lance un 'token' intente luego rondas de financiación tradicionales sobre todo si el 'token' está muy ligado a la empresa que puede que no sea este el caso, habrá que ver su evolución, pero sí que puede usarlos como incentivo. Alguien quiere invertir en tu proyecto y a cambio en vez de comprar solo acciones compra también 'tokens'. Es una forma de dar distintos incentivos, no penalizar a la comunidad y darles más uso". ¿Pueden lanzar más 'tokens'? "Por poder, podrían, o crear otro 'token', pero en ambos casos es un ataque contra este primero, dejaría bastante mal a los que apostaron por ti y no creo que nadie quiera eso", detalla el experto.

Los unicornios y los fantasmas

Sobre qué es lo que quiere Bit2Me, sus jefes hablan de libertad, de devolver lo invertido a la comunidad, de dar un empujón de marketing y comunicación a una empresa que, dicen, tiene unos 300.000 usuarios. Pero hay otra idea que pulula en el ambiente 'cripto' y que también dejan caer desde la compañía: lo de llegar a ser un 'unicornio'. En los últimos meses, con el auge del mercado, varios proyectos han llegado a romper esa barrera que se marca en los 1.000 millones de valor de la compañía en Europa. La austriaca Bitpanda o la francesa Sorare, son dos ejemplos de ello, y en España hay varias compañías que intentan alcanzar ese hito, entre otros este 'exchange'. Pero, ¿es posible que lleguen con esta ICO? De completarse satisfactoriamente con los 'tokens' comprtometidos levantarían cerca de 22 millones de euros, aún muy lejos de ese récord, pero sus dueños ya hablan de poder llegar al hito en un año.

Esa pelea por ser el primer unicornio español parece clara y todos quieren estar bien posicionados en un momento en el que el mercado vive un auge sin precedentes y los grandes fondos empiezan a romper la barrera que los separaba de este sector. De todos modos, Marcos aún lo ve difícil. "No creo que eso se dé en un tiempo en España, la regulación aquí es complicada y no veo ningún proyecto que se pueda acercar, al menos con residencia aquí. Securitize, que tiene líderes españoles pero está fuera, puede ser una opción". Por su parte, Gutiérrez duda de que se pueda considerar a alguna empresa un unicornio por su 'token'. "La empresa es una cosa y el 'token' es otra, que la empresa levante rondas tradicionales y acabe superando ese umbral es otra cosa diferente a que la capitalización de mercado de su moneda esté por encima de la barrera".

En 2017, en pleno auge de las ICO, muchos proyectos aparecieron como supuestos unicornios porque la capitalización de mercado de su 'token' estaba por encima de los 1.000 millones, pero ya se ha hablado de cómo acabó ese caso. A día de hoy hay hasta 100 'tokens' que superan los 1.000 millones en capitalización de mercado, pero ya nadie habla de "unicornios crypto" con ellos. Es más, la mayoría de las empresas grandes ya optan por rondas tradicionales o incluso por salidas a Bolsa, como es el caso de Coinbase. "Ya no existe ese miedo a invertir en empresas así entre grandes instituciones". Lo que sí puede ayudar es que si tu 'token' tiene una capitalización tan alta seguramente tu proyecto pueda merecer la pena para grandes inversores. "No hay que olvidar que el mercado está bastante inflado ahora mismo", recuerda Marcos.

placeholder Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

En cuanto a la mención a los fantasmas no gusta, y desde la compañía castellonense se separan completamente de lo sucedido aquellos años. Dicen haber tenido auditorias de dos de las 'big four' y haber recibido una valoración empresarial cercana a los 1.000 millones y que no unen en ningún caso el éxito de su ICO al éxito de su compañía "son cosas distintas". Eso sí, no pierden ni un segundo en dar alas al evento del lunes. "Creo que se viene algo muy gordo, nadie en España ha hecho algo igual".

Finanzas
El redactor recomienda