Cerco a la mayor web de compra-venta de 'criptos' del mundo: ¿qué pasa con Binance?
  1. Tecnología
Está en las listas de avisos de la CNMV

Cerco a la mayor web de compra-venta de 'criptos' del mundo: ¿qué pasa con Binance?

Reino Unido ha anunciado medidas contra ella, aunque en la práctica su efecto es limitado, Ontario sí ha provocado su salida de la región y Alemania y Japón siguen su trabajo de cerca

placeholder Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

La bomba llegaba este fin de semana. En una decisión que pronto daba la vuelta al mundo, las autoridades de Reino Unido, en concreto la Financial Conduct Authority (FCA), el regulador del mercado de valores, decidía obligar a Binance a detener todas sus actividades financieras reguladas en el país. La resolución llegaba tras meses de investigaciones y basándose en la idea de que la casa de cambios no tiene licencia para realizar dichas operaciones. Pero su movimiento no es nuevo, ni ha sido el único en las últimas semanas. Otros países y regiones ya han tomado medidas o han llamado la atención a los gestores del mayor intercambio 'cripto' del planeta sin conseguir, por otro lado, que su popularidad baje. ¿Qué está pasando con Binance y hasta dónde puede llegar? Esto es lo que sabe hasta ahora.

La empresa de origen china es, con diferencia, el mayor 'exchange' de criptomonedas del mundo. Un auténtico gigante que mueve volúmenes cercanos a los 13.000 millones de euros cada 24 horas, cuenta con 38 millones de visitas semanales, más de 1300 mercados y hasta 372 monedas en circulación. Unos números muy llamativos que dan una idea de su poder, solo este 'site' maneja más dinero al día que los 12 perseguidores directos juntos, pero su forma de actuar no cae tan bien entre reguladores y otros actores. Su jefe, Changpeng Zhao (más conocido como CZ), es un extraño empresario conocido por ser algo así como el Elon Musk chino (a él también le mata la verborrea en Twitter) y no se caracteriza por seguir las reglas a rajatabla, ni querer hacerlo. Pero sus problemas con las autoridades van más allá y el misterio tras la empresa no ayuda.

Foto: Foto: Reuters.

Binance, como Coinbase, es un 'exchange' centralizado, con una estructura detrás que gestiona, desarrolla y recauda el dinero que genera la casa de cambio. Tiene blockchain propia, moneda, el BNB o Binance Coin (la cuarta más grande del planeta ahora mismo), cuenta también con su propia 'stablecoin' (BUSD) y es uno de los proyectos más rompedores del panorama 'cripto', pero todo esto choca con una organización bastante anárquica y misteriosa y también pone al límite las normas de los países donde funciona. Pese a ser centralizado y generar 800 millones en 2020, según estimaciones, la empresa no tiene sede oficial y, para su CEO no hace falta que la tengan. Operan en cada país con una subsidiaria creada para la ocasión y lo hacen, en la mayoría de los casos, pisando sobre las líneas de las leyes. Así es más fácil entender lo que ha ocurrido en Reino Unido, y por qué la dura decisión de la FCA no le ha hecho ni cosquillas.

El país británico lo que ha hecho es prohibir las actividades reguladas de Binance, pero eso no evita que todo usuario de aquel país que quiera seguir usándola pueda hacerlo utilizando las sedes de otros países. Su deslocalización ayuda a que si cierran, por ejemplo, la rama inglesa, Binance Markets Limited, la empresa pueda seguir ofreciendo lo mismo desde otros lugares. Además, la FCA solo puede atacar la rama de proyectos regulados mientras que asuntos como el intercambio de criptomonedas queda en el aire. Eso sí, no podrán lanzar campañas de publicidad ni dar más servicios regulados hasta que no consigan la autorización de este regulador.

Más éxito ha tenido la región de Ontario, en Canadá, que tras multar a otros dos 'exchanges' ha provocado que la empresa china salga de su territorio sin intentar ninguna otra artimaña. No han dado más explicaciones en cuanto a su movimiento en Canadá más que pedir a sus usuarios que retiren su dinero de su plataforma antes de final de año, pero puede que no busquen otra cosa que limitar sus frentes abiertos, ya que sus movimientos también han levantado polvaredas en lugares como Alemania, Japón e incluso Estados Unidos. ¿Y a qué se debe la persecución? Todo apunta a la idea de llevar las legislaciones al límite.

Llevar la legislación al límite

El hachazo de la FCA cae sobre Binance Limited Market, una compañía creada en Reino Unido tras comprar las licencias de otra empresa que ya contaba con la aprobación del regulador para el comercio de divisas, pero que, según los gestores de Binance, funcionaba de forma independiente a la corporación. Esto hace que los servicios de la empresa queden algo en el aire, ya que la regulación británica no puede actuar sobre la entidad internacional y unos servicios no regulados y a pesar de la suspensión por no cumplir satisfactoriamente con los controles contra el blanqueo de dinero y la financiación terrorista, su trabajo no se vea afectado. Esa es una de las estrategias de la casa de cambio para evitar prohibiciones y saltar controles, pero no la única.

La gran persecución empezó después de que el 'exchange' comenzase a multiplicar sus servicios y ofrecer productos financieros que rozaban la ilegalidad o al menos la necesidad de contar con autorizaciones. Es el caso de las acciones 'tokenizadas', que se empezaron a servir en abril. Porciones de acciones que tú puedes comprar a través de Binance y representan una pequeña parte de un título que luego un 'partner' de Binance guarda entero. Ese último movimiento despertó los recelos de autoridades como las británicas y las alemanas y puso en alerta a muchas más. ¿Hasta qué punto una empresa de este tipo podía ofrecer este tipo de productos sin cumplir la normativa local ni contar con autorización? Es el gran debate que se está dando entre los reguladores y lo que está llevando a muchos a sitiar a Binance.

Es el ejemplo claro de lo que puede venir con las DeFi o Finanzas descentralizadas. Cada vez es más normal que nuevos 'criptobancos' o servicios como Binance ofrezcan productos como seguros, inversiones en obras de arte o inmobiliarias, e incluso hipotecas, basando todo en el ecosistema 'blockchain'. Está evolucionando tan rápido este entorno que algunos ya lo comparan con un ciberataque masivo un "ataque DDoS gigante" a la regulación financiera mundial. Así lo relataban en el periódico Financial Times, y Binance es un abanderado de estos proyectos.

Además de las acciones 'tokenizadas', la compañía ofrece otros derivados que vende sin autorización, según investigan varios organismos de Estados Unidos. Y en Alemania la llegada de las acciones tokenizadas hizo que el BaFin lanzase un aviso sobre su actividad. Pero lo cierto es que hasta el momento la empresa china no ha dado un paso atrás, y hasta ha respondido con sus propios ataques. En abril fichado a Brian Brooks como CEO de su empresa en Estados Unidos, un hombre que pasó por Coinbase y que también trabajó en el equipo de Donald Trump como jefe de la Oficina del Contralor de la Moneda (OCC), el organismo encargado de vigilar los bancos nacionales en nombre del Departamento del Tesoro. Un hito que intenta demostrar que Binance se toma muy en serio los temas regulatorios, pero hay más. Hace solo unos días mostró a bombo y platillo cómo había ayudado a las autoridades del país americano a perseguir a delincuentes que usaban cuentas 'cripto' para lavar dinero.

Una entidad con avisos en España

En España, de momento la CNMV no se ha pronunciado sobre los últimos movimientos, igual que sí han hecho otros como Alemania o Reino Unido, pero lo hizo antes. Desde 2019 su nombre está, junto al de Coinbase o Kraken en la lista de 'Otras Entidades' que ofrece el regulador. Esto significa que esas compañías no cuentan con ningún tipo de autorización ni están registradas a ningún efecto en la CNMV y que podrían estar realizando algún tipo de actividad de captación de fondos o prestando algún servicio de naturaleza financiera. "La lista no es exhaustiva y deriva principalmente de ejercicios de búsqueda y análisis en internet y redes sociales. La inclusión en la lista no implica pronunciamiento alguno sobre la conformidad o no con la normativa vigente de la posible actividad de las correspondientes entidades", explica la CNMV.

Desde El Confidencial nos hemos puesto en contacto con la institución, pero de momento no hay más pronunciamiento sobre este caso, aunque siguiendo lo visto en Alemania, lo decidido allí podría verse reflejado en toda Europa, ya que la normativa en muchos aspectos es comunitaria. Allí, el regulador lanzó un aviso explicando que el no ofrecimiento de los prospectos correspondientes a los inversores en la compra de acciones es una violación de la ley de valores de la Unión Europea y podría resultar en que Binance se enfrente a una multa de hasta cinco millones de euros.

CNMV Reino Unido Canadá Elon Musk
El redactor recomienda