El descalabro de la tercera criptomoneda más grande que ya amenaza a todo el sector
  1. Tecnología
Problemas para un socio del Banco Santander

El descalabro de la tercera criptomoneda más grande que ya amenaza a todo el sector

Una demanda contra Ripple de las autoridades de Estados Unidos ha puesto a uno de los mayores rivales de bitcoin en el disparadero. Y pone en jaque el futuro de otras monedas

placeholder Foto: (Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)

Hasta hace solo una semana la criptomoneda de la empresa Ripple, XRP, estaba considerada, tras Bitcoin y Ethereum, como la tercera criptomoneda más grande por valor de mercado del mundo. Era una de las monedas más populares y valoradas, e incluso bancos, como el Santander, mantenían relaciones estables con sus creadores para el desarrollo de este tipo de tecnologías dentro de sus entidades. Pero todo se empezó a torcer justo antes de Navidad y lo sigue haciendo. Una demanda de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC) ha puesto a la compañía en la cuerda floja y ha provocado un terremoto en el sector. ¿El motivo? Según la SEC, XRP no es lo que dice ser.

En la demanda, presentada el pasado 23 de diciembre y que ha supuesto la caída de la moneda por debajo de los 0,20 céntimos de dólar (acumulando una pérdida de valor de un 66% en lo que llevamos de mes), el regulador acusa a Ripple de haber vendido XRP como si fuera una divisa, cuando en realidad se trata de un valor sin licencia alguna para operar. Pero el problema no se queda ahí, ya que a raíz de esto, la SEC asegura que Brad Garlinghouse, CEO de la compañía, y a Chris Larsen, cofundador, como cabezas visibles, recaudaron 1.300 millones de dólares de forma ilegal con la venta de XRP. La compañía ya ha anunciado que se defenderá de la denuncia y niega las acusaciones, pero de momento no pinta nada bien para ellos.

Foto:

Con el paso de los días cada vez más estamentos han ido alejándose del caso por miedo, en parte, a que la demanda pueda salpicarles también a ellos y el último fue esta misma semana Coinbase, uno de los mayores 'exchange' de criptodivisas, que ha parado las operaciones con XRP y a partir del 19 de enero de 2021 parará todo tipo de operaciones con ese título. Los usuarios que tengan XRP podrán deshacerse de ellas hasta el próximo 19 de enero. Un golpe que ya han dado otros 'exchange' y que da una idea de la importancia de este caso y lo mal que puede acabar todo para Ripple. Pero, ¿por qué Ripple y por qué ahora? Aunque desde la empresa dicen que es una operación contra todo el sector, y que llevaban tiempo esperando la demanda, lo cierto es que los expertos señalan razones claras: su origen, su posición y sus prácticas continuadas.

"Al final Ripple es una compañía estadounidense, con un modelo centralizado y es una de las grandes del mercado, no es muy extraño lo que ha ocurrido y no pinta demasiado bien para la empresa, sobre todo porque tampoco es el primer aviso que da la SEC en este sentido", explica en conversación con Teknautas José Antonio Bravo, economista y experto en criptodivisas. ¿Cómo puede acabar esto? Para Bravo aún es pronto para decirlo, pero puede suponer un toque definitivo para una estructura de criptomonedas que, eso sí, poco tiene que ver con el principal valor de este mercado: el bitcoin.

Valor o divisa, esa es la cuestión

Como comenta el experto y queda claro por la demanda y la respuesta de Ripple, todo este caso gira en torno a un punto clave que puede definir el futuro de las criptomonedas: si en un modelo centralizado como el de Ripple una criptomoneda es una divisa con un valor independiente o se trata de un valor, que varía dependiendo de la empresa que hay detrás, que solo sirve para especular y cuyo éxito o fracaso depende, en gran medida, del éxito o fracaso de la compañía que la respalda. Y es fácil al menos sospechar de que el XRP de Ripple puede ser lo segundo aunque se coloque como lo primero.

"Hay que tener claro es que el XRP no se mina, como si ocurre con 'bitcoin' o 'ethereum', sino que es un modelo centralizado en el que la empresa, Ripple, decide cuantas monedas libera y deja que se muevan y aglutina el resto. Además, Ripple aseguró en su salida que había generado 100.000 millones de XRP, pero solo ha liberado una parte de la cual Ripple, como empresa, acumula cerca de 7.000 millones y los dos líderes señalados también tienen buena parte. Aunque se diga que es la tercera criptomoneda más importante, 48 mil millones de XRP se mantienen en reserva para ventas periódicas que encima se suelen hacer coincidir con momentos en los que el mercado les beneficia", comenta Bravo.

placeholder (Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)

Este punto puede ser clave, pues demostraría que las XRP dependen totalmente de Ripple para funcionar y su valor está atado al de la empresa, además de que es un elemento que sirve a la compañía para financiar su trabajo. La SEC señala algunos puntos que juegan en contra de Ripple en el caso, como que en 2016 Ripple admitió ante el Departamento de Servicios Financieros del Estado de Nueva York que los compradores estaban "comprando XRP con fines especulativos". También cita a un inversor de fondos de cobertura que era propietario de XRP y dijo en 2015 que "el aumento en el valor de XRP depende en gran medida del éxito de Ripple".

La defensa de la empresa pasa por asegurar que nadie que compra XRP adquiere acciones de la empresa, ni mucho menos, y es cierto que en 2015 el Departamento de Justicia trató a XRP como una moneda, pero las dudas crecen en todo el sector. "Es un modelo muy centralizado y las dudas son sólidas, además al tener su sede en EEUU y la mayor parte de su mercado en este país no parece que se vaya a poder librar fácilmente o salir indemne. Eso sí, lo que ocurra fuera ya es otra cosa", apunta Bravo.

Bitcoin se salva, pero otros tiemblan

Como ya hemos comentado antes, 'bitcoin' poco puede verse perjudicado por este caso, aunque ya ha frenado su escalada meteórica (cada moneda ya vale cerca de 30.000 dólares) por todo el ruido generado en torno a Ripple, pero no pasa lo mismo con otras monedas. Y es que hasta Ethereum utilizó un modelo algo cuestionable y parecido al que ahora se ha demandado para sus primeros pasos y otros casos más pequeños como Kik y Block.one ya pasaron por las manos de la SEC. "Está claro que es un aviso para todo el sector, el más importante quizá en los últimos años, pero las autoridades llevan años hablando de ello. Esto es un golpe sobre la mesa para que se pare de trabajar así y que si se sigue por este camino no les va a temblar la mano".

En cuanto a cómo puede acabar esto, parece que el proceso puede alargarse y puede afectar de forma profunda incluso fuera del sector de las criptomonedas. Ripple ya ha asegurado que está buscando una sede fuera de EEUU, acusando al país de un caos regulatorio que frena la innovación y el desarrollo, y ha recibido el apoyo de gobiernos como el de Japón, que está bastante obsesionado con su modelo de criptodivisa. Además, China también ha aparecido en la escena gracias a la compañía demandada, pues esta asegura, sin pruebas, que aunque la SEC considera a bitcoin y ethereum monedas y no valores, lo cierto es que están respaldadas por el gigante asiático.

Bitcoin
El redactor recomienda