Qué pasa con 'Axie Infinity': ¿es el futuro del mundo digital o solo una burbuja 'cripto'?
  1. Tecnología
¿Te acuerdas de los cromos en NFT?

Qué pasa con 'Axie Infinity': ¿es el futuro del mundo digital o solo una burbuja 'cripto'?

Este juego basado en criptografía se ha convertido en el último fenómeno para ganar dinero en internet. Su ascenso en estos meses es meteórico y genera roces entre escépticos y fanáticos

Foto: Foto: Axie Infinity
Foto: Axie Infinity

¿Te imaginas que te hubieran pagado por jugar a Pokémon? ¿O que hubieras podido comerciar, con dinero real y auditado por los gestores de la plataforma, con los pequeños muñecos que encontrabas, ganabas o criabas durante el transcurso de tus horas de juego? Puede parecer algo descerebrado, pero es lo que ofrece Axie Infinity, conocido como el 'Pokémon cripto'. Un videojuego basado en criptografía y blockchain que se ha convertido en uno de los últimos fenómenos de internet. Toda su estructura se basa en un sistema de premios y compra y venta de pequeños animalitos fantásticos con valor real y canjeable. Su fama se ha disparado de tal manera que protagoniza un debate encarnizado sobre el futuro de internet.

En un momento en el que se habla cada vez más del llamado 'metaverso' (el mundo real dentro del espacio digital), de criptomonedas y de formas diferentes de conseguir recursos económicos ante la crisis del coronavirus, sobre todo en el mundo 'online', este juego ha explotado con una fuerza que ahora mismo dobla a cualquier rival del sector, según datos de CryptoSlam. Siguiendo la estela de las millonarias obras de arte digitales, los cromos únicos o los trozos de tierra virtuales que cuestan más que una finca en la vida real, Axie ha entrado en la pelea como un cohete y ahora todas las miradas se centran en su tendencia. ¿Una simple moda más y su consiguiente burbuja o un paso más hacia algo mucho más grande? El debate se repite en redes sociales y foros de internet.

Foto: Carta de Cristiano Ronaldo, jugador de la Juventus. (Sorare)

El juego en sí sigue la estela de otros nombres bastante conocidos y que tuvieron su propio éxito, como 'Cryptokitties', uno de los primeros títulos de este tipo y que sirvió hace algunos años para dar a conocer y ayudar a entender el funcionamiento de las criptomonedas. Ahora, esos pequeños nombres han ido creciendo y Axie es uno de los desarrollos más avanzados en este mercado con un funcionamiento similar sobre la blockchain de Ethereum. ¿El secreto para su tirón? Medios como The Conversation o CryptoBriefing dan varias razones como mejoras tecnológicas, un entorno intuitivo o el estilo de lucha, pero hay una bastante clara: para muchas personas se ha convertido en una fuente de ingresos recurrente y en algunos países como Filipinas o Venezuela incluso en un cabo al que agarrarse en plena crisis.

Su funcionamiento es sencillo. Es un 'play to win' (en el caso 'cripto' 'play to earn' pues se saca dinero), es decir que generas premios cuanto más juegues, pero hay algo de trampa. El título se basa en esos 'pokémon' únicos y transferibles con valor real (son NFTs) que tienen diferentes poderes y tipos, y que deben luchar con otros 'axies', así se les llama en el juego, para generar los premios. Sus ataques se pueden potenciar con cartas y otros accesorios que se pueden adquieren en la tienda propia y que funciona con un sistema basado en Ronin, una cadena de bloques lateral de Ethereum.

Para empezar a ganar, el jugador debe registrarse, y aquí viene la clave, debe comprar 3 de estos 'axies' en la citada tienda, una inversión que ronda los 200 dólares, tirando por lo bajo y dependiendo del precio al que esté el ether (moneda base que se utilizar en este título) y el 'gas' o precio de la comisión por transferencia. Eso sí, tiene tanto 'punch el juego que si no tienes ese dinero puedes conseguir alquileres, o lo que denominan como 'becas', que te ofrecen los dueños de los 'axies' a cambio de un porcentaje de las ganancias.

Su modelo, al menos por lo conseguido hasta ahora, funciona, según se ve en CryptoSlam. Con el apoyo de firmas como Samsung, Ubisoft o Binance, el invento comandado por el vietnamita Trung Nguyen ha pasado de tener menos de 100 usuarios en septiembre de 2018 a superar los 200.000 en julio de 2021 siendo el proyecto de NFT más grande hasta el momento. Desde mayo de este año el ascenso es meteórico, pasando de unos 17.000 usuarios únicos a los citados 200.000, y en agosto todo apunta a que esta cifra se superará.

Además, se apuntan más de un millón de transacciones mensuales y el volumen de ventas sobrepasa los 500 millones de dólares mensuales (con un total histórico que supera los 1.000 millones). Por último, queda el precio de sus criptomonedas que sirven tanto para interactuar con el juego y la empresa como para comerciar en mercados como Binance. Su 'token' AXS ha pasado de valer unos 13 euros hace un mes a los 59 actuales, y el SLP, la moneda por la que se canjean los premios ronda los 13 céntimos de euro.

Todos los indicadores muestran que el negocio va viento en popa. Es el primer negocio en lo que a NFT se refiere, muy por delante incluso de los cromos de la NBA o los CryptoPunks, cada vez tiene más jugadores, esto genera atención e interés y sube los precios por lo que se va retroalimentando de forma que la comunidad crece y se nutre el ecosistema. Además, está ayudando a acercar a más gente a este tipo de tecnología. Pero esto no termina de convencer a todos los usuarios y expertos. Su pujanza en países en desarrollo, los disparados precios que mueve y los mercados secundarios que está generando han hecho que muchos lo comparen con una burbuja financiera, un casino o incluso con un esquema piramidal.

Un bombazo para países en desarrollo

Si acudimos a webs como Similarweb, que registran el origen del tráfico a una web, vemos que detrás de este juego hay unas fuentes de tráfico clarísimas, con porcentajes por países que dan cuenta del interés descompensado. El 42% del total del tráfico que llega a este juego proviene de un solo país: Filipinas. Una nación en desarrollo que, como explican en Coindesk, ha visto en este título algo mucho más grande que un simple juego. Le siguen, según esta web y los propios desarrolladores, Venezuela e Indonesia, y también aparecen nombres como Brasil o Argentina. Todos lugares en los que se puede sacar a día de hoy del juego es un dinero tan competitivo que empieza a ser una alternativa laboral seria.

Se calcula que una persona puede sacar mensualmente cerca de unos 1200 dólares, unos 1000 euros, jugando a tiempo completo. Un dinero que en Filipinas, por ejemplo, es 5 veces el salario mínimo. Y cuentas similares salen con el caso de Venezuela, por lo que en estos lugares una persona que dedica sus días a esta aplicación puede acabar ganando muy por encima de lo que podría sacar de un trabajo convencional. Es más, ya se han dado algunas historias locales, como la del joven migrante filipino que gracias a Axie pudo volver a vivir en su país u otros que se han comprado terrenos u otras propiedades.

Pero, si cobran tan poco, ¿de dónde sacan el dinero para la primera inversión en 'axies'? Aquí viene uno de los primeros puntos conflictivos de este ecosistema. La comunidad tras Axie ha creado algo llamado 'becas' que no dejan de ser préstamos o alquileres. Si quieres jugar, pero no tienes animalitos, otra persona, que sí ha podido pagar por ellos, te los presta. A cambio, tú le pagas una parte importante de las ganancias durante el tiempo que los uses. Esto es posible gracias a que la cuenta en Axie está desligada de la cartera virtual, por lo que el arrendador puede darte sus claves para entrar en el juego sin miedo a que le robes. Obviamente, eso sí, el sistema no es perfecto, el arrendador puede decidir llevarse el dinero sin darte tu parte mientras que el arrendatario puede usar los préstamos de forma automatizada y pedir 'becas' a decenas de jugadores para explotar cientos de cuentas.

La profesionalización del ecosistema es tal que webs españolas como 'Jugaraxieinfinity', dedicadas a hablar de este juego, basan parte de su negocio en estas becas, son transparentes con las condiciones, hacen tutoriales y los porcentajes de ganancias dependen de cuánto juegues y cuántos premios ganes con el juego. En este caso, la web tiene tres niveles y dependiendo de tu destreza y tiempo te llevarás ente un 40% y 60% de las ganancias, el resto irá para el dueño final de las criaturas. En cuanto al dinero que te puedes llevar, pondría rondar, de media, unos 2000 SLP, es decir, a día de hoy, unos 260 euros, que se reparten con el dueño. Si superar los 2000 te llevas un 60%, si te quedas por debajo un 50%. Por otra parte, hasta el fondo de Andreessen Horowitz para el mundo 'crypto' A16z anunció esta semana que invertiría unos 4 millones de dólares en una compañía que se dedica, básicamente, a estas becas de Axie.

Todo esto se crea con la idea de agrandar y agrandar la comunidad y dar más opciones a todo tipo de públicos para que jueguen y entren en este nuevo sistema de videojuegos, pero también puedes encontrar decenas de vídeos y comentarios que hablan de si esto puede tener otro trasfondo. Al final el juego se basa en tu destreza para generar más beneficios, por lo que no es solamente suerte a la hora de comprar un 'axie' o una dependencia total del sistema, pero sí dependes del precio del SLP, para poder sacar ganancias, y esa cifra está unida a la cantidad de jugadores que estén dentro de la 'app' en esos momentos. Es decir, que aunque parezca un beneficio seguro, no basta con pensar con que si eres bueno el juego te dará un trabajo de por vida.

¿Así deberían ser los videojuegos?

Lo que sí valoran todos los expertos es que este juego ha puesto de manifiesto el poder de las cadenas laterales de Ethereum para generar proyectos más ligeros, baratos y ágiles desde las 'blockchain', en este caso desde una cadena lateral de Ronin, pero se empiezan a ver otros problemas. ¿Hasta qué punto puede aguantar el éxito de un juego como este? ¿Qué pasará en el momento en el que la gente deje de estar interesada en él? Estas cuestiones son claves, ya que el ecosistema del juego basa todo su potencial en que se sumen más y más jugadores, mientras que si el interés baja muchos de los que han entrado en los últimos tiempos arriesgando más capital con la idea de igualar rápido en ganancias, acaben perdiendo buena parte de su dinero.

Foto: (Foto: FIFA19)

Lo cierto es que llevamos años conviviendo con juegos que se acercan cada vez más al dinero y cruzan estas líneas. Los más conocidos son los casos de las 'loot boxes' o cajas sorpresa, los 'pay to win', juegos en los que el que más paga más opciones tiene de ganar y el ejemplo más llamativo de todos: el FIFA, sus sobres de cromos y sus sistemas de FIFA Ultimate Team. Y no lo han hecho sin polémica, ya que en muchos países han sido prohibidos al acercarse demasiado a casas de apuestas o casinos 'online'.

Estos desarrollos 'crypto' dan una vuelta de tuerca a los programas ya mencionados y añaden todo lo que puede ofrecer la 'blockchain' como personajes únicos, escasez real de los diferentes activos y un sistema de premios y recompensas que va mucho más allá del juego entrando en otras dimensiones. Por lo que puede ser una evolución para estos títulos, al igual que para las obras de arte o los propios cromos para coleccionistas, Pero queda la duda de si el futuro de esta industria y del resto de internet debe pasar por este tipo de negocios con posibles burbujas y peleas por el dinero.

Tecnología
El redactor recomienda