¿Ludopatía o simplemente un modo de juego?

El verdadero (y polémico) negocio del FIFA: "Lo venden como juego, es una tragaperras"

El FUT (FIFA Ultimate Team) es el modo de Fifa más jugado a nivel mundial y uno de los grandes hits del sector. ¿El problema? Que está enfocado al gasto de dinero continuo por parte del jugador

Foto: (Foto: FIFA19)
(Foto: FIFA19)

¿Has jugado al FIFA en los últimos años? Quizá, si no has estado pendiente del clásico de las consolas en los últimos tiempos, y que acaba de lanzar su última versión (FIFA20), ni siquiera sepas de lo que se habla cuando se menciona FIFA Ultimate Team (FUT). Este nombre resuena como ningún otro en el mundo de los videojuegos actuales tanto para bien como para mal y se ha convertido en la mayor fuente de financiación de EA Sports (el estudio creador del juego) y también la más polémica. ¿Por qué? Según jugadores y expertos ha hecho de este título en una especie de tragaperras que fomenta la ludopatía, y este año tampoco se libra de esas críticas.

El FUT y todo lo que le rodea ha generado un gran debate en el mundo de los videojuegos, tanto que varios fans de la saga se han unido alrededor de la asociación ALFIFI (Asociación de Ligas de Fifa con Fichajes) y han organizado una particular manifestación frente a las puertas de las oficinas de EA Games en Madrid que tendrá lugar este mismo viernes a las 19:00 horas. Pero no solo indigna a estos usuarios, sino que ha puesto a este producto en el punto de mira de la industria e incluso de los Gobiernos de medio planeta.

Por si no lo conoces, FIFA Ultimate Team es una parte clave del videojuego desde hace algunos años a la que tiene acceso cualquiera que compra el título por los entre 70 y 90 euros (los precios de salida de la última edición, FIFA20, dependiendo del pack elegido) que cuesta. Vale, hasta ahí todo normal, pero la controversia viene después. Una vez que entras, creas tu equipo y empiezas a competir uno contra uno contra jugadores de todo el mundo el cabreo va subiendo enteros.

En ese momento, y tras dar tus primeros pasos, ves que necesitas gastar dinero continuamente si quieres competir de verdad y mejorar. ¿Cómo? Pues comprando una especie de sobres de cromos que traen jugadores que o mejorarán tu plantilla o podrás vender para cambiar por más FIFA Points (la moneda del juego con la que pagas todo) que te servirán para seguir comprando. Es decir, no solo tienes que invertir para mejorar, sino que toda tu mejora depende del azar.

"EA te incita en todo momento a jugar a FUT, a consumir y a gastar sin parar. Te lo venden como un juego, pero es una tragaperras", explica en conversación con Teknautas Edu Llull, uno de los organizadores de la manifestación de ALFIFI. Él asegura que lleva años sin tocar ese modo, pero que es casi imposible evitarlo. "Pagas entre 70 y 90 euros por el título. Ya ahí te empiezan a dar incentivos con sobres y mejoras para FUT dependiendo la versión que adquieras, y lo peor es que el resto del juego ya prácticamente está abandonado, solo les preocupa ese modo. Nuestra queja viene precisamente de los jugadores que compramos el FIFA para jugar de otra forma y que nos vemos engañados y maltratados por EA", apunta Llull.

No hay datos oficiales sobre cuánto se gasta un jugador medio en FUT, ni lo que puedes tener que invertir para poder competir realmente a alto nivel (desde El Confidencial hemos preguntado a EA Games, pero no hemos recibido respuesta en el momento de publicación de este artículo), pero en el mundillo sí se manejan algunas cifras.

Jugadores habituales de FUT que prefieren no dar sus nombres comentan a este periódico que el mínimo para pelear, si se es muy bueno y se quiere soñar con jugar campeonatos, o llegar a ser profesional de esto, ronda los 600 euros. De ahí tienes que mirar para arriba. "Un agente libre (profesional sin equipo) puede rondar los 2.000 euros de inversión por temporada y un jugador con club detrás llega a los 10.000 euros para tener el mejor equipo. Es una locura", explican estas fuentes a El Confidencial.

Pueden parecer cifras altísimas pero las alaban 'youtubers' como DJMario (el 'influencer' hispanohablante de este juego más seguido en todo el mundo con 5,6 millones de suscriptores) o Kolderiu (14 millones). En sus vídeos gastan miles de euros y demuestran las consecuencias del azar, pidiendo a sus seguidores que no les copien. "A FIFA se le ha ido de las manos", llega a decir uno de ellos.

El jugoso negocio de las 'Loot Boxes'

El caso de FIFA es el más llamativo por el impacto que tiene el juego. Para que nos hagamos una idea, FIFA19 fue el título más vendido en España en 2018, salió en septiembre del pasado año y en enero ya había colocado 644.107 unidades, doblando al segundo en la lista. Pero lo de las 'Loot Boxes' no lo ha inventado EA, sino que viene de atrás, lo empezamos a ver en otros grandes nombres como NBA 2K, Call of Duty u Overwatch y desde la compañía estadounidense solo han adaptado el modelo a su terreno.

"El tema de micropagos se hizo muy común hace unos años con la llegada de los juegos para móviles o redes sociales. Como eran gratis, los desarrolladores buscaban rentabilidad a través de pagos dentro de la aplicación. Por una pequeña cantidad de dinero te desbloqueaban mejoras, daban más tiempo, ayudas, etc. La cosa es que se fueron buscando nuevas formas y eso derivó en el punto más polémico que son las 'Loot Boxes'", explica en conversación con Teknautas, Javier Arévalo, desarrollador y Lead Game Programmer en Lingokids. Estas 'cajas' son comúnmente conocidas como cajas de recompensas o de botín, y se diferencian del resto de micropagos porque no sabes lo que compras y dependes del azar. Los sobres de FIFA son un ejemplo claro de estas cajas.

"Lo de los micropagos en general es un modelo muy rentable para los desarrolladores. Crear estas mejoras y recompensas es algo baratísimo para los estudios y da unos beneficios brutales. En el caso de los sobres intentan acercarse a la sensación que teníamos cuando eramos pequeños y comprábamos cromos, pero la cosa es que al ser virtual no hay límite. Pueden incentivar al usuario a gastar continuamente y consiguen una recurrencia excepcional", apunta el experto. Además, señala algo importante: son bienes consumibles. Es decir, una vez que lo gastas tienes que volver a comprar y así generas una rueda que no para, sin problemas de 'stock', tiempos ni nada similar.

Esto mismo analiza el diseñador de videojuegos Ángel Codón, que defiende el punto de que la línea entre el 'gambling' y las 'loot boxes' es muy fina y ahí está la clave. "Es algo súper estudiado en la industria. Se busca enganchar con las recompensas al jugador, y eso no tiene por qué ser malo, el problema es si te pasas de la raya", explica Codón. Aunque este diseñador también da un toque a los usuarios: "El mercado ha cambiado en los últimos años. El jugador lo quiere todo y en ese mismo instante, no acepta como antes la derrota ni la complejidad, y los micropagos son una forma muy rentable de darle la completitud. Los estudios lo han visto claro y en un mundo tan competitivo están buscando comerse todo el pastel".

Por último, explica que hay que diferenciar entre 'pay to win' y micropagos en general. "El 'pay to win' solo es en los casos en los que una mejora solo se puede conseguir pagando, y pocos llegan a ese límite. Te lo pueden poner muy difícil, pero no imposible porque directamente generaría un rechazo en el jugador". En el caso de FIFA, Codón ve varios puntos clave más allá del pagar para mejorar. "Hay mucho empuje social para buscar el mejor equipo y algo que sí se acerca a la ludopatía y es ese disfrute del propio hecho de apostar. Por eso hay tantos vídeos de gente abriendo sobres sin parar. El ludópata no disfruta con el juego sino con el chute de ver qué pasará, si ganará o perderá en un movimiento".

Duda y novedades continuas

Es verdad que en FIFA también se consiguen FIFA Points jugando y participando en retos que te pone el propio juego, pero es casi obligatorio comprar si quieres algo bueno. "Todos los días hay sobres que cuestan alrededor de 1,50 euros en Fifa Points, pero en esos no toca apenas nada, solo sirven para revender el contenido y sacar monedas del juego (otro tipo de dinero del juego) para comprar sobres o mejoras", apuntan jugadores de FUT. Además, todos los meses FIFA saca promociones, nuevas cartas, jugadores mejorados... El mercado no para. "Mira, cada mes EA organiza un torneo y saca sobres especiales que valen unos 20 euros. A lo mejor saca 100.000 de estos sobres, y se gastan en 5 minutos, imagina el dinero que hacen", apuntan estas mismas fuentes.

Algunas de las cartas especiales que aparecieron en FIFA19
Algunas de las cartas especiales que aparecieron en FIFA19

Y lo más criticado por los jugadores no es solo ese gasto continuo, sino la falta de transparencia y la desigualdad en el juego. A pesar de que gastes miles de euros FIFA eso no te garantiza que vayas a mejorar. Es más, aparecen conceptos como el 'handicap' (un algoritmo que, según los jugadores, utiliza FIFA para decidir aleatoriamente si ganas un partido o no a pesar de tu destreza) o los problemas de conexión (en España se dice que hay desventaja respecto a Alemania por los problemas con los servidores) que acaba por cabrear aún más a los usuarios.

La falta de respuesta por parte de EA (que no acepta el 'handicap' y pospone la corrección del problema de los servidores) y la demostración de que gana el que más dinero invierte, ha acabado por hacer explotar a jugadores y reguladores de varios países contra el estudio estadounidense. "Obviamente incentiva la ludopatía, hay gente que acaba gastándose mucho más dinero del que esperaba gastar esperando ser mejor, tener más suerte e intentar llegar más lejos. Y no hay que olvidar que es un juego con calificativo PEGI 3, es decir, catalogado para todos los públicos", explica Edu Llull.

¿Prohibición o control?

Después de todo esto queda una pregunta clara: ¿debe controlarse o prohibirse el FUT? En países como Bélgica ya se han prohibido los FIFA Points y otros países como Francia o Reino Unido están estudiando el caso, sin embargo, entre los expertos hay ciertas dudas. "Yo no creo que tengan que prohibirse estos sistemas, simplemente regularlos y que la gente tenga claro a lo que se enfrenta", explica Ángel Codón, mientras asegura que si entran los reguladores lo harán para intentar controlar los flujos de dinero que se mueven. "Los juegos de azar ya están gravados con grandes impuestos y se controla mucho el dinero que mueven, yo creo que intentarán tirar por ese lado".

Por su parte, Javier Arévalo apuesta por un seguimiento de los casos y exigir a los desarrolladores que intenten minimizar el impacto del azar. "Creo que el futuro irá por unos videojuegos que dejen mucho más claro lo que estás comprando y al menos expliquen claramente lo que estás haciendo con tu dinero. Bueno, y por el bien del juego creo que tendrán que reducir la importancia del pago en la competitividad, sino la gente se acabará marchando al ver que el jugar mejor no sirve para mucho".

De momento, FIFA ya deja un aviso en cada sobre aludiendo a los porcentajes de posibilidades de que te toque un tipo de jugador u otro, pero está claro que eso no termina de apaciguar los ánimos de los fans, que siguen pidiendo más mejoras. Eso sí, pese a las críticas, el FIFA20 ya va camino de volver a ser el título más vendido del año, una temporada más.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios