El caso de fraude del magnate McAfee que puede salpicar a Elon Musk y sus 'dogecoin'
  1. Tecnología
¿Simple apoyo o búsqueda de un pelotazo?

El caso de fraude del magnate McAfee que puede salpicar a Elon Musk y sus 'dogecoin'

John McAfee, uno de los genios del 'software' antivirus y que se encuentra encarcelado en España, ha sido acusado por EEUU de promocionar en su Twitter distintas criptomonedas

placeholder Foto: John mcafee en una conferencia sobre Blockchain. Foto: Reuters.
John mcafee en una conferencia sobre Blockchain. Foto: Reuters.

Tras años de vaivenes, cada vez con mayores problemas, John McAfee saltaba hace unos meses a los medios internacionales, y en especial a los españoles. Dejando atrás su época de genio del 'software' y de la tecnología, que acabó con su apellido dando nombre a uno de los antivirus más famosos del mundo, este magnate estadounidense había sido detenido en Barcelona a petición de Estados Unidos por distintas acusaciones. Como demostraron varios fans de la investigación por internet, McAfee llevaba meses viviendo en Tarragona y relacionado con una especie de hotel cerrado convertido en una mina de criptomonedas. Pero antes siquiera de su deportación (aún está en una cárcel española), su nombre vuelve a aparecer en la prensa internacional, y esta vez junto al de otros dos grandes valores en alza de la tecnología actual: Elon Musk y Twitter.

La primera noticia saltaba este fin de semana cuando los fiscales federales de Estados Unidos anunciaban que al caso de John McAfee, que está detenido y se ha pedido su extradición por otros supuestos delitos de fraude fiscal, se le sumaba un nuevo frente: fraude de valores y transferencias bancarias por engañar a distintos inversores en la cúspide del último 'boom' de las criptomonedas (entre 2017 y 2018) y sacar rédito propio con penas de hasta 20 años de cárcel. ¿A qué viene esto? Pues a que, según los investigadores, McAfee, desde su posición de magnate tecnológico y junto a su guardaespaldas, ideó un plan para forrarse con la crecida del bitcoin y otros 'tokens' dos estrategias que pasaban por un lugar común: su cuenta de Twitter.

Foto: Foto: Reuters.

La primera de estas estrategias pasaría por la compra una criptomoneda 'basura', poco fiable (en su caso Electroneum), de la cual después hablaría de ella en Twitter y luego la vendería a un precio más alto, en un moimiento de los llamados 'pump and dump'. La segunda sería la de buscar acuerdos monetarios a cambio de hablar bien de una criptomoneda sin decir o incluso negando que tuviera acuerdo alguno con ella (aseguran que lo hizo con Sheter). Comprar y promover criptomonedas no es necesariamente ilegal por sí solo en EEUU. El problema, dicen los fiscales, es que McAfee trató de aumentar la efectividad de sus activos afirmando falsamente que no tenía ningún interés financiero en su recomendación. El gobierno dice que hizo de sus acciones una violación de los estatutos federales de fraude.

¿Y dónde entra Musk en todo esto? En que, uno, a ambos les encanta Twitter y se han caracterizado por tener problemas para cerrar el grifo en esa red social y, dos, que ambos han promovido criptomonedas de dudosa fiabilidad en esa red provocando cambios en su mercado. Incluso, según ha señalado ahora el propio McAfee para defenderse de las acusaciones de fraude, ambos apostaron en su momento por un mismo nombre: Dogecoin. Una moneda nacida como un 'meme', sin proyecto fiable detrás, y que en los últimos tiempos ha crecido como la espuma, en gran medida empujada por Musk y muchos otros empresarios e 'influencers' que le seguían el juego en la red.

Pero, ¿es un caso similar? ¿Podría acabar el genio de SpaceX en una situación parecida? No está claro a día de hoy, es más, la propia SEC (Comisión del Mercado de Valores de EEUU) anunció que investigaría los tuits de Musk y otros empresarios como Mark Cuban (dueño de los Dallas Mavericks), sobre la moneda 'meme', pero hay diferencias importantes. Al menos por lo que se sabe y según remarcan distintos expertos.

¿Se parece su caso al de Elon Musk?

Uno de esos expertos es Sergio Carrasco, abogado especialista en nuevas tecnologías, que señala la relevancia de ambos perfiles, y que no es la primera vez que Musk acaba metiéndose en problemas por algo así, pero también distingue entre ambos casos. "La SEC ya ha anunciado que va a investigar los mensajes de Musk y habrá que ver, sobre todo, el tema de intereses, como en el caso de McAfee. Aunque en este último hay más detalles como que creaba además de manera dolosa una apariencia de contenido no promocionado. Es decir, obtenía beneficios directos de su actuación de promoción de mecanismos de inversión de riesgo, pero decía que era honesto".

En el caso de Musk ni siquiera sabemos si ha invertido algo importante en Dogecoin (solo dijo que había comprado algo para su hija, pero no reveló la cifra) o si ha jugado con su influencia en el precio de esta moneda, aunque lo que sí queda claro es que los mensajes del magnate tienen una conexión directa con el precio de la moneda, o de cualquier cosa que decide apoyar, hasta provocando subidas erroneas en los mercados. "Solo piensa en la repercusión que tiene y lo que puede mover si quiere hacer contenido promocionado. Ya se vio en 2018 con los tuits sobre la salida de la Bolsa de Tesla que acabaron en los juzgados", comenta Carrasco.

Una idea similar defiende José Antonio Bravo, economista y especialista en criptomonedas. Para él son casos distintos, sobre todo, por las pruebas que conocemos a día de hoy. De McAfee se conocen incluso unos mensajes directos de Twitter en los que supuestamente organizaba los planes, en el de Musk nada. "En el caso de Musk no creo que le acusen de eso porque sería difícil demostrar que se lucró", y eso, es una parte clave en todo esto. Se sabe que Musk puede provocar el movimiento del Dogecoin, pero nadie conoce si él se está beneficiando con ello o, como repite siempre, en realidad solo está jugando y riéndose con ello. Aunque lo cierto es que desde que Musk lo apoya, es decir, desde hace unos meses, el precio del doge se ha llegado a disparar más de un 1.000% y con la ayuda de Cuban y sus Mavericks (que ahora aceptan esta moneda como método de pago) se acerca al dólar.

Otro caso distinto, por el que también se levantaron varias sospechas fue el del bitcoin, con el que también juega Musk, y al que estuvo alabando el mismo mes que Tesla, una de sus empresas, metía 1.500 millones en esa criptodivisa y anunciaba que en poco tiempo la aceptaría como método de pago. "Tesla ha depositado dinero ahí porque lo apoya, de hecho, sus actuaciones han sido más que nada meter dinero porque lo ven interesante", comenta Carrasco. Bravo, por su parte, sigue una línea parecida. "No creo que se pueda relacionar sus tuits con subidas de bitcoin que le beneficiaran personalmente o como empresa".

Twitter lo carga el diablo, y más si eres un magnate

Lo que sí queda claro es que cada vez la aparición en redes como Twitter para personalidades como Musk o McAfee, cada uno a escalas diferentes (48 millones le siguen a Musk, un millón a McAfee), es cada vez más peligrosa debido al impacto que un solo mensaje de uno de estos hombres puede tener sobre todo tipo de mercados, empresas o instituciones. Es más, apenas unas semanas antes de que McAfee llevase a cabo sus planes para promocionar criptomonedas, la Comisión de Bolsa y Valores había advertido explícitamente que los famosos podrían estar infringiendo la ley si promueven una oferta de criptomonedas sin revelar que tienen un interés financiero en ella.

"Cualquier celebridad u otra persona que promueva una ficha o moneda virtual que sea un valor debe revelar la naturaleza, el alcance y el monto de la compensación recibida a cambio de la promoción", escribió la SEC. Según los fiscales federales, McAfee hizo lo contrario, y a sabiendas.

Tal es la relación entre prescriptor, Twitter y criptomoneda que Musk perdió 12.500 millones de euros y su posición como hombre más rico del mundo después de poner un tuit (el que vemos justo encima de esta publicación) cargando contra el bitcoin. Obviamente es imposible probar si la moneda solo cayó por el mensaje, pero la coincidencia en el tiempo es clara. Cerca queda también el caso del 'hackeo' a su perfil y al de otros muchos líderes para intentar robar 'bitcoin' y que, según Carrasco habrían podido hacer mucho más daño con una estrategia similar a la de McAfee. "Imagina que hubieran comprado cualquier moneda basura y sale Apple y Musk diciendo 'compra esta moneda'. Hubieran sacado millones y no les habrían pillado", termina.

Fuera de Twitter, Musk tampoco esquiva estos temas y en su primera aparición en Clubhouse, la red social de moda, que también tuvo su momento de terremoto en los mercados tras el anuncio del magnate de que sería entrevistado allí, aseguró que sus publicaciones sobre 'dogecoin' estaban "destinadas a ser bromas", pero agregó que "el destino ama la ironía". "El resultado más entretenido suele ser el más probable. Podría decirse que el resultado más entretenido y más irónico sería que dogecoin se convierta en la moneda de la Tierra en el futuro".

Elon Musk Tecnología Inversores Bitcoin
El redactor recomienda