Las pistas de las redes sociales

La caída a los infiernos del fundador de McAfee en un hotel fantasma de Cambrils

John McAfee fue detenido en el aeropuerto de El Prat el pasado 3 de octubre pero llevaba, al menos, desde marzo en Tarragona. En una especie de hotel convertido en una granja de criptomonedas

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

A finales de octubre de 2019, John McAfee, fundador del antivirus que lleva su propio apellido y una de las personalidades más extravagantes del sector tecnológico, aparece, trajeado, en unas jornadas dedicadas al Blockchain y las criptomonedas celebradas en Barcelona. Su ponencia en la Barcelona Blockchain Week, en la que alaba las 'cripto' y arremete contra los impuestos asegurando que son un robo, es una de sus últimas sus apariciones públicas antes de que EEUU lanzara una nueva orden de detención contra él, acusado, justamente, de no pagar impuestos de ganancias generadas, entre otras cosas, por el negocio de las criptomonedas y las charlas sobre ellas. Si todo quedase ahí, España podría ser solo un punto casual en esta historia, pero no lo es.

Primero no lo es porque España es el lugar donde se detuvo el pasado 3 de octubre a este magnate de origen británico, pero afincado desde hace décadas en EEUU, para ser extraditado al país que lo reclama y, segundo, porque su relación con España no se queda en Barcelona. Aunque intentó ocultarlo, y jugó al despiste con sus publicaciones en las redes sociales, en las que decía estar en Bielorrusia o Ucrania, McAfee lleva en Cataluña, y concretamente en Cambrils (Tarragona), desde, al menos, el mes marzo. En una caída en picado con altercados incluidos que muestra al empresario muy lejos de los tiempos en los que era un respetado ingeniero de la NASA, Lockheed o Xerox.

La rocambolesca historia ha sido descubierta gracias a un grupo de aficionados a la informática y las técnicas OSINT (Inteligencia de Fuentes Abiertas) y apunta tanto a esta ciudad turística de la costa dorada, como a empresarios rusos y a un curioso enclave. Desde finales de marzo, y después de que el propio McAfee, de 75 años, desvelara públicamente que estaba pasando el confinamiento en Tarragona e hiciese de las suyas saltándose algunas de las normas de la cuarentena, este grupo decidió seguir sus pasos y colgar sus hallazgos en Twitter. "En marzo, tras días haciendo lo que quería le pararon los pies. Pero por detalles en sus fotos y vídeos hemos ido viendo que seguía por aquí", comenta @SrBigotis, uno de los investigadores y vecino de la zona a este periódico.

Desde ese momento el grupo coordinado por este analista y programador que prefiere no dar su nombre real fue rastreando al detalle sus publicaciones en Twitter o Instagram, bastante continuadas y explícitas para un prófugo de la justicia que incluso aseguró haber sido retenido en un aeropuerto por llevar unas bragas como mascarilla. Descubrieron que decía estar cenando en Bielorrusia pero en realidad estaba en un restaurante con botellas de agua Bezoya o en un coche con nata ATO. Encontraron las playas por las que pasaba gracias a Google Maps e incluso el local en el que se había tatuado fijándose en las ventanas. Llegaron hasta a cabrear al propio McAfee, que se vio obligado a confesar que llevaba meses en Cataluña.

Pero ¿qué hace un magnate de la tecnología venido a menos y fugado de EEUU en Cambrils durante meses? Pues todo apunta a un lugar: el Hotel Daurada Park. Por sus publicaciones, se puede deducir que este viejo hotel de carretera y playa a las afueras de la ciudad se ha convertido en la base de operaciones de McAfee durante este tiempo e incluso podría llevar frecuentándolo desde hace un par de años, según los usuarios que llevan meses tras McAfee. "Él mismo ha dicho que venía a menudo a Cataluña desde 2018 o 2019 y parece que tenía la base en este hotel", aseguran.

En los últimos tiempos ha grabado vídeos desde una de sus habitaciones, desde su baño incluso cambiando intercambiando la mascarilla y los calzoncillos, pero también desde la terraza e incluso desde el bar con el que cuenta el hotel. Un lugar ya de por sí llamativo con el que, aunque no aparece como cerrado, es imposible contactar por teléfono ni hacer ningún tipo de reserva por internet. Aunque su mayor secreto parece estar en los sótanos, un punto que McAfee no ha llegado a filmar.

De hotel 'en obras' a granja de bitcoins

Es ese espacio el que puede dar sentido a la unión entre McAfee y es que ambos están relacionados con las criptomonedas. Aunque el grupo de investigadores aficionados no ha conseguido demostrarlo tirando de sus redes sociales y demás publicaciones, lo cierto es que la Policía Local de Cambrils y los Mossos de Escuadra descubrieron en 2018 que el Hotel Daurada Park estaba ocultando una granja de minería de criptomonedas en sus sótanos y garajes. Como explicaba el 'Diari de Tarragona' en varios artículos, el hotel tenía licencia para unas obras que, se rumoreaba, podían convertirlo en un macroprostíbulo, pero en vez de esa transformación, lo que se encontraron al entrar fue unos sótanos llenos de máquinas para minar criptomonedas.

Según este medio, el proyecto lejos de ser algo casual estaba bastante preparado. Contaba con seguridad biométrica para pasar a los distintos niveles, y una gran cantidad de ordenadores conectados minando sin parar. McAfee no ha hecho ninguna referencia a esta granja, que fue la primera descubierta en Cataluña, según los Mossos, pero hay más lazos que apoyan la relación. El dueño del espacio, según el 'Diari de Tarragona', es un empresario ruso, casualmente el mismo origen que la mayoría del 'staff' del que presumía McAfee en fotos y vídeos.

A falta de más datos, en páginas de internet como Google o TripAdvisor es fácil ver que el hotel lleva sin apenas actividad fiable desde 2017, no hay casi reseñas del mismo desde ese año, salvo algunas valoraciones puntuales realizadas por usuarios que utilizan lenguaje cirílico. Sin embargo, incluso desde Google Maps es fácil ver cómo el lugar sigue con coches en su aparcamiento superior, hay tendederos en algún balcón y no parece abandonado a su suerte. Fuentes del Ayuntamiento de Cambrils aseguran que la situación del lugar es la misma que en 2018, cuando se pidió investigar si todo era legal, y fuentes cercanas al hotel aseguran que el lugar continúa en obras. Este periódico ha intentado contactar con los dueños del inmueble pero ha sido imposible.

En cuanto a McAfee, tras su detención, cuando, según fuentes policiales, el empresario se dirigía hacia Estambul, no hay más pruebas sobre su relación con nuestro país y todo apunta a que será extraditado a EEUU desde Madrid. Fuentes del sector de las criptomonedas en España preguntadas por este periódico aseguran no haber oído hablar de un posible establecimiento de McAfee en nuestro país como empresario del sector ni nada similar. Por último, aunque hemos intentado hablar con la organizadora de Barcelona Blockchain Week para conocer más detalles sobre su invitación como experto en las jornadas de 2019, no hemos recibido respuesta al cierre de este artículo.

Aún falta ver cómo acaba esta nueva huida de un genio de la tecnología que lleva tiempo alejado del personaje que se fraguó hasta los años 2000. Ya en 2012 vivió una huida de película tras ser acusado por Belice de asesinato, en 2019 también salió de EEUU y se refugió en Cuba por un caso similar al actual, aunque en ese momento no había orden de detención alguna. El propio McAfee aseguró que llevaba más de 8 años sin pagar impuestos y por eso estaba huyendo. A sus 75 años, EEUU ha pedido su extradición de no haber pagado impuestos por valor de unos 20 millones de dólares aunque no se sabe cuanto de ese dinero queda de verdad en el bolsillo de este magnate que ha pasado de vivir en Santa Mónica (California) a un hotel de Cambrils.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios