El 'efecto Elon Musk': cómo un error puede multiplicar por 130 el valor de una empresa
  1. Tecnología
SIGNAL, CD PROJEKT, CLUBHOUSE

El 'efecto Elon Musk': cómo un error puede multiplicar por 130 el valor de una empresa

Antes que Reddit, el fundador de Tesla ya había mostrado el lado más 'esquizofrénico' de Wall Street. Tan solo basta un tuit suyo para que algunos inviertan en un producto o servicio, aunque no sea el correcto

placeholder Foto: Elon Musk. Foto: Reuters.
Elon Musk. Foto: Reuters.

En los últimos días, un ejército de usuarios de Reddit, una de las mayores plataformas de internet, se coordinaban para desnudar las vergüenzas de Wall Street y acabar mostrando sus debilidades con el 'expediente Gamestop', probablemente uno de los mayores 'troleos' de la historia. Pero antes de que miles de personas anónimas consiguiesen insuflar algo de vigor a 'zombies' bursátiles como la mencionada cadena de tiendas de videojuegos o Blackberry, el mundo ya ha sido testigo de otros episodios 'paranormales' en la meca mundial de las finanzas.

Foto: Vlad Tenev, cofundador y co-CEO de la 'app' de inversión Robinhood. (Foto: Reuters)

Un buen ejemplo de ello es lo que se ha venido a bautizar como el 'efecto Elon Musk'. Así ha pasado a conocerse la capacidad que tiene el fundador de Tesla y SpaceX para influir a golpe de 'tuit' en la valoración de diferentes compañías, aunque en muchas ocasiones, incluso, esté hablando de cosas completamente diferentes y ajenas a los beneficiados. Es tal su poder que unas pocas palabras suyas, tres concretamente, consiguieron multiplicar por 130 la capitalización de una pequeña empresa.

El precedente de la Roomba

Quizás recuerden como hace ahora casi cuatro años saltaron todas las alarmas en torno a las Roomba, los archiconocidos y archicalcados robots aspiradores, que se cuentan ya por cientos de millones en todo el mundo. En una entrevista con la agencia Reuters, el CEO de iRobot, la compañía que los fabrica, aseguró que iban a empezar a vender los planos de las casas que registraban sus máquinas. La Bolsa bendijo la idea con una subida de más del veinte por ciento. Pero en realidad el directivo nunca habló de comercializar esos datos. Fue un error de traducción que se tradujo en miles de millones.

En esta ocasión no ha sido un error de traducción, sino uno de comprensión. O de simple coincidencia. El pasado domingo 31 de enero, Elon Musk, anunció en su Twitter, donde cuenta con más de 43 millones de 'followers' que iba a hacer su primer bolo en ClubHouse. Es probable que no hayas oído hablar de ella. Se trata de la última mutación de las redes sociales, una plataforma donde el audio es el protagonista. El único contenido que uno puede colgar es voz en directo. Los usuarios abren una sala y se ponen a discutir de lo divino y de lo humano y sus seguidores pueden entrar a escucharles.

La plataforma, que sigue en beta, ha empezado a permitir que ingresen personas de todo el mundo por un sistema de invitaciones, pero hasta hace poco era una especie de club de golf donde solo podían acceder los pesos pesados de Silicon Valley y otras partes de EE UU. Musk, por cierto, habló con Vlad Tenev, consejero delegado de RobinHood, la app de 'trading' que utilizaron los usuarios de 'Reddit' para su escaramuza. El empresario se refirió a él como "el empalador de acciones".

Independientemente del contenido de la conversación, parece que la simple presencia del millonario en la red social ha convencido a muchos para meter billetes. Los títulos de ClubHouse experimentaban un crecimiento de más del 40% tras haber aparecido en su timeline.

placeholder Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

¿El problema? Que la red social no cotiza en Bolsa. Es una 'startup' que se maneja aún entre rondas de inversiones y capital riesgo (hace unos días llegó a la condición de unicornio, tras superar los 1.000 millones de valoración). Lo que estaba comprando la gente eran participaciones de ClubHouse Media Group, tal y como explicaba el Financial Times. Se trata de una empresa de marketing digital especializada en 'influencers' con más de 100 millones de seguidores a nivel mundial. Esta firma, sin ninguna vinculación con la red social, tuvo que salir al paso explicando que no "tenían conocimiento alguno de donde venía dicha subida".

Pero mucho más exagerado fue el caso de Signal. El pasado 7 de enero tuiteó: "Use Signal" (Usad Signal). La publicación llegaba en plena tormenta por el cambio de condiciones de uso en WhatsApp, que hubiese obligado a los usuarios a compartir sí o sí sus datos con su cuenta de Facebook si la polémica no hubiese arreciado tanto como para que la multinacional diese un paso atrás. Y de nuevo, la magia. Miles de personas decidieron entonces que invertir en esta aplicación de mensajería encriptada era un negocio redondo. El problema nuevamente es que no se trata de ninguna cotizada. Tal y como relataba el usuario de Twitter 'en_terror', en lo que andaban invirtiendo su capital era en Signal Advance.

Foto: Foto: EFE

Se trata de un negocio con sede en Texas que comercializa soluciones tecnológicas para fines industriales y médicos. Pues bien, en 48 horas vieron como sus acciones pasaban de un mínimo de 0,6 dólares hasta rozar un máximo de 78 dólares en apenas dos jornadas. Una locura que suponía multiplicar el valor de la compañía por 130 en un par de sesiones, aunque fueron posteriormente corregidas. El doctor Chris Hymel salió rápidamente a la palestra. "Las siglas de Signal Advance en el mercado bursátil, SIGL, no están relacionadas con Signal, la entidad o plataforma a la que se refiere el señor Musk. No tienen relación entre sí", aseguraba. Hyrnel también aprovechaba para felicitar el pelotazo que había pegado la aplicación "tras esta la recomendación".

Pero no todas las subidas han sido fruto de errores y confusiones. Elon Musk jugó a Cyberpunk 2077 la pasada semana. Aseguró que era el primer videojuego que jugaba en su vida y lo hacía con este título de CD Projekt, inmerso en la polémica desde su estreno por los múltiples fallos que arrastraban las versiones para PS4 y Xbox One. Fue narrando sus positivas impresiones en un hilo de tres 'tuits'. "La estética de 'Cyberpunk' es increíble por cierto", afirmaba. En otros, sentenciaba que era un desarrollo genial a pesar de los "parches en caliente".

placeholder Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

¿El resultado? Un ascenso del 20% en la cotización de la compañía ese día, que ha experimentado una gran caída por esta crisis. La fortuna personal de Wojtek Radwanski, fundador del estudio, se disparaban por encima de los 1.000 millones. Fue algo momentáneo, que a la jornada siguiente el mercado volvía a corregir su cotización, devolviéndolo prácticamente a la casilla de salida. No es la primera vez que Musk hace un guiño a un videojuego. Bandai Namco, un estudio nipón, vio cómo el precio de sus acciones subía un 4% poco después de que Musk subiese un meme hecho con una de las protagonistas de 'The Idolmaster', uno de sus títulos.

Su influencia también se deja notar en algo tan demandado como las criptomonedas. Bastó con que en su bio de Twitter pusiese #bitcoin para que la divisa digital de referencia avanzase rápidamente en valor. En unos pocos minutos, el cambio pasó a poco más de 32.000 dólares por bitcoin a casi 37.500. También ha obrado el milagro con 'Dogecoin', una criptomoneda que empezó a raíz de una broma y que ha acabado por instalarse en el mercado como una más. Bastó un 'tuit' para que se revalorizase un 30% pasando de 0,0039 dólares a 0,0053.

Elon Musk