Podrían ser multados con un millón de euros

Decenas de famosos 'youtubers' españoles anuncian apuestas y 'cajas sorpresa' ilegales

'Influencers' con millones de seguidores tienen o tenían vídeos en sus canales en los que animan a apostar en webs sin licencia para operar y radicadas en paraísos como Curazao

Foto: (Foto: YouTube/Salva)
(Foto: YouTube/Salva)

'ASÍ PAGUÉ EL BAUTIZO DE MI GATO +1400€'. Este podría ser el título de cualquier vídeo más o menos cómico de los miles que te puedes encontrar en YouTube. En las entrañas de la plataforma audiovisual más famosa del planeta se almacena todo tipo de contenidos y los espacios más extravagantes que imaginas, pero este no es el título de un vídeo cualquiera. Bajo este extraño mensaje se esconde uno de los clips borrados en los últimos días por los propios gestores del 'site' por infringir sus normas. Pero ¿qué tenía de malo? Pues que en él se hacía publicidad de forma clara y sin tapujos de una casa de apuestas 'online' que, para más inri, operaba hasta esta semana de forma ilegal en España y en otros países como Portugal aprovechando el tirón de los clips para captar más y más usuarios.

Detrás del vídeo se encuentra MegaGlowen, un ‘youtuber’ e ‘influencer’ español que solo en su canal de YouTube aglutina más de 800.000 usuarios y que sube contenidos sin una línea definida. Entre clips de bromas, música o confesiones coló uno en el que animaba a apostar en Blaze.com, una casa de apuestas con sede en el paraíso fiscal de Curazao e ilegal en nuestro país. Ahora, además del borrado del contenido, este joven podría enfrentarse a una importante multa al hacer publicidad de juego ilegal. Y no, no es el único caso. Como ha podido comprobar Teknautas, decenas de 'youtubers' españoles (grandes, medianos y pequeños) hacen anuncios similares pese a saltarse las normas de YouTube y la legislación española.

Su vídeo sobre Blaze ha sido borrado por la plataforma al igual que el que publicó Salva (4,93 millones de subscriptores) o el que subió ‘ByStaxx’ (5,41 millones de seguidores). Los tres, con un peso importante en esta red social, han visto como sus contenidos, todos colgados en los últimos meses, desaparecían después de que una investigación del medio portugués Radio Renascença destapara estas publicidades ilegales que se realizan con ‘youtubers’ lusos, españoles y brasileños, pero en el caso patrio ninguno de los afectados ha hecho referencia alguna a lo ocurrido. Desde Teknautas nos hemos puesto en contacto con varios de ellos, pero no hemos recibido respuesta en el momento de la publicación de este artículo.

Desde YouTube sí dan una explicación sobre lo ocurrido y aseguran que los clips, en los que se hace promoción de juegos de azar al estilo casino, se saltan las leyes de la plataforma. Su publicidad está prohibida en el 'site' pero, eso sí, aún quedan algunos 'vlogs' colgados que promocionan esta misma web de apuestas, aunque con menos alcance que los eliminados. Lo hacen siguiendo el estilo de los ya borrados a pesar de que podrían llegar a enfrentarse a multas fuera de YouTube de hasta un millón de euros según la ley española de juego.

En concreto, por si no has visto ninguno de estos vídeos ni conoces esta página, se trata de contenidos en los que los ‘influencers’ hablan muy bien del ‘site’, prueban suerte, ganan y animan a los usuarios a apostar, siempre usando el enlace personalizado del ‘youtuber’. La razón es obvia y es que esos enlaces responden al ya clásico esquema de 'marketing de afiliación'. La página de apuestas les paga por la cantidad de usuarios que atraen a su sitio a través del link personalizado y por el dinero que estos gastan siguiendo su ruta.

¿Cómo son estas apuestas? Pues, como se puede ver en el vídeo pegado encima de este párrafo, el juego más famoso de la página se basa en meter dinero a una partida en la que una especie de meteorito recorre la pantalla. Cuanta más distancia recorre, más dinero ganas, pero si no sales de la pantalla antes de que el meteorito se pare, automáticamente pierdes todo lo apostado.

El caso de Drakemall y las 'cajas sorpresa'

El caso de Blaze es el más llamativo y el que peor parado ha salido, al menos de momento, pero no es la única plataforma que se está aprovechando de este modelo de promoción, ni la que mejor esconde sus cartas. Otro poderoso ejemplo es el de Drakemall (cerrado su acceso desde España en estos momentos). Una página especializada en ‘loot boxes’ o 'cajas sorpresa' (un tipo de juego de azar que se ha hecho famoso en medio mundo por videojuegos como el 'Fifa' o el 'Call of Duty') que también está radicada en Curazao y que tampoco cuenta con licencia para operar en España. Aunque al contrario de Blaze, este 'site' intenta moverse en un supuesto limbo legal por el formato del juego.

Lo de las 'loot boxes' no es baladí y le ha permitido, por ejemplo, que sus vídeos sí sigan 'online'. Para YouTube, este tipo de apuestas no son 'juegos de azar al estilo casino' por lo que las decenas de clips que promocionan Drakemall no se saltan sus normas. Gracias a ello podemos seguir viendo sin problemas los clips haciendo publicidad de esta página de 'youtubers' con gran alcance como el propio Salva, TheShooterCoC (6,25 millones de seguidores), El Rincón de Giorgio (9,07 millones) o AlphaSniper97 (4,53 millones). Todos ellos repiten el modelo que ya hemos visto en Blaze: hacen una prueba del 'site', juegan, ganan premios y recomiendan a sus usuarios que jueguen utilizando su enlace personalizado para repetir su éxito.

Los contenidos no se saltan las normas de YouTube, pero sí que van contra la normativa española y podrían enfrentarse a sanciones como en el caso de Blaze. Al menos así lo aseguran los abogados consultados por Teknautas Andy Ramos y Borja Adsuara. "Las 'loot boxes', en tanto que se arriesgan 'cantidades de dinero u objetos económicamente evaluables en cualquier forma, sobre resultados futuros e inciertos' (art. 2 de la Ley del Juego), entran dentro de ámbito de aplicación", explica a este periódico Ramos, 'counsel' de Propiedad Intelectual, Industrial y Nuevas Tecnologías del despacho Pérez Llorca. Su opinión coincide plenamente con la de Adsuara, experto en Derecho digital, que niega que haya ningún tipo de limbo legal.

El que sí contradice algo estas palabras es Alberto Pérez-Calderón Corredera, socio de la firma Calderón Corredera que asegura que falta legislación para poder hablar sobre juegos como las 'cajas sorpresa'. “Las leyes son de 2011 por lo que no incluye este tipo de juego 'online', es el problema de que todo avance tan rápido”.

Sea de una u otra forma, las dos páginas han cerrado su acceso desde España en los últimos días, y eso que en el caso de Drakemall los vídeos, y otros contenidos promocionados en blogs y páginas web. siguen 'online'. Lo que sí que queda en el aire es el coste social de este tipo de contenidos de cara a la imagen de los 'youtubers'. En todos los clips se anima continuamente a la apuesta con reacciones compulsivas, prometiendo premios estratosféricos y sin dar información concreta sobre los riesgos o los problemas de este tipo de juegos de azar. Solo algunos, como Alphasniper97, hacen hincapié en la dificultad de hacer dinero con estas prácticas y ninguno habla de la legalidad o ilegalidad de la página.

¿Podrían llegar a ser multados?

Después de leer todo esto queda una duda: ¿pueden estos 'youtubers' o el propio YouTube llegar a ser castigados por promocionar casas de apuestas sin licencia? La respuesta es que, según las normas españolas, sí podrían ser multados, aunque el problema está a nivel práctico. Si nos atenemos a la normativa, estos usuarios se arriesgarían a enfrentarse a sanciones administrativas de la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ) que van de 100.000 euros hasta un millón siguiendo el artículo 40 de la Ley del Juego ya que estarían detrás de una infracción grave al hacer promoción y publicidad de juego ilegal, pero el problema es, según explica Pérez-Calderón, su aplicación.

Ni Blaze ni Drakemall tienen licencia para operar en España y pese a que ya han cerrado su acceso desde España podrían llegar a enfrentarse a sanciones de hasta 50 millones de euros si se demuestra que operaban en nuestro país, lo difícil es saber quién está detrás. "El mundo 'online' es muy poroso y en casos como estos es muy complicado seguir la pista hasta dar con las personas que están detrás de estas compañías. Eso dificulta mucho la labor sancionadora y por tanto también se complica la posibilidad de perseguir su promoción. Obviamente, los 'youtubers' deberían saber si una casa de apuestas opera legalmente en nuestro país antes de hacer publicidad de la misma, pero pueden alegar que a ellos les dijeron que sí, que todo estaba correcto y demás".

La ley obliga a los 'youtubers' a constatar que el anunciante tiene autorización

Aquí la opinión de Pérez-Calderón también difiere de la de otros especialistas como Ramos que sí que cree que pueden ser perseguidos por la DGOJ. "La ley [art. 7.3] obliga a las redes publicitarias, agencias de publicidad, prestadores de servicios de comunicación audiovisual o electrónica, medios de comunicación o servicios de la sociedad de la información (como los 'youtubers') a constatar que el anunciante tiene autorización para prestar el servicio de juego en nuestro país", apunta el experto. "La DGOJ tiene competencias de supervisión y control sobre las actividades del Juego en España y cada año inicia decenas de expedientes para sancionar a operadores que no cumplen la ley".

En cuanto a si hay algún limbo legal, Ramos es muy claro. "En general, no hay ningún limbo legal. Únicamente, la ley excluye de su ámbito de aplicación juegos de puro ocio o recreo que constituyan usos sociales, siempre que no haya intercambio de dinero (como una partida de dominó, etc.), y cuando una actividad tiene una finalidad publicitaria o promocional (es decir, se utiliza para promocionar un producto o servicio y no es la actividad en sí misma). En algunas ocasiones, los operadores podrían utilizar estas exclusiones para intentar enmarcar su actividad en ellas, pero en general la DGOJ las suele incluir dentro de las acciones reguladas cuando cumplen las definiciones de juego, rifa, etcétera".

Como decimos, las sanciones por la publicidad de juego ilegal pueden ser de hasta un millón de euros, pero de todos modos la sanción es menor a la que se baraja en otros países como Portugal. En el país vecino estas mismas acciones tienen unas penas máximas de cinco años de cárcel y se tipifica como delito. Aquí se queda en una sanción administrativa.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios