Contratos millonarios y peleas entre empresas

Olvida a los 'youtubers': las nuevas estrellas de la TV que ganan millones en internet

Ninja, Lolito Fernández, Dj Mario y hasta el propio El Rubius. Cada vez son más los 'influencers' que se centran en el 'streaming' y Amazon, Microsoft y Facebook se pelean por contratarlos

Foto: El 'gamer' Ninja es uno de los que se habría llevado hasta 50.000 dólares por probar nuevos videojuegos ante su audiencia.
El 'gamer' Ninja es uno de los que se habría llevado hasta 50.000 dólares por probar nuevos videojuegos ante su audiencia.

La noticia cayó como una bomba en la red nada más conocerse. El 1 de agosto de este 2019 Richard Tyler Blevins, más conocido a nivel mundial como 'Ninja', anunciaba que dejaba Twitch para pasarse a su gran rival: Mixer. Con él, además, se llevaría a los millones de espectadores que le siguen allá donde vaya. Quizá ninguno de estos nombres te suene ni sepas de qué va nada de esto, pero corresponde a la última guerra que se está librando en las redes sociales. Una pelea que afecta a los gigantes tecnológicos más grandes del planeta, mueve millones y tiene como protagonistas a las nuevas 'estrellas de la tele': los 'streamers'.

Ninja, para quien no lo conozca, es el jugador de Fortnite (sí, el videojuego de moda), más seguido de internet y está considerado uno de los mejores en este título. Todo el mundo sabe lo que mueve este juego a nivel mundial, pero es que solo este joven estadounidense de pelo azul contaba con más de 14 millones de seguidores en su cuenta de Twitch y suma más de 5 en Twitter y 22 en YouTube. Unos números bastante impresionantes para un joven de 28 años que han convertido su caso en la punta de lanza de la pelea por los 'streamers' y de su fama, pero no es el único caso, ni mucho menos.

Estos nuevos 'influencers' son la última moda en la red y cada vez tienen más poder en las redes. Pero, ¿en qué se diferencian del resto? Su propio nombre lo dice, su labor se centra en publicar vídeos en directo (en 'streaming'), largos (de 12 e incluso de 24 horas) y espontáneos, en los que, normalmente, juegan a uno u otro videojuego y miles de usuarios ven cómo lo hacen e interactúan con ellos a través de chats u otro tipo de herramientas. Puede sonar muy simple, pero su crecimiento en los últimos tiempos es exponencial y no hay que irse a EEUU para encontrar ejemplos.

En España tenemos casos como el de Lolito Fernández, un malagueño de 29 años que también saltó a la fama por ser considerado uno de los mejores en Fortnite y que acaba de anunciar un cambio de plataforma. Siguiendo la estela de Ninja también ha dejado Twitch, pero esta vez se ha pasado a Facebook Gaming, también en exclusiva. Seguirá subiendo sus vídeos editados a YouTube (con casi 6 millones de seguidores) y publicando en Twitter, donde llega a los 600.000 seguidores, pero solo podrá transmitir sus directos a través de la plataforma de Mark Zuckerberg.

A estos dos nombres hay que sumarles otros como The Grefg (otro español que, esta vez, acaba de firmar por Twitch y que acumula 11 millones de suscriptores en YouTube), Shroud (más de siete millones de seguidores en Twitch) o King Gothalion (más de un millón de suscriptores). Todos estos 'streamers' han dejado en los últimos tiempos su plataforma principal para pasarse a otros servicios y por el camino han perdido legiones de fans (solo Ninja se ha dejado unos 12 millones) e incluso se han ganado la crítica de muchos de ellos. Pero entonces, ¿por qué lo hacen? Hay mucho oscurantismo alrededor de este mundo, pero, según los expertos, la clave está en los contratos cerrados con las plataformas y los negocios publicitarios.

Guerra de plataformas

"Tras el 'boom' de YouTube que durante años monopolizó el negocio de los 'influencers', ahora el mercado se ha abierto tanto que todas las grandes tecnológicas quieren sacar tajada apostando fuerte por este sector". Así de claro lo explica Ainhoa Muguerza, PR y Communications Manager de Divimove, una de las empresas de creación de estrategias de vídeo online e 'influencer' marketing más grandes de Europa.

Según Muguerza, la clave para este movimiento de plataformas y cambios continuos está en la diversificación del mercado tras años de hegemonía. "La mayoría de los 'influencers' empezaron por YouTube porque era la plataforma que dominaba el mercado durante años, pero ahora todo se ha abierto y solo hay que ver casos como Instagram o el propio Twitch". "Nosotros mismos como agencia empezamos en YouTube, pero pronto vimos que había que convertirse en multiplataforma porque quedarse en un solo espacio no era ni sostenible ni viable".

En el caso de los 'streamers' esto se ve de forma es clarísima. Muchos tienen canales de YouTube gigantes como Lolito o The Grefg, pero han buscado otras plataformas que les permitan diversificar sus contenidos, sus ingresos y también les ayuden a crecer entre un público cada vez más repartido. Y tan claro lo han visto también las compañías que Amazon con Twitch, Microsoft con Mixer, Facebook con Facebook Gaming y YouTube Gaming ya no solo se pelean por tener la mejor plataforma, sino que han puesto el punto de mira en los propios 'influencers', intentando contratarlos y blindarlos.

"Esto cada vez se parece más al entorno empresarial más tradicional, y esto del 'streaming' es una parte más de la competencia entre todas estas tecnológicas. Es como una cebolla nosotros vemos una capa, pero hay muchas y todas responden a estrategias de marketing y desarrollo de negocio conjuntas", explica Muguerza. Según esta especialista el que hayan aparecido estos gigantes supone otro movimiento en su partida por hacer crecer sus empresas y diversificar, ellos también, sus negocios.

Contratos secretos, pero estratosféricos

Pero la aparición de estos grandes actores en el sector no solo ha generado cambios y movimientos sin parar, sino que también ha hecho que las cifras económicas se multipliquen y esto se parezca cada vez más, a una gran competición deportiva. "Al final las plataformas se convierten en algo así como clubes de fútbol. Todos quieren tener a los mejores y encima en exclusiva para que todos los usuarios tengan que acudir a su espacio para verlos, pero para tener eso debes invertir muy fuerte. Y es lo que están haciendo", apuntan desde Divimove. No hay números pues el secretismo reina en el sector pero se habla de que detrás hay cifras millonarias en casos como el de Ninja.

Además, hay que sumar a esto las marcas publicitarias que siguen a estos 'streamers' y lo que generan por las propias visitas. Hace poco más de un año se hablaba de que Ninja generaba más de 500.000 dólares mensuales solo por este último concepto. Y después de cambiar Twitch por Mixer el propio 'streamer' confesó que lo hacía en parte por los acuerdos publicitarios que tiene con, entre otras marcas, Adidas o Red Bull ya que la plataforma de Microsoft le permitía más libertad para colaborar con estas marcas.

Por su parte, Lolito aseguró en 2018 que podía ganar unos 200 euros por directo en Twitch por lo que si de media hace un directo al día podría sacar unos 6.000 euros mensuales solo con esto. Sin contar donaciones, publicidad, demás redes sociales o contratos. "Al final cada vez queremos estar más encima de los 'influencers' y por eso triunfa tanto esto del 'streaming' o los Instagram Stories. Se han convertido en una especie de 'reality' y eso las marcas y compañías lo saben perfectamente", termina Muguerza.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios