LOS INVERSORES LES HAN DADO 7 MILLONES

Los guardas de 'La Casa de Papel': así te están dejando sin millones de pelis y series piratas

Gigantes mundiales como Telefónica, NBC, Universal o Sony escogen una plataforma española especializada en tumbar retransmisiones ilegales. "La piratería no desaparece, se está transformando"

Foto: Imagen de la serie 'La casa de papel'. (Atresmedia)
Imagen de la serie 'La casa de papel'. (Atresmedia)

"La piratería no se está reduciendo", dice Javier Perea, cuando se pone encima de la mesa el informe que el Ministerio de Cultura hizo público sobre estos hábitos recientemente. El estudio en cuestión —realizado entre 16.000 personas mayores de 15 años— recogía que las descargas ilegales de vídeo, entre otros archivos, habían pasado del 16,1% al 3,7% en cuatro años. No faltaron los golpes de pecho y las loas a los modelos de 'barra libre' de Spotify y Netflix. "Solo tienen en cuenta lo que se baja la gente. Ahora todo es 'online', en 'streaming', incluso las visualizaciones ilegales. La piratería se transforma, no desaparece". Perea sabe bien de lo que habla. Es el 'mandamás' de los guardianes de 'La Casa de Papel'. Dirige una 'start up' en la que gigantes de 18 países, entre otros, Universal, NBC o Sony han encargado proteger en internet algunas de las producciones más preciadas de su enorme ajuar audiovisual.

"En apenas dos meses, lo que ha pasado desde el último estreno, hemos tumbado más de medio millón de vídeos de esta serie", cuenta el CEO de Smart Protection. En los cuatro años que llevan trabajando han conseguido que once millones de enlaces que dirigían a películas, series o falsificaciones de productos fuesen retirados de Google y otros rincones de Internet.

Desde el estreno de la serie, han eliminado más de medio millón de vídeos en 'streaming'

"Nosotros empezamos trabajando con vídeo bajo demanda. Pero hace un año empezamos a proteger eventos en vivo", explica. "El deporte, especialmente el fútbol, es actualmente un vector tremendo de piratería. Eso el Ministerio de Cultura no lo tiene en cuenta. No hay casi ninguna liga europea en abierto. Se invierte mucho y hay que rentabilizarlo". Movistar, uno de los clientes que componen su cartera, pagó nada más y nada menos que 980 millones de euros al año para hacer con los derechos de La Liga hasta 2022. Un estudio de la 'Trademark International Association' cifró en 970 millones de dólares las pérdidas por piratería de contenido digital a nivel global solo en 2017. En cinco años esperan que, lejos de reducirse, escale hasta los 1.200 millones.

El rastreador que han creado para localizar ese contenido trabaja sobre un diccionario de términos ilegales. El título de la serie o la película en cuestión se combina con palabras y fórmulas como 'ver online gratis', 'descarga' o 'download'. El sistema está lanzando cada sesenta minutos "durante 24 horas, 365 días al año" búsquedas en la red.

El fútbol
El fútbol

Eso les devuelve "cientos de miles de resultados" que son procesados por un sistema de Inteligencia Artificial que chequea, con base en unos parámetros establecidos, si ese contenido viola la propiedad intelectual o no y envía una petición a la plataforma para que lo retire en caso afirmativo.

Límite: 10.000 visualizaciones

"Aquí el tiempo es muy importante", explican. "Cuando hablamos de un evento deportivo es obvio, porque un partido dura 90 o 120 minutos. Hay que informar a Facebook, Twitch o Periscope en ese lapso. Si termina y no lo has echado abajo, el daño ya está hecho". Pero el reloj no juega en su contra solo ahí. Con series y películas también. Algunos de los sitios a los que recurren los piratas no ejecutan el primer pago hasta las 10.000 visualizaciones. "Si les cortas el riego antes de alcanzar esa cifra, no ven un euro. Pero el trabajo no acaba ahí. Suele ser un pulso constante porque lo vuelven a subir y así continuamente".

Otro de los factores clave son lo que llaman "falsos positivos". El sistema clasifica los sitios web en una lista negra o en una lista blanca. Si no lo tiene identificado, trata de meterlo en una o en otra de manera autónoma. Si el algoritmo no puede resolverlo, el caso pasa a un humano, que toma la decisión manualmente. Aseguran que la tasa de efectividad está siempre por "encima del 95%" aunque tienen picos de hasta el 98%.

Foto: Reuters
Foto: Reuters

Es un criterio, junto al volumen de peticiones, que Google, por ejemplo, tiene en cuenta para incluir a un miembro en el 'Trusted Copyright Removal Program', una suerte de licencia que acelera el trámite de retirar un contenido. Solo 60 en el mundo están en este selecto grupo y esta empresa es la única española. También están reconocidos por Facebook, entre otras tantas. "Ninguna de ellas quiere ser responsable por ese contenido. La historia es que montar una infraestructura para chequearlo previamente supondría unos costes y unos tiempos muy grandes", argumentan. "Les hacemos un trabajo enorme. Pero el procedimiento tiene que ser rápido y por eso se asocian con empresas que no fallan o muy poco cuando hacen peticiones".

Son uno de los pocos en el mundo que cuenta con un 'pase rápido' de Google para retirar contenido

Pero no todos los contenidos que tratan de borrar de internet están alojados en espacios como YouTube o en redes sociales. Hay veces que el negocio ilegal se sustenta en una web propia. Entonces lo que hacen es enviar una serie de avisos al propietario de la página. Si lo desoye —"algo que suele ocurrir"— recurren al proveedor del 'hosting'. Si eso no da la solución, suben al escalón superior. Recurren al ISP, acrónimo de 'Internet Service Provider', para que proceda a bloquearlo. "Empresas como Telefónica, Orange o Vodafone están obligadas por ley a hacerlo". No hacen uso de otro tipo de técnicas como ataques de denegación de servicio. "Eso es ilegal", responden tajantemente.

¿Cómo se protege una marca?

No solo protegen contenido audiovisual. También marcas. ¿Cómo se protege una marca en internet? "Es bastante parecido. Tú no puedes retirar un producto falso o de imitación de un almacén, pero sí puedes conseguir que no aparezca en los 'marketplace'", sostiene Perea. Amazon e incluso Aliexpres —"se lo están tomando muy en serio", explican— han habilitado programas similares al de Google.

Las web clonadas con productos de imitación se multiplican y se anuncian en Facebook y Google. (Foto: EC)
Las web clonadas con productos de imitación se multiplican y se anuncian en Facebook y Google. (Foto: EC)

"Piensa que la gente no se queda con que han comprado una imitación a tal vendedor. Se quedan con que lo han comprado en Amazon", añade. La última marca que ha firmado un plan de protección con ellos ha sido Austin Racing, un fabricante británico de tubos de escape. "Esto no para de crecer. Se copia todo. Se clona todo. Además, se acaban posicionando bien, con anuncios en Facebook y demás".

No trabajan al peso. "Aquí no depende del número de enlaces que retiramos", explican. "Es una suscripción anual. Una tarifa plana para proteger series, películas o los productos de una marca".

Casi siete millones de euros

Javier Perea fue uno de los fundadores de la primera compañía dedicada a la ciberseguridad en España, Anywere Seguridad Informática, en 1990. La vendió ocho años más tarde al gigante McAfee, que a la postre sería comprada por Intel en 2011. Después de cinco cursos militando en esta última multinacional, a sus 50 años decidió echarse a un lado y empezar a invertir en 'start ups'.

Los fundadores de Smart Protection: Manuel Moregal, Javier Perea, Javier Capilla
Los fundadores de Smart Protection: Manuel Moregal, Javier Perea, Javier Capilla

Eso le permitió conocer a Javier Capilla y Manuel Moregal, los dos ingenieros gaditanos que crearon el sistema que sostiene Smart Protection, fundada en 2015. "Veo en la protección de la propiedad intelectual un negocio similar al que veía hace 30 años en los antivirus", explica Perea, que no decidió tomar las riendas como CEO hasta 2017. "Éramos 12 trabajadores entonces. Ahora somos 81. Y a final de año seremos 100", explica. De momento, los inversores les han 'regado' con varios millones de euros de financiación.

Cada uno tiene "su serie para engancharte". Crecen los que pagan, pero crece el contenido 'pirateable'

En la última ronda anunciada a finales de septiembre, liderada por el fondo Nauta, consiguieron 5,2 millones que se unen a los 1,5 conseguidos hace dos cursos. Son reservados de desvelar excesivos datos de negocio. Se limitan a decir que a finales de 2019 triplicarán la facturación de 2018, que a su vez triplicó la de 2017. "De ahí, el 54% viene de clientes internacionales".

Creen que hay mucho negocio por delante. Y que se generará más aún. "Las OTT —nombre técnico con el que se denomina 'apps' como Netflix o HBO— han tenido un efecto bumerán", sostienen. Por un lado, han "democratizado" el acceso a contenidos más allá de la televisión, creando un acceso relativamente económico.

Foto: Reuters
Foto: Reuters

Pero cada uno tiene por donde engancharte. HBO tiene 'Juego de Tronos', Netflix cuenta con 'Stranger Things', ahora Apple y Disney van a lanzar las suyas... "Una o dos pagas, pero no todas y eso tiene un efecto directo también en el consumo de contenidos pirata", aclara. Es decir, se aumenta la gente que paga, pero también la masa de gente que las ve de forma ilegal. "Además todo esto se ha facilitado con la banda ancha. Ya no es una historia de montarte un 'torrent' o recurrir al 'disco duro' del amigo informático con 500 series. Ahora cualquier persona puede dar sencillamente con una serie por la que no quiere pagar".

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios