UNA COMPENSACIÓN DE RISA

Así me timaron en Facebook: compré unas deportivas de 110€ y recibí unas gafas de 2€

Un ofertón en zapatillas. Al ir a pagar da error. Pero al día siguiente aparecen cargos en la tarjeta en beneficio de empresas chinas. Un timo más habitual de lo que parece en las redes sociales

Foto: Así me timaron en Facebook: compré unas deportivas de 110€ y recibí unas gafas de 2€. (EC)
Así me timaron en Facebook: compré unas deportivas de 110€ y recibí unas gafas de 2€. (EC)

"El anuncio en cuestión se repetía en mi muro de Facebook. Lo veía de vez en cuando, desde hace un tiempo. Zapatillas Nike tiradas de precio. Hace unas semanas decidí por fin pinchar. Había varios modelos y colores. Todas rebajadas. Vi unas Air Max verdes oscuras por 44,90 euros. Chollazo. Una ganga teniendo en cuenta que el coste original era de 190 euros. Cogí mi tarjeta. Escogí mi talla y rellené la información de envío. Introduje los datos bancarios. El navegador se puso a cargar. Error. La operación no se puede realizar. Lo dejé para otro día. A la mañana siguiente encontré dos cargos en la tarjeta. 109,22 euros en total".

Así cuenta Carlos, nombre ficticio para preservar la identidad del afectado, cómo le engañaron con un anuncio de Facebook. “No solo me han estafado, es que encima se han reído de mí”. Denunció lo ocurrido ante la Policía Nacional el pasado 16 de noviembre, dos días después de recibir los cobros en sus cuentas. "Me dijeron que era algo bastante común, más de lo que puede parecer".

Su mujer, harta de esperar, decidió tratar de encontrar una solución al problema. Encontró un correo electrónico de atención al cliente de la web www.airmaxes.top, donde habían adquirido las zapatillas. Escribió un email en inglés protestando por lo sucedido. "No teníamos esperanzas de que nadie lo leyese". Y así fue. No obtuvieron ninguna explicación.

Una compensación de mofa

La pasada semana, sin embargo, recibieron un paquete de China. Antes de abrirlo estaba claro que las zapatillas no eran. Se trataba de un sobre acolchado. Se encontró con una sorpresa . Eran unas gafas de sol. "Son cutres, no valen ni dos euros", cuenta Carlos mientras las sostiene en la mano. Tras chusco, volvieron a escribir al mismo email. Si obtuvieron respuesta. Pero distaba mucho de la que esperaban. "Directamente se mofaron de nosotros".

Las gafas que recibió en lugar de las zapatillas.
Las gafas que recibió en lugar de las zapatillas.

“Disculpe por nuestro error, las gafas se las regalamos, le enviaremos el pedido correcto. Gracias por su comprensión y disculpe las molestias”, rezaba el correo electrónico recibido desde 'service@joojes.com' y firmado por un tal '朱峰' (que según el traductor de Google es Zhu Feng). De las zapatillas, a día de hoy, siguen sin tener noticias.

Lo preocupante es que el caso de Carlos no es el único, ni mucho menos. Si uno empieza a buscar tanto por la URL de la tienda como por el email de atención al cliente acaba dando con una base de datos de fraude donde se denuncian varias estafas similares.

Otros casos similares

Captura de la web Airmaxes.top.
Captura de la web Airmaxes.top.

“Se anuncia en redes sociales, ofertando como marca oficial zapatillas a bajo coste, cuando realizas la compra por medio de tarjeta te cobra diferentes cantidades con diferentes empresas chinas. Por 43 € me ha estafado 3 cobros de 47€, 52€, 61€ y jamás te manda la mercancía”, dice uno de los afectados.

“He comprado unos deportes y he pagado 48.99 euros y no me han mandado nada, cuando he buscado en internet esta página me sale que es un fraude que no envía nada”, reporta otro usuario sobre esta misma dirección. Y esta entrada va a acompañada de un largo rosario de comentarios en la que denuncian casos similares.

Siguiendo el rastro del mail de atención al cliente uno se topa con varias estafas similares

En el caso de Carlos fueron dos cargos, como decimos, por valor de 109,22 euros. El primero de ellos, tal y como figura en la demanda, se produjo a las 12:38 horas del 14 de noviembre. 50,51 euros a nombre del comercio AIP+FURXYN TRADE de China. El segundo, por valor de 58,71 euros, se produjo un minuto más tarde. Al producirse con diferentes tiempos, cantidades y beneficiarios la entidad bancaria no los detecta como pagos fraudulentos.

Como no recibió el mensaje de seguridad cuando realiza compras 'online' -algo que hubiese truncado los planes de este estafador- se acercó a su sucursal bancaria a preguntar. No recibió ninguna justificación.

Lo que coincide en la mayoría de casos es el email de atención al cliente. La dirección web va cambiando pero dirige un sitio con diseño y contenido idéntico. A www.airmaxes.top hay que sumar otras URL como www.maxshoesbuy.top o www.picshoeses.top. El supuesto proceder es lógico, cuando una web acumula varias denuncias o incidentes, trasladan el contenido a una nueva dirección.

En Facebook...y en Flipboard

El anuncio no solo se ve en Facebook, también en otras plataformas como Flipboard. Así lo denunció el pasado mes de noviembre una usuaria en la red social con este post.

Contactados por Teknautas por este asunto, desde Facebook insisten en que se toman "muy en serio la seguridad de los usuarios" en relación a posibles fraudes y estafas y, por ello, tienen "normas muy estrictas". Cuentan con un proceso de aprobación previo en el que se estudian aspectos variados de la publicidad y las publicaciones que se promocionan. En este caso, al tratarse de un anuncio, cualquier usuario puede reportarlo en caso de detectar irregularidad alguna.

Complicado recuperar el dinero

"No es sencillo detectar este tipo de anuncios para Google o Facebook en primer término", comenta Rubén Sánchez, portavoz de Facua. "Es relativamente fácil crear en unos minutos una página. Y ellos hacen replicas bastante trabajadas y traducidas al castellano. Suelen lanzar campañas agresivas de anuncios durante dos o tres días en Google Adwords o Facebook y luego cambian de URL", agrega. Sánchez confirma que reciben "multitud de quejas y denuncias por anuncios en redes sociales que redirigen a sitios fraudulentos".

Uno de los anuncios denunciados en cuestión.
Uno de los anuncios denunciados en cuestión.

"Hay que denunciar siempre, aunque recuperar el dinero es muy complicado", añade. La gran mayoría se percata cuando el cargo ya ha sido ejecutado, uno o dos días después. O incluso dos o tres semanas más tarde al no recibir nada. "Ahí el margen es escaso. La operación o transferencia ya se ha realizado y el dinero seguramente se retirase al momento de recibirlo", añade, a la vez que señala la complicación que es perseguir estos actos debido a que los responsables se encuentran en países como China.

"Aunque es cierto que necesitamos mejores mecanismos, es importante la precaución por parte de los usuarios antes de comprar en cualquier sitio' online'. Conviene comprobar opiniones, revisar quejas y experiencias de otros compradores", concluye.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios