Le acusan de plagiar sus auriculares

El lío de dFlow: la pareja española a la que 'linchan' por vender cascos chinos de 50€

La compañía sevillana dFlow importa cascos modificados de China y los vende por 50 euros. El problema: son muy similares a un modelo que vende otra empresa vasca.... por 30 euros menos

Foto: Los creadores de dFlow (YouTube)
Los creadores de dFlow (YouTube)

Es algo a lo que estamos más que acostumbrados. Cada vez hay más gente que decide lanzar una empresa centrada en comprar en países como China todo tipo de productos, ponerles su marca y empezar a comercializarlos en España con garantía y servicio propio. Sin embargo, no todo es tan sencillo y estas prácticas siguen generando llamativas y curiosas polémicas. Y la última en vivirlo ha sido la española dFlow.

Esta compañía, cuyo nombre completo es Dflow Collection S. L. y que ha sido creada por una pareja sevillana conocida por ser los gestores (en concreto él, Francisco José Doval Sánchez 'Frank') del canal de YouTube Android from China, se encarga de vender a través de su web todo tipo de productos electrónicos y accesorios relacionados con el audio. Para ello, estos empresarios, que vivían antes en el gigante asiático, compran en China sus dispositivos (todos se pueden conseguir en sitios como AliExpress por un precio mucho menor) y adaptan a su marca.

Vale, hasta ahí no hay nada demasiado llamativo, hay muchas empresas que llevan a cabo prácticas similares, pero su gran problema llega con uno de sus dispositivos estrella, los auriculares dFlow One. ¿Por qué? Pues vamos a verlo, pues las críticas no solo se quedan en un punto.

Los cascos llevan a la venta alrededor de un año a un precio oficial de 49,00 euros. Son el producto más conocido de la marca y cuentan con numerosas ‘reviews’ de ‘youtubers’ de tecnología que prueban y recomiendan su compra. Todo marcha según lo previsto hasta este mes de febrero, cuando un usuario se da cuenta que estos cascos son muy parecidos a otros que se venden en España. Un calco interno y externo de los Artica Patrol de la vasca NGS con pequeñas diferenciaciones. Eso sí, los de la pareja sevillana son 30 euros más caros.

Comparativa entre los auriculares. De izquierda a derecha: NGS, AliExpress y dFlow
Comparativa entre los auriculares. De izquierda a derecha: NGS, AliExpress y dFlow

El revuelo se origina en Forocoches donde se plasma esta comparativa y en seguida salta a todas las redes sociales. Otros usuarios descubren que un modelo muy similar (esta vez aún más parecido que el de NGS) se puede comprar en AliExpress por solo 17 euros e incluso encuentran algo aún más inquietante: los cascos de dFlow no cuentan con el sellado CE que obliga la Unión Europea para su comercialización.

Obviamente las acusaciones van de un lado a otro y los propios creadores de la marca se ven obligados lanzar un vídeo en el que explican que todo lo que hacen es totalmente legal, pero ¿es cierto?

El lío legal

En el vídeo, de 45 minutos de duración, los dos gestores de la empresa explican punto por punto cómo funciona su modelo de negocio y cómo su forma de actuar es totalmente legal. Hablan de que la mayoría de compañías de electrónica hacen lo mismo que ellos y que cuentan con toda la documentación necesaria para comercializar sus productos, pero sus explicaciones dejan algunas dudas.

Por un lado, según explica el abogado experto en tecnología Javier Prenafeta en conversación con Teknautas, por el diseño no habría un gran problema ya que, aunque desde NGS explican que su producto sí está diseñado por ellos, es complicado tener una patente de estos dispositivos. “Es como si diseñas calculadoras, solo la podrías patentar si inventaras algo nuevo que le aporte valor diferencial. Lo que sí podrían haber patentado es alguna parte del dispositivo que signifique una innovación”.

Según él, toda la cuestión de la legalidad se encuentra en los certificados con los que cuenta la empresa (si tienen los permisos CE) y cómo venden el producto. “Es cierto que antes de la compra el empresario no tiene obligación de informar al usuario de la procedencia del producto, pero una vez comprado sí”, apunta.

Las medidas correctas del marcado CE
Las medidas correctas del marcado CE

Es aquí donde encontramos uno de los puntos clave de la polémica: la ausencia del característico marcado CE en los auriculares. En el vídeo, los dueños de dFlow aseguran que no lo tiene por razones estéticas y que está puesto en el embalaje, pero la normativa europea es muy clara en ese sentido: “El marcado CE en el producto no se deberá omitir o desplazar al embalaje o a la documentación adjunta por razones puramente estéticas”. Es decir, que el producto vendido por dFlow no cumpliría, en principio, con los requisitos comunitarios.

Algo parecido les ocurre con otro de sus productos, el dFlow Soul, un altavoz circular en el que el supuesto símbolo no aparece con la trazabilidad que exige la normativa, por lo que igualmente incumpliría las normas por lo que podrían enfrentarse a sanciones y hasta a las reclamaciones de los compradores, como explica Prenafeta. "Habría que ver hasta dónde llega este fallo, pero si incumple la normativa, obviamente, el comprador podría reclamar a la empresa pues ella es responsable de que el producto este totalmente en regla".

Imagen del marcado CE en el altavoz dFlow Soul. (Imagen: YouTube / Deivid Morganson)
Imagen del marcado CE en el altavoz dFlow Soul. (Imagen: YouTube / Deivid Morganson)

Desde Teknautas nos hemos puesto en contacto con los gestores de dFlow para conocer su opinión sobre todo esto, Sus fundadores nos aseguran que tienen todos los papeles en regla y que constantemente están en conversaciones con las autoridades españolas por si hubiese algún problema con cualquiera de sus certificaciones. Además, aseguran que en su fábrica no tienen ningún otro cliente español por lo que rechazan cualquier relación con el resto de marcas con los que se les relaciona.

Ni otro BQ, ni otro Zetta

Pese a estos problemas y polémicas, lo que queda bastante claro es que no se trata ni de otro caso como el de BQ o Cecotec (algo que el propio Fran aseguraba en su vídeo) ni de otro caso Zetta (los ‘iPhone extremeños’ que resultaron ser un fraude), como aseguraban algunos usuarios en foros como Forocoches.

En el primer caso su parecido no es real pues esas compañías españolas, aunque fabrican en China, sí se encargan del diseño y del I+D de sus productos. En el segundo, la compañía mentía sobre la procedencia de sus dispositivos, remarcaba los móviles de Xiaomi sin el permiso del fabricante y falseaban sus características, algo que todo apunta a que no ha hecho dFlow.

En cuanto a la diferencia de precio entre sus auriculares y los de NGS, o los que se venden en AliExpress, el abogado Javier Prenafeta lo zanja con algo muy simple: “Cualquier consumidor tiene la oportunidad de buscar los dos auriculares y comparar sus prestaciones. Eres libre de comprar uno u otro”.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios