PRESENTADO EN BARCELONA

15 días con el Huawei Matebook: el portátil con Windows que coge lo mejor de Apple

La factoría china lanza en Europa una nueva linea de portátiles. Entre ellos, este equipo que se la juega a potencia, pantalla y un diseño que recuerda al del MacBook Air

Foto: Foto: M. Mcloughlin
Foto: M. Mcloughlin

En 2016 Huawei se plantó en el Mobile World Congress con un inventó que bautizó como MateBook. Era un '2 en 1' más cercano a una tableta que a un ordenador, que venía equipado con Windows 10. Aquella idea concreta no tuvo demasiado recorrido, más allá de una segunda edición que también ha caído en el olvido. Su problema era. básicamente, que no podía contentar ni a un bando ni a otro.

Se quedaba corto como PC y como tablet tenía varios 'peros', además de que ese mercado en concreto no tenía demasiada sustancia. Poco después, Huawei decidió ser menos 'hippie' y centrar el tiro en portátiles entendidos como los entendemos todos los que trabajamos con uno de estos equipos. De ahí nacieron el MateBook X, el X Pro o el D.

El MateBook repite su característico diseño. (M. Mcloughlin)
El MateBook repite su característico diseño. (M. Mcloughlin)

En Barcelona, el catálogo informático de Huawei vuelve a crecer con un nuevo MateBook. Sin letras, números ni apellidos. A secas, como el original. Aunque sea mucho más avanzado que el de entonces. Es el ordenador más básico que han lanzando hoy en Barcelona, donde ha llegado escoltado por un nuevo X Pro (si buscas un torpedo con Windows) y el MateBook 14.

En realidad es una versión del MateBook 13 que presentaron en Las Vegas, que ha sido adaptado con mínimos cambios al mercado europeo. Se limitan a cambiar el panel, que aquí llegará sin pantalla táctil. Y el nombre, quitándole el número. Hemos tenido la ocasión de probarlo en las dos semanas previas a su puesta de largo en el Mobile World Congress y aquí va nuestra experiencia con él.

Mejor evitar experimentos con gaseosa

En tecnología, como ocurre con los partidos en política, los primeros pasos que des cuando empieces a triunfar con un producto te marcarán hasta el final. Los MateBook de primer nivel se inspiraron sin complejos en el aspecto de los MacBook. Es una evidencia. Ojo que esto no es una recriminación. Si hay algún equipo aspiracional en el mundo de los portátiles son los equipos de Apple. Y, por tanto, cuando intentas entrar a un mercado tan copado es mejor versionar algo que ha triunfado que intentar diferenciarte con un experimento con gaseosa y que acabe siendo algo infumable. Personalmente no lo veo mal. El precio a pagar, cargar con el sanbenito de ser un 'clón', algo que se olvida rápidamente cuando tienes una buena experiencia. ¿Es bonito? ¿Sí? Pues fin del debate.

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

El acabado vuelve a ser metálico. El tacto pulido es muy agradable, pero no se libra de capturar alguna mancha y huella que te obligará a pasar un trapito (o la manga de la sudadera, dependiendo el momento). Lo cierto es que el diseño se encuentra en un punto intermedio entre el X original y el X Pro. Tiene una pantalla de 13 pulgadas con marcos bastante reducidos, un grosor de 14,9 milímetros y un peso que ronda los 1,300 kg.

Se inspiran en el diseño del MacBook, sí. ¿Son bonitos? ¿Sí? Pues fin del debate

Un cuerpo que se asemeja -sobre todo al ponerlo en la báscula- al último MacBook Air. Sobre las curvas, debemos decir que los chinos logran una mejor medida en la parte más gruesa (1,57 cm en el caso de Apple frente a 1,49) pero se quedan muy lejos, debido al diseño cónico, del 0,45cm que mide la máquina de los de Cupertino en su zona del cierre. En resumen, aquí cabe la siguiente conclusión: hay equipos más ligeros, pero resulta muy manejable, incluso para llevar bajo el brazo.

Cuenta con dos puertos USB Tipo C (3.1) a cada lado. El de la izquierda, que está junto al conector 'jack' para auriculares, es el de carga. Es cierto que hay gente que echará de menos un USB tradicional, pero en la caja incluyen un 'dongle' para disfrutar de esta conexión, otro tipo C, un VGA y un HDMI.

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

La guinda hubiese sido un lector de tarjetas. Los altavoces están colocados en la parte inferior y, a pesar de lo que pueda parecer a priori, esa ubicación no les afecta. Se oye bastante claro y potente. Por último mencionar la ligera muesca del borde delantero para poder abrir el equipo.

Buenos motores

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

Habrá dos versiones en España, aunque se han anunciado cuatro esta mañana. Se diferenciarán solo en las tripas y en el color de la coraza. Tendremos un modelo de entrada, en un gris metalizado claro, con procesador i5 de octava generación y serie U (que ofrece un rendimiento bastante equilibrado). Llegará jalonado con 8GB de RAM y 256GB de almacenamiento interno. En el superior, de color gris oscuro, tendremos un i7 también de la serie U.

La RAM será igual y la memoria será el doble, 512GB. Que no permitan configurar la versión básica con algo más de memoria puede ser una pega para algunos suuarios. La gráfica, un clásico, una Intel UHD 620. Si quieres un portátil de 'gaming' o para editar vídeos con muchos recursos pesados en este aspecto se queda corto. Para todo lo demás, va sobrado. Aunque tiene ventiladores (un nuevo sistema propio) no los he notado. Muy bien este equipo a la hora de disipar el calor.

La batería tiene una capacidad 41,7 Wh. Es igual en ambas versiones. En la versión i5 hemos superado, teniendo el brillo y otros aspectos controlados, siempre las siete horas de uso. Es menor a lo que promete la marca (¡como en todos los casos) pero te da para apañarte en una jornada de trabajo normal sin problemas. Sorprende la carga. En apenas cincuenta minutos, utilizando el cargador oficial, ya tienes la mitad de la batería. La carga completa se demora un poco menos de dos horas.

Pantalla notable

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

La pantalla es prácticamente la misma que vimos en el CES de Las Vegas, con la salvedad de que la versión que llegará a España no será táctil. Personalmente, me parece una funcionalidad sacrificable. Hablamos de un panel IPS de 13 pulgadas, que llega con lo que ellos llaman "marcos súper reducidos". La verdad que no está nada mal (ocupa un 88% de la frontal) pero todavía se puede ganar algo más de terreno. No alcanza al X Pro, entre otras cosas, porque la cámara vuelve a su posición original y no se esconde bajo una tecla como en esa ocasión (lo que agradecerán los de prominente papada en sus videoconferencias). Cámara que llega, por cierto, con un megapíxel de resolución y calidad 720p. Más que de sobra para los Skype.

Sobre la calidad de la pantalla hablamos de una resolución de 2160x1440 píxeles de resolución y cuenta con el 100% de la escala de colores sRGB. Buenos ángulos así como buena temperatura de color, bien calibrada. El brillo alcanza hasta 350 nits. No es una cifra que apabulle, pero lo dicho, se desempeña bien en casi cualquier entorno. Quizás sufra en exteriores con mucha luz. La pantalla cuenta con un notable global. Podría mejorar cosas, pero la mayoría de personas se sentirán más que satisfechas con lo que les ofrece.

Solventa la deuda del 'trackpad'

Foto: Michael Mcloughlin.
Foto: Michael Mcloughlin.

El teclado y el trackpad. Son dos cosas a las que suelo prestar atención cuando analizo un ordenador. Me parece clave para sentirme agusto. Y antes de entrar en detalle tengo que decir que en este apartado es lo mejor que podemos encontrar con Windows, a excepción de la gama Surface.

Este equipo solventa una de sus principales deudas: la del trackpad. En el MateBook X, los laterales no tenían sensibilidad. Lo pulieron en parte en el X Pro. Aquí lo han mejorado, hasta el punto de que dan la sensación que están muy cerca de Apple, que es a día de hoy los que mejor respuesta y tacto ofrecen. Quizás se podría dar un último retoque con un acabado de cristal pulido que ofreciese una mejor sensación a la hora de seleccionar y arrastrar objetos o texto.

El teclado mejora mucho desde el MateBook X original. Sigue siendo de plástico pero la sensación es mucho más consistente, con buena respuesta y buena amortiguación, cosa clave para cuando quieres escribir rápido. Es un teclado espaciado, ocupa prácticamente todo el ancho lo que te permite apoyar las manos y redactar con holgura. Dos apuntes: en el F10 cuenta con un acceso directo al PC Manager, un centro de control que Huawei mete a sus ordenadores. En la parte superior está el sensor de huellas, que repite su fiabilidad máxima. Si prefieres, también puedes optar por el reconocimiento facial de Windows Hello.

Windows 10 con sorpresa

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

Si eres de los que despegas hasta la última pegatina cuando sacas ell ordenador de la caja, ten cuidado. Hay una muy especial. Se sitúa en la parte frontal y reza 'Huawei Share'. Es la que te permitirá conectar tu móvil Huawei con este portátil. Esa es la golosina que han metido en Wiindows 10. Te permite pasar, en cuestión de segundos, fotos desde el PC al móvil y viceversa.

Huawei Share es un nuevo puente entre móviles como el Mate o los P y este ordenador

Lo mismo con archivos y textos que escribas en uno u otro dispositivo. Es decir, puedes copiar un párrafo de una web en el ordenador y tenerlo en el móvil casi al instante. También te deja grabar desde tu smartphone la pantalla del PC cuando están conectados. Nosotros lo hemos probado con un P20 Pro y funciona, salvo algún tirón y desconexión esporádico, relativamente bien. Eso sí, es una funcionalidad que solo podrán utilizar los propietarios de un teléfono de la marca. El otro añadido que hacen es el mencionado PC Manager, que nos dejará de un vistazo controlar el rendimiento de la CPU y controlar si está funcionando todo correctamente.

¿Merece la pena?

Foto: M. Mcloughlin.
Foto: M. Mcloughlin.

Después de este análisis, solo cabe decir que este nuevo Matebook de Huawei es el mejor clon del MacBook Air que se ha visto hasta el día de hoy con Windows. Xiaomi lo intento, pero se quedó más lejos en aspectos clave como la pantalla o el 'trackpad'. Las dos mayores pegas que le pondrán algunos son las siguientes: por un lado, una batería, que aunque te puedes manejar durante toda la jornada de trabajo, podría dar algo más y por otro lado el brillo. Sin embargo, creo que en su segmento es una de las mejores opciones que puedes encontrar.

Precio y disponibilidad del MateBook 13.

MateBook 13 con Intel Core i5 + 8 GB RAM + 256 GB de espacio: 999 €.

MateBook 13 con Intel Core i7 + 8 GB RAM + 512 GB de espacio: 1.199 €.

Lo bueno, lo malo y la duda

Lo bueno: diseño, teclado y potencia. 

Lo malo: una memoria que se puede quedar corta para algunos usuarios en la versión básica. No tiene Thunderbolt 3, una pena.

La duda: la batería. Si durase un poco más te daría margen para pasar más de una jornada.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios