Maradó

Maradó

Se nos ha ido otro ídolo de barro. Solo quedamos hombres