Inglaterra encuentra su Mano de Dios 35 años después: el VAR ensombrece la Eurocopa
  1. Deportes
  2. Fútbol
El arbitraje benefició a los locales

Inglaterra encuentra su Mano de Dios 35 años después: el VAR ensombrece la Eurocopa

Más de tres décadas después del gol de Maradona, Inglaterra se planta en su primera final del torneo tras un error del colegiado. El domingo se enfrentará a Italia en Wembley

placeholder Foto: El árbitro consulta con el VAR el penalti que pitó a favor de Inglaterra. (EFE)
El árbitro consulta con el VAR el penalti que pitó a favor de Inglaterra. (EFE)

La actuación de los colegiados en esta Eurocopa estaba siendo espectacular. El partido entre Italia y España fue un claro ejemplo: apenas hubo interrupciones, aciertos del VAR, árbitros que no buscaban protagonismo... Sin embargo, todo cambió en el encuentro entre Inglaterra y Dinamarca. El árbitro señaló un penalti inexistente por caída de Sterling. El delantero inglés fue derribado en el área danesa. El choque, que fue leve, no llegó a ser determinante para desequilibrar al atacante. El mal uso del VAR, tan aplaudido hasta la fecha, ensombreció el torneo.

placeholder Sterling se va al suelo en la jugada del penalti. (Efe)
Sterling se va al suelo en la jugada del penalti. (Efe)

A pesar de ser una Eurocopa celebrada en múltiples sedes, las grandes federaciones europeas han disfrutado de una ventaja: jugar como local. España lo hizo en La Cartuja; Alemania en el Allianz Arena; Italia en el Olímpico; Holanda en el Johan Cruyff e Inglaterra lo ha hecho en Wembley: todos sus encuentros los ha jugado en casa, salvo el de cuartos. Fue frente a Ucrania (0-4) en el Olímpico de Roma. Un privilegio de enorme importancia.

El arbitraje de la semifinal no gustó a los aficionados neutrales -menos a los daneses- por detalles como el descuento de la segunda mitad. El añadido fue de seis minutos, pero el colegiado permitió que se jugara más de lo debido. En la última jugada hubo un saque lateral a favor de Inglaterra bastante peligroso para los daneses. La acción generó varios rechaces y el balón estuvo cerca de acabar dentro de la portería. Tampoco ayudó la presencia de un láser verde que molestó durante todo el partido a Kasper Schmeichel, portero danés, y especialmente en el decisivo penalti, y que está siendo investigado por la UEFA.

Inglaterra se ha vuelto a beneficiar de un arbitraje en Wembley. Ya ocurrió en 1966, cuando ganaron su único Mundial como anfitriones. Jugaron la final contra Alemania. Tras empatar a dos, fueron a la prórroga. Ahí Geoff Hurst, el único jugador en marcar tres goles en una final del mundo, anotó un tanto que no rebasó completamente la línea.

El recuerdo de Maradona

También han sufrido perjuicios arbitrales. Fue en 1986, en los cuartos de final del Mundial. Argentina e Inglaterra empataban a cero cuando llegó el minuto 50. Todavía estaba fresca la Guerra de las Malvinas. Valdano no devolvió bien la pelota a Maradona y era un balón manso para Shilton… hasta que apareció Diego. Saltó junto al portero y, sorprendentemente, ganó el duelo. No podía ser. ¿Un tipo de 1’65 cabeceando por encima de un cancerbero de 1’83? Ya saben: no fue su mano, fue La Mano de Dios.

La final de la Eurocopa era el objetivo real de Inglaterra. Southgate ha criado a una camada que ya dejó muestras de su talento en el Mundial. Los ingleses regresaron a una semifinal 28 años después: la última fue en Italia 90. Ser candidatos al torneo era un desenlace normal al crecimiento de estos jóvenes jugadores.

placeholder Imagen de La Mano de Dios.
Imagen de La Mano de Dios.

El mejor tridente del torneo

Los ingleses han disfrutado en su equipo de la mejor delantera del torneo: Kane, Sterling y Saka. El capitán se desenvuelve bien como goleador y como asistente: ha sido el que más ha repartido esta temporada en la Premier. Aunque no dio la talla en la fase de grupos, se ha visto su mejor versión en las eliminatorias. No sólo cuenta con buenos escuderos en el campo, también en el banquillo: Sancho, Foden y Rashford. Serían titulares en otra selección y cualquier equipo soñaría con tenerlos… No es el caso en Inglaterra.

El único desliz de los ingleses fue en la fase de grupos frente a los escoceses (0-0). En Escocia hay un grupo de aficionados, ‘Tartan Army’, que tienen a Maradona entre sus ídolos. Al igual que cuando Argentina visitó Escocia en 2008, con Diego como seleccionador, llevaron caretas suyas y entonaron sus cánticos en el estadio. La Mano de Dios salió a escena de nuevo.

placeholder Aficionados escoceses portando una careta de Maradona. (Reuters)
Aficionados escoceses portando una careta de Maradona. (Reuters)

El equipo inglés ha alcanzado la final a pesar del conservadurismo de su técnico. Es cierto que han demostrado una brillantez asombrosa en defensa. Sin embargo, están muy coartados en ataque. Con semejante delantera, parte de la afición se pregunta si los atacantes no deberían jugar más libres para repetir una goleada como la que consiguieron frente a Ucrania.

Inglaterra regresa a una final 55 años después. La única que han disputado en un gran torneo fue la del Mundial de 1966. En la Eurocopa, el equipo que Southgate integró en 1996 fue el pionero en pasar una eliminatoria: llegaron a semifinales tras clasificarse frente a España en penaltis. Ahora han ganado tres cruces. Tras el fracaso de Roy Hogdson en 2016, todo ha mejorado. Sólo queda inaugurar el casillero de la Eurocopa, el torneo que les falta en sus vitrinas y el que le queda por ver a la reina.

Eurocopa Inglaterra Diego Armando Maradona