Objetivos de desarrollo sostenible

¿Café y zapatillas reciclables? La química que hará el mundo más sostenible

Estas son algunas de las ideas más creativas de las compañías que juegan un papel esencial en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, formulados por la ONU

Foto: La iniciativa Futurecraft.Loop, desarrollada entre Adidas y BASF, permite reciclar calzado usado para reconvertirlo en nuevo. (Reuters)
La iniciativa Futurecraft.Loop, desarrollada entre Adidas y BASF, permite reciclar calzado usado para reconvertirlo en nuevo. (Reuters)

El 25 de septiembre es una fecha especial para el planeta. Tal día como hoy, hace cinco años, la ONU hizo públicos los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Una iniciativa basada en 17 puntos y pensada para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad de todos. Cada uno de esos objetivos tiene unas metas específicas que se pueden consultar en este enlace, y que deben alcanzarse en 2030. Pero, para lograrlo, todo el mundo tiene que poner de su parte: gobiernos, empresas y sociedad en general. ¿Qué puede hacer el sector privado al respecto?

España está volcada en el cumplimiento de los ODS, al ser el país que ostenta la mayor cantidad de empresas (1.534) adheridas. Las iniciativas abarcan todo tipo de sectores, desde la construcción de viviendas respetuosas con el medio ambiente con una huella energética casi nula, hasta plataformas para financiar a pequeños agricultores en países en vías de desarrollo. A la diversidad de ideas se ha unido BASF, que ha incluido estos objetivos en su plan estratégico con dos interesantes propuestas.

La primera es el reciclaje de las cápsulas compostables de café, una solución que ya se encuentra en el mercado y que permite producir compost. Este reciclaje se logra a partir de un material llamado 'ecovio', un polímero biodegradable que convierte la cápsula en abono en unas 12 o 14 semanas.

Una vez utilizadas y recicladas, las cápsulas compostables se convierten en abono.
Una vez utilizadas y recicladas, las cápsulas compostables se convierten en abono.

El resultado final es un producto que ahonda en la economía circular, ya que, una vez utilizado, tiene una segunda vida. "Evitamos de esta forma la generación de un residuo difícil de gestionar y propiciamos el ahorro de recursos, tiempo y esfuerzos", explica a El Confidencial Jordi Simón, responsable de ventas del negocio de 'ecovio' de BASF.

Adidas y BASF se unen para reciclar calzado

Otro producto tan cotidiano, como pueden ser unas zapatillas, también puede formar parte de la cadena de valor de la economía circular. La iniciativa Futurecraft.Loop, desarrollada entre Adidas y BASF, permite reciclar calzado usado para reconvertirlo en nuevas piezas que, además, son respetuosas con el medio ambiente.

Para llegar a este punto es necesario lavar y trocear las zapatillas viejas de manera que se convierten en unas bolitas reciclables. Este material se funde para convertirse en poliuretano termoplástico, el mismo que se utiliza en impresoras 3D o en palas de pádel, y que se trata de un componente versátil que se puede hilar, tejer y moldear hasta dar con la forma deseada. En este punto, se funde con la suela en un proceso que no utiliza pegamento ni genera residuo alguno.

La primera zapatilla reciclable pensada para impulsar el deporte sostenible debería llegar a las tiendas durante la temporada primavera-verano de 2021.

La iniciativa Futurecraft.Loop, desarrollada entre Adidas y Basf, permite reciclar calzado usado para reconvertirlo en nuevo. (EFE)
La iniciativa Futurecraft.Loop, desarrollada entre Adidas y Basf, permite reciclar calzado usado para reconvertirlo en nuevo. (EFE)

Pero no todo es tecnología en la estrategia de la firma. La colaboración con LaLiga Genuine, ilustrada en el patrocinio al Nàstic de Tarragona, pone el acento en el impacto social que pueden tener las empresas para promover la normalización de la práctica futbolística entre el colectivo de personas con discapacidad intelectual.

"Es el momento de los grandes liderazgos, de construir el relato que el planeta y la sociedad necesitan ahora mismo: cambio de paradigma económico, sustitución del beneficio del accionista por el beneficio a la sociedad y al planeta, circularidad en lugar de crecimiento lineal, la sostenibilidad como faro guía de todas nuestras actividades personales, sociales, empresariales y de gobierno, final de nuestra dependencia de los combustibles fósiles...", argumenta Carles Navarro, director general de BASF.

Para ello, y para cumplir con los objetivos de desarrollo sostenible, es necesario que todos los actores pongan de su parte. Gobiernos, empresas y sociedad civil deben remar en una misma dirección para que, dentro de diez años, podamos felicitarnos por un trabajo bien hecho. ¿Quién podría decirle que no a hacer del mundo un lugar mejor?

Sociedad
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios