El elefante blanco de la gestión británica del coronavirus: el "Ifema de Londres", vacío
  1. Mundo
  2. Europa
Un hospital fantasma por falta de enfermeros

El elefante blanco de la gestión británica del coronavirus: el "Ifema de Londres", vacío

Con ayuda del Ejército, en cuestión de nueve días, se construyó una unidad de urgencias con capacidad para 4.000 camas. Apenas tiene algo más de una veintena de pacientes

Foto: El Hospital de campaña construido en el centro Excel de Londres. (Reuters)
El Hospital de campaña construido en el centro Excel de Londres. (Reuters)

"Sin ninguna duda es una proeza en todos los sentidos, desde la rapidez de su construcción al talento de los que lo crearon", aseguraba el príncipe Carlos el pasado 3 de abril al inaugurar, por videoconferencia, el hospital Nightingale, en el centro de convecciones de ExCeL, al sureste de Londres. Tras una reacción tardía al imponer el confinamiento, el Gobierno británico empezó a temer que el Reino Unido pudiera convertirse en el nuevo Italia. Con ayuda del Ejército, en cuestión de nueve días, se construyó una unidad de urgencias con capacidad para 4.000 camas (el equivalente a diez hospitales convencionales).

Sin embargo, el "Ifema londinense" se ha convertido en un hospital fantasma, un auténtico “elefante blanco”. Apenas ha tratado hasta la fecha a 41 personas. Siete de ellas fueron dadas de alta, cuatro fallecieron y el resto seguían este lunes ingresados. No es que la pandemia se haya erradicado. Nada más lejos de la realidad. El problema es que no hay personal sanitario suficiente para atender a los pacientes más graves por covid-19.

Foto: El primer ministro Boris Johnson, tras salir del hospital donde estaba ingresado. (Reuters)

Según documentos oficiales del NHS (Sistema Nacional de Salud) a los que ha tenido acceso The Guardian, desde su apertura oficial el 7 de abril, el celebrado hospital de campaña no ha podido admitir al menos 50 personas que se debatían “entre la vida y la muerte”. Treinta de ellas habían tenido que ser ya intubadas en otros hospitales y se encontraban con respirador.

A pesar de que sí cuentan con un gran número de doctores, el gran dilema es que no hay enfermeros suficientes especializados en cuidados intensivos. Por lo tanto, los hospitales de la capital británica -donde se registran el 20% del total de los casos del país- no tienen ahora ninguna solución para aliviar la capacidad de sus UCI.

Se cancelan los traslados

El Northwick Park, al noreste de la ciudad, se ha visto obligado a declarar “incidente crítico” y cerrar temporalmente sus puertas a nuevas admisiones porque ya no da más abasto. El Royal Free, en el popular barrio de Camden, también ha tenido que abandonar sus planes para transferir a unos 15 pacientes a Nightingale, así como el St. Mary’s, el Royal London y el North Middlesex. Todos los traslados han sido cancelados.

En respuesta a la noticia, Nicki Credland, presidenta de la Asociación Británica de Enfermeros de Cuidados Críticos, aseguraba en Twitter: “Como he dicho en numerosas ocasiones, no importa cuánto dinero destines, no se puede formar de la noche a la mañana a un ejército de enfermeros de la UCI totalmente capacitados”.

Foto: Tania, Miguel y Marina, tres españoles que trabajan en hospitales de Reino Unido.

En un comunicado, un portavoz de NHS London señala que "lo más importante es que, gracias a la atención y experiencia de los sanitarios, los pacientes en Nightingale están siendo tratados y se les está salvando la vida". "Sigue habiendo capacidad disponible en la red de cuidados críticos en la capital para cuidar a todos los pacientes con coronavirus y otras personas que necesitan nuestra atención, y si bien es increíblemente tranquilizador para el personal y los pacientes tener capacidad de respaldo en Nightingale para aliviar la presión sobre los departamentos de la UCI donde sea necesario, los enfermos pueden ser transferidos a otros hospitales de la ciudad si están en mejores condiciones para recibirlos en ese momento", añade el texto.

El Ministerio de Sanidad niega que exista algún problema y ante las advertencias de que alrededor de 60.000 pacientes con cáncer podrían morir por falta de tratamiento o diagnóstico, el titular de la cartera, Matt Hancock, afirmaba esta semana que ahora el Reino Unido ha llegado ya al pico de la pandemia, el NHS podrá retomar “dentro de muy poco tiempo” su actividad para otros enfermos.

Oscurantismo en la gestión

Con todo, la revista especializada “Nursing Times” se hace eco de las “preocupaciones” que existen entre algunos miembros influyentes de la profesión sobre la falta de transparencia ante cómo se está operando en el polémico hospital de campaña. En este sentido, Stuart Tuckwood, del sindicato Unison para enfermeros, pide al Gobierno que facilite todos los detalles. “Queremos que cumpla con sus compromisos de involucrar a los sindicatos en las discusiones sobre el despliegue y las prácticas de trabajo seguro para el personal en este centro”, matiza.

¿Se está contando toda la verdad? "Es un elefante blanco", explica desde el anonimato a The Guardian un funcionario del NHS. “Cuando se concibió hace un mes, nos enfrentamos a la posibilidad de que los hospitales y morgues en Londres se vieran desbordados. Pensamos que llegaríamos a estar como Italia. Pero la duplicación esperada cada tres días en el número de pacientes que necesitan ser admitidos en la UCI no sucedió. Los hospitales de Londres duplicaron, triplicaron y, en algunos casos, cuadruplicaron la capacidad de sus unidades de cuidados intensivos, pero todavía tienen camas disponibles por lo que el Nightingale no ha sido necesario”.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

El Reino Unido ya habría llegado al pico de la pandemia. No obstante, se registra aún una media de 700 fallecidos por día. Este jueves, el número de muertos en hospitales estaba cerca de los 19.000. Aunque, según la Oficina Nacional de Estadística (ONS, en inglés), las cifras totales (contabilizando domicilios y residencias de mayores) hasta el 10 de abril, podrían ser un 41% mayor de los datos que maneja el Gobierno.

Muchos se preguntan por qué entonces este centro continúa abierto. “Con miles de camas vacías, ha habido una creciente preocupación entre los gerentes de los hospitales de Londres, ya que el Nightingale está quitando recursos vitales a otros hospitales vecinos”, advierte Daily Mail.

Pero las autoridades no están dispuestas a desmantelarlo porque quieren estar preparados ante un segundo pico de la pandemia. Aunque la situación actual está estabilizada con menos de los 1.000 muertos por día, los expertos vaticinan una segunda antes de que finalice el año que podría ser mucho más mortífera si, tras el confinamiento, no se controla a la población mediante rastreo de contactos u otro tipo de medidas de aislamiento.

En este sentido, un portavoz de Downing Street explica que se están construyendo más hospitales de campaña en otros puntos del país. Continúan adelante los planes para centros de este tipo en Glasgow, Manchester, Leeds, Birmingham, Bristol, Cardiff y Belfast, aunque con una capacidad considerablemente menor al "Ifema londiense".

Coronavirus Hospitales
El redactor recomienda