POR UNA CAÍDA POR ACCIDENTE

Muere tras caer sobre una pajita de metal que le perforó el ojo y le alcanzó el cerebro

Ahora un médico lidera una campaña para avisar de los riesgos de este tipo de accesorios que cada vez ganan más protagonismo

Foto: Las pajitas de acero inoxidable pueden provocar graves lesiones (Foto: iStock)
Las pajitas de acero inoxidable pueden provocar graves lesiones (Foto: iStock)

Las últimas medidas implantadas por los países de medio mundo en pro del medio ambiente provocarán, a corto plazo, la desaparición de los objetos de plástico de un solo uso como bolsas, cubiertos o pajitas. Eso significa que hay otros materiales que están intentando ocupar ese espacio con nuevas fórmulas, por lo que cada vez es más sencillo encontrar pajitas de papel… o de metal.

Una de estas últimas es la que utilizaba habitualmente Elena Struthers-Gardner, una mujer británica de 60 años. Elena sufrió un accidente en noviembre de 2018 cuando estaba bebiendo de una jarra que llevaba incorporada una de esas pajitas de metal: se cayó sobre la jarra y se clavó la pajita, con tan mala fortuna que le atravesó el ojo y se le introdujo en el cerebro.

Elena había sufrido un accidente de equitación en su juventud y eso le provocó problemas de movilidad a lo largo de su vida. De hecho, era propensa a sufrir desmayos y caídas de manera más o menos habitual y su propia esposa, Mandy, no la escuchó cuando se cayó: “Fui a la puerta de la cocina y pude ver a Lena tendida en la puerta, entre el estudio y la cocina”.

Un accesorio letal

En declaraciones a The Independent, Mandy explica que su mujer "estaba haciendo sonidos poco habituales como de gorgoteo. Su vaso de cristal estaba en el suelo aún intacto y la pajita permanecía en el frasco. Noté que la tenía fijada a la cabeza. Llamé a emergencias y pedí una ambulancia". Los médicos del Hospital General de Southampton, en el sur de Inglaterra, no pudieron hacer nada por salvar la vida de Elena, que murió al día siguiente debido a las importantes lesiones cerebrales sufridas en el accidente.

Brendan Allen, forense del caso, confirmó que la muerte había sido accidental, pero desde entonces se dedica a advertir sobre los peligros que pueden aparecer por el uso de pajitas de metal: “Si alguien cae sobre una y tiene la mala suerte de que apunta en la dirección incorrecta, pueden producirse lesiones graves”.

Elena murió al día siguiente debido a las importantes lesiones cerebrales sufridas en el accidente

Ese fue el caso de Elena Struthers-Gardner: la mala suerte quiso que cayera sobre la pajita de metal que estaba usando para beber, con consecuencias fatales. Para evitar accidentes como éste, el forense Allen da un importante consejo: “Estas pajitas de metal no deben usarse con ninguna tapa que las mantenga en su lugar. Parece que el principal problema aquí es que si la tapa no hubiera estado en su lugar, la pajita se habría movido".

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios