Nueva propuesta de bruselas

¿Es el fin de las pajitas, los bastoncillos y los cubiertos de plástico?

"Vamos a prohibir algunos de esos artículos y los sustituiremos por alternativas más limpias, de manera que los consumidores puedan seguir usando sus productos favoritos", afirmó Timmermans

Foto: La UE anuncia una propuesta para reducir el consumo de plástico. (EFE)
La UE anuncia una propuesta para reducir el consumo de plástico. (EFE)

Un caballito de mar, agarrando con la cola un bastoncillo de las orejas. La imagen se ha convertido en una metáfora del peligro de los plásticos de un solo uso. "Estamos arriesgándonos a ahogar nuestros océanos", avisó el vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans. El riesgo no es menor: los plásticos no solo contaminan, sino que incluso penetran en nuestros cuerpos, en forma de microplásticos.

¿Qué hacer? Bruselas lo tiene claro: hacen falta medidas contundentes. En concreto, prohibir las pajitas, los bastoncillos de las orejas y los cubiertos hechos de plástico. En total, la Comisión Europea presentó medidas para vetar o reducir los 10 productos de plástico de usar y tirar que juntos suman un 70% de la basura que se encuentra con más frecuencia en las playas y mares de Europa.

"Vamos a prohibir algunos de esos artículos y los sustituiremos por alternativas más limpias, de manera que los consumidores puedan seguir usando sus productos favoritos", afirmó Timmermans. No podrán comercializarse aquellos que tengan una "alternativa fácilmente disponible y asequible". En concreto, bastoncillos de algodón, los cubiertos, los platos, las pajitas, los agitadores de bebidas y los palitos de los globos de plástico.

Tampoco se libran las bebidas. Aquellas que vengan en recipientes de un solo uso, solo podrán ser de plástico si las tapas o tapones permanecen unidos a ellos. Los cambios para las empresas no se limitan a esto. Además, los productores tendrán que contribuir con los costes de la gestión y de la limpieza de residuos. Y, también, poner en marcha campañas de sensibilización sobre el impacto medioambiental que tienen los envases, envoltorios, las toallas húmedas, los globos o las bolsas de plástico ligeras.

Los países tampoco podrán quedarse de brazos cruzados. Bruselas plantea objetivos de reducción de consumo de estos productos plásticos de un solo uso, así como aumentar los objetivos de recogida de las botellas de bebidas. De aquí a 2025, la Comisión quiere que nueve de cada 10 botellas de plástico sean recogidas de vuelta. No hace falta inventar la rueda para ello: las nuevas normas plantean revivir los sistemas de consigna que estaban tan en boga hace unas décadas.

Bruselas, consciente del parón legislativo que causan cada cinco años las elecciones europeas, pidió al Parlamento Europeo y al Consejo —que representa a los países— que den prioridad a estas nuevas normas, que no podrán ser aplicadas hasta que reciban el visto bueno de ambas instituciones.

La Comisión recuerda que, en su día, ya resultaron polémicas las normas para prohibir el uso de bolsas de plástico que finalmente han dado tan buen resultado. Y, en palabras del eurodiputado de Equo, Florent Marcellesi: "Sin un cambio de política, en 2050 habrá más plástico en los océanos que peces".

Ciencia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios