ENTREVISTA CON LA COMISARIA DE JUSTICIA

Jourová sobre el juicio del 'procés' en España: "Nada pone en duda su independencia"

Ha tenido mucho trabajo sobre la mesa y ahora se prepara de cara a los últimos meses de mandato, que suelen ser más relajados, ya que el Parlamento Europeo va a elecciones dentro de un mes

Foto: Vera Jourová, comisria de Justicia. (Reuters)
Vera Jourová, comisria de Justicia. (Reuters)

Vera Jourová (1964, Chequia) lleva siendo comisaria de Justicia desde noviembre de 2014. Ha tenido mucho trabajo sobre la mesa y ahora se prepara de cara a los últimos meses de mandato, que suelen ser más relajados, ya que el Parlamento Europeo va a elecciones dentro de un mes y la actividad real no volverá ya hasta el verano.

Pero su trabajo no ha terminado. La checa probablemente será todavía comisaria de Justicia cuando tras el verano se haga pública la sentencia del juicio a los líderes del ‘procés’, y como durante los días más candentes del 2017, muchos ojos se volverán a poner sobre la Comisión Europea, y en concreto sobre ella, como encargada del ramo.

Jourová se muestra tranquila. “Nuestra posición es que respetamos las decisiones de la justicia nacional”, explica en una entrevista con El Confidencial. “No sé qué sentencia será, pero de nuevo seremos muy cautelosos, porque esto es un asunto interno del país”, señala la checa.

Vera Jourová. (EFE)
Vera Jourová. (EFE)

La única forma de europeízar la sentencia sería, señala, si “viéramos que hay una falta de independencia e imparcialidad” en la justicia nacional, “como ha sido el caso de Polonia”, cuya reforma judicial ha acabado llegando hasta el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

¿Pero hay alguna comparación entre España y Polonia en este caso? “No vemos ninguna reforma del sistema judicial español que ponga en duda su independencia”, corta la comisaria de Justicia.

La última vez que Jourová estuvo en el ojo del huracán del ‘procés’ no fue precisamente por las denuncias de independentistas hacia la supuesta falta de imparcialidad de la justicia española, sino que fue por parte de políticos anti-independentistas: cuando la euroorden contra Carles Puigdemont, expresidente de la Generalitat, fracasó. Entonces la checa también zanjó el asunto: la euroorden era un “caso de éxito” para la UE.

De Barcelona a Silicon Valley

El ‘procés’ persiguió a Jourová hasta el mismísimo Silicon Valley. Durante los días más tensos del proceso independentista la comisaria de Justicia se encontraba en California, visitando a los gigantes digitales con los que mantiene un pulso de vuelta en su oficina en Bruselas. Se cruzaron los caminos de sus dos principales preocupaciones.

Jourová visitaba Estados Unidos en su esfuerzo por conseguir que las plataformas digitales luchen contra los contenidos extremistas y contra las noticias falsas, dos de sus prioridades. “Tienen que hacerlo, pero sin tocar nuestro debate político, eso depende de nosotros”, explica la comisaria.

Bandera independentista catalana ante la Comisión Europea. (Reuters)
Bandera independentista catalana ante la Comisión Europea. (Reuters)

“Estaba allí cuando ocurrió el referédum, y las compañías americanas me preguntaban: ‘¿dónde está Cataluña? No sabemos nada de eso. ¿Qué tenemos que ver con eso? Estamos inundados de peticiones para suspender webs y discusiones en redes sociales’”, explica Jourová a este periódico.

La comisaria asegura que los gigantes digitales recibían peticiones por ambos lados de las trincheras digitales pidiendo que se suspendieran cuentas y webs. Desde el punto de vista de Jourová, esas decisiones no deben quedar al criterio de las multinacionales que no tienen ningún conocimiento sobre la situación interna de un país.

“Fue raro, porque quería discutir de otras cosas y de repente tuve que explicar la situación en España. No me lo esperaba. Pero ahí me di cuenta del impacto y de las consecuencias sobre la democracia si no creamos algunas normas” sobre cómo regular el mundo digital, señala la checa.

Mundo digital

Si bien el tema catalán ha afectado a la agenda de la comisaria, ni mucho menos ha sido lo que más tiempo le ha ocupado. En su despacho situado en la sexta planta de uno de los edificios del Parlamento Europeo de Estrasburgo, donde se celebra la sesión plenaria de la Eurocámara, Jourová hace memoria.

“Nuestro trabajo es elevar la ley ante el mundo digital, para evitar que se convierta en una jungla”, explica la comisaria, que sin embargo, cinco años después trabajando sobre ello, no puede comprender las posturas que defienden determinados sectores: “No entiendo por qué tanta gente cree que internet debe ser un lugar sin ley”.

La comisaria de Justicia durante una de sus ruedas de prensa. (EFE)
La comisaria de Justicia durante una de sus ruedas de prensa. (EFE)

La checa ha trabajado mano a mano con Margrethe Vestager, comisaria de Competencia, que ha impuesto multas récord sobre los gigantes tecnológicos. “No es solo la tecnología la que va por delante de nosotros (de las leyes), también es el gran capital el que nos lleva la delantera, y el gran capital no debería ser tan grande que pueda comprar a todo el mundo”, explica.

Por eso Jourová está contenta con la ley de protección de datos europea, porque, asegura, ajusta cuentas entre los consumidores y las empresas. “Las compañías tecnológicas americanas hacen muchísimo dinero en Europa, y deben mucho a los europeos”, por lo que es casi una obligación que garanticen que "la gente recibe algo de vuelta": en concreto el "control sobre su privacidad". Además la comisaria advierte a los gigantes digitales: si la gente pierde la confianza en ellos su modelo de negocio saltará por los aires.

Retos futuros

La comisaria también está preocupada de cara a las elecciones europeas, y lleva meses trabajando para evitar que se reproduzcan escándalos como el de Cambridge Analytica, o como ella lo denomina: "Hackear cerebros”. “No legislamos sobre esto, pero recomendamos a los Estados miembros que revisen sus normas de marketing político”, asegura.

“La desinformación y las noticias falsas no son contenido ilegal, la mentira siempre ha estado aquí, pero es dañino. No podemos ser pasivos”, explica, a la vez que recuerda los resultados que sobre otras elecciones ha tenido la exposición a las ‘fakes news’.

Jourová también ve una transformación social profunda en internet, y pide que las familias y los colegios sigan jugando el rol central en la educación de los más jóvenes. “Facebook no puede ser el padre y Google la madre. Tenemos que darnos cuenta de que tenemos mucho trabajo que hacer en el mundo real”, asegura.

A la vez, la comisaria cree que los tiempos que están por venir no serán sencillos: la transformación digital no ha hecho más que comenzar y será una revolución que continuará durante muchos años. “El mundo es un lugar complejo, estamos en una especie de transición. Estos cambios rápidos contribuyen a la ansiedad de la gente, que tras una crisis económica, de repente, encima de todo, hay cambios tecnológicos que hacen que la gente no esté segura de qué vendrá después”, explica la comisaria. “Creo que en España esta sensación de ansiedad ha sido muy fuerte”, añade.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios