Arrimadas en Waterloo: "Venimos a hacer lo que el Gobierno de España no hace"
  1. Mundo
  2. Europa
en una comparecencia frente a la casa de la república

Arrimadas en Waterloo: "Venimos a hacer lo que el Gobierno de España no hace"

El 'expresident' dejó claro que él no saldría a recibirla pero lo que sí hizo fue abrir la puerta cuando ella atendía a la prensa “por si Arrimadas quiere entrar”, sostuvo. "No hablo con golpistas", dijo ella

Foto: Inés Arrimadas en Waterloo. Foto: Imane Rachidi
Inés Arrimadas en Waterloo. Foto: Imane Rachidi

Carles Puigdemont le abrió la puerta, literalmente, de su mansión en Waterloo, pero Inés Arrimadas no entró, ni llegó con la intención de entrar. “No hablo con golpistas”, dijo primero, y después explicó: “No vamos a aceptar que el Gobierno de España trate a un fugado de la Justicia como si fuera un interlocutor de un Estado diferente a España. El Gobierno de España ha tratado a Torra, y por tanto a Puigdemont, como si fueran los jefes de Estado de un país independiente”. La número 1 de Ciudadanos en Barcelona ha dado así, a lo grande y desde las afueras de Bruselas, el pistoletazo de salida de su campaña para el 28 de abril, después de anunciar el sábado su salto a la política nacional.

“La voz de los catalanes constitucionalistas tiene que salir a través de nosotros porque el Gobierno de España nos tiene absolutamente olvidados. Ciudadanos hace lo que el Gobierno de España no hace, que es tratar a este señor como un fugado de la Justicia”. Arrimadas ha dicho estas palabras desde Waterloo porque, advierte, “no hay ni un solo rincón de Europa donde el separatismo” le diga que no puede ir, advirtió. A sus espaldas: la casa del 'expresident', con la bandera catalana ondeando junto a la de la UE, y varios carteles pidiendo "libertad para los presos políticos".

placeholder Arrimadas frente a la 'Casa de la República'. Foto: I. R.
Arrimadas frente a la 'Casa de la República'. Foto: I. R.

Ha llegado a eso de las 11.30 de la mañana a las puertas de la residencia de Puigdemont, la también bautizada como "la sede de la República", para reivindicar precisamente que “la república no existe”. Ha sido un acto que apenas ha durado 15 minutos en total. El primer gesto fue hacerse la foto. Respaldada por una veintena de personas que han llegado con ella hasta Waterloo, Arrimadas y los suyos posaron en la explanada frente a la mansión portando un cartel de varios metros en el que se podía leer “La República no existe”. En la camiseta, tenían pegado un corazón divido en tres partes, cada una con una bandera: la catalana, la española y la europea.

“Queremos decirle al separatismo que deje de abrir chiringuitos como este y abra el Parlament de Cataluña”, advirtió ante la prensa. Cuando Arrimadas anunció el sábado sus planes de viajar a Bélgica, Puigdemont la invitó a entrar a su casa y le mostró su “disposición a recibirla con toda corrección y todo respeto y, además, con mucho interés”. Sin embargo, especificó que “si lo que quiere es un show mediático como intentó hacer en mi pueblo natal… esto es otra cosa”, afirmó.

placeholder La puerta abierta de la casa en Waterloo. (I.R.)
La puerta abierta de la casa en Waterloo. (I.R.)

El 'expresident' dejó claro que él no saldría a recibirla pero lo que sí hizo fue abrir la puerta cuando ella atendía a la prensa “por si Arrimadas quiere entrar”, según confirmó Josep María Matamala, el 'amic intim' (amigo íntimo) de Puigdemont y compañero de piso (o mansión), del 'expresident', que rondaba por la zona mientras Arrimadas atendía a la prensa. “Nosotros no hablamos con los fugados de la Justicia. Con quien tienen que hacerlo (estos), es con los jueces”, respondió ella desde Waterloo tras ver la puerta abierta.

“Si este señor tuviera un mínimo de dignidad estaría hoy dando la cara en España ante los tribunales por todas las fechorías que ha hecho, los asaltos a la ley cometidos y sobre todo por romper la convivencia en Cataluña”, añadió. La líder de Cs en Cataluña utilizó un par de altavoces que permitían que Puigdemont escuchara sus palabras, oculto detrás de una cortina, desde donde se le pudo ver. “El separatismo abre embajadas y chiringuitos con el dinero de todos los catalanes”, agregó Arrimadas. Consideró “una falacia” la autodenominación de la residencia del expresidente como “la sede de la República” y lamentó que se esté utilizando “dinero público” para que los separatistas “tengan una vidorra” por Europa.

Arrimadas en Waterloo: "Nosotros no hablamos con fugados de la justicia".

Sobre su salto a la política nacional, Arrimadas subrayó que sigue siendo “la líder de la oposición en Cataluña” y explicó que “hay que saber distinguir entre querer ir al Gobierno de España para solucionar el problema de Cataluña y salir de Cataluña”. Según ella, la libertad, la democracia y la convivencia entre los catalanes “solo va a volver si Ciudadanos gobierna” España. “Esta semana teníamos pleno en el Parlamento y lo cerraron porque el Gobierno de la Generalitat se sumó a un paro ideológico, violento, convocado por un sindicato que está dirigido por un terrorista condenado. Es una amenaza constante”, concluyó, para marchar al terminar su acto en Waterloo hacia el centro de Bruselas, donde tiene previsto reunirse con otros dirigentes de Ciudadanos.

Carles Puigdemont Inés Arrimadas Ciudadanos
El redactor recomienda