según marco rubio, promotor de la estrategia

Las cuentas del Estado venezolano en EEUU quedan en manos de Guaidó

EEUU traspasa el control de varias cuentas del Estado venezolano bajo jurisdicción de Washington a Guaidó. Trump mantiene su estrategia de trasladar los activos al "presidente legítimo"

Foto: El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y autoproclamado presidente interino del país, Juan Guaidó. (EFE)
El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y autoproclamado presidente interino del país, Juan Guaidó. (EFE)

EEUU ha traspasado el control de varias cuentas del Estado venezolano bajo jurisdicción de Washington al líder de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, al que la Administración Trump reconoce como presidente legítimo del país. Según ha anunciado en Twitter el senador Marco Rubio —artífice de la actual estrategia de la Casa Blanca hacia Venezuela—, EEUU "ha dado el control de cuentas bancarias del Gobierno venezolano y el Banco Central Venezolano al Gobierno legítimo del presidente interino".

Rubio enlazó su mensaje a una columna publicada en el diario 'The Wall Street Journal' cuyo autor afirma que "el viernes, EEUU dio al señor Guaidó el control de cuentas del Gobierno venezolano en el Banco de la Reserva Federal de Nueva York y otros bancos asegurados por Estados Unidos". Aunque la Casa Blanca ya sopesaba la medida, por el momento no ha confirmado el anuncio de Rubio, quien se reunió con Trump un día antes de que Juan Guaidó anunciara que asumía las competencias del Ejecutivo. Minutos después de su proclamación, Washington le reconoció como presidente legítimo del país.

No está claro si la medida afecta a todas las cuentas del Estado venezolano en EEUU, algunas de las cuales están sujetas a sanciones económicas de Washington. Rubio ha adelantado que en los próximos días la Administración Trump anunciará más detalles sobre el futuro de las transacciones petroleras entre Estados Unidos y Venezuela.

En declaraciones a la cadena Univisión, ha asegurado que "casi el 75% del efectivo que recibe PDVSA [la petrolera estatal venezolana] (...) viene a través del crudo que le mandan a refinerías de los EEUU (...) Lo que es lógico es que se siga comprando pero que el dinero que se debe se ponga a disposición del Gobierno legítimo" de Guaidó, quien ha convocado nuevas manifestaciones contra Maduro que coincidirán con el límite del ultimátum de España, Francia y Alemania para que el chavismo convoque elecciones.

Estados Unidos intenta desde hace días 'trasladar' los activos de Venezuela hacia Guaidó para reforzar las posibilidades de que se haga con el control efectivo del poder. Se trata de un nuevo movimiento de presión de Washington, que el viernes nombró a un republicano de línea dura, Elliott Abrams, encargado de la política exterior estadounidense hacia Venezuela. El hombre, que ha ocupado altos cargos en la Casa Blanca y en el Departamento de Estado durante todos los gobiernos republicanos desde Ronald Reagan, es un promotor del intervencionismo en Latinoamérica y desempeñó un papel clave en el caso Irán-Contras.

Este domingo, Bolton amenazó a Caracas con una "respuesta significativa" si se produce algún tipo de violencia contra Guaidó, la Asamblea Nacional venezolana o el personal diplomático estadounidense, que sigue destacado en el país a pesar de que Maduro rompió relaciones. EEUU recuerda además que "el apoyo y control de Cuba sobre las fuerzas de seguridad y paramilitares de Maduro son bien conocidas", una clara referencia a la falta de un pronunciamiento del Ejército venezolano tras la autoproclamación de Guaidó como presidente encargado.

Fotografía cedida por Miraflores que muestra a Maduro mientras encabeza unas maniobras militares, en Caracas. (EFE)
Fotografía cedida por Miraflores que muestra a Maduro mientras encabeza unas maniobras militares, en Caracas. (EFE)

Bloqueo al oro venezolano

El supuesto traspado de las cuentas sale a la luz tras conocerse que EEUU impidió que el Gobierno de Nicolás Maduro retirase 1.200 millones de dólares en oro del Banco de Inglaterra. La negativa de la entidad a la petición formulada por funcionarios venezolanos llegó después de que el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, y el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, presionaran al Gobierno británico para bloquear los activos de Venezuela en el exterior, según fuentes citadas por Bloomberg.

Estos 1.200 millones de dólares en oro son parte de los 8.000 millones que el Banco Central de Venezuela mantiene en el extranjero. El paradero de gran parte de esa suma es desconocido, pero se cree que Turquía se ha convertido recientemente en un destino para el oro venezolano. Por ello, Washington lidera una campaña internacional para convencer al Gobierno de Recep Tayyip Erdogan —uno de los aliados clave de Nicolás Maduro junto con China y Rusia— de que deje de ser un conducto para estas remesas de oro.

EEUU transmite un mensaje contundente: no permitirá que Maduro "siga saqueando los bienes del pueblo y el Estado venezolanos, sea cual sea ese bien, oro, petróleo o lo que sea". En noviembre, se difundió que la Administración Trump se preparaba para incluir a Venezuela en la lista de países patrocinadores del terrorismo por supuestos vínculos con la milicia libanesa Hizbulah y las desaparecidas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La medida supuso un aumento dramático de la presión contra el Gobierno de Maduro: dicha lista, elaborada por el Departamento de Estado y reservada para estados que "proporcionan un persistente apoyo para acciones de terrorismo internacional”, acarrea duras sanciones e incluye actualmente a Corea del Norte, Siria, Irán y Sudán.

La inclusión de Caracas en la lista implica un embargo al petróleo venezolano, cuyos efectos para el sector provocaron el rechazo de políticos republicanos de estados con refinerías, como Texas o Luisiana. La industria estadounidense procesa la mayor parte del crudo de Venezuela. A ello se suman “restricciones a la ayuda exterior de EEUU, prohibición de importaciones y exportaciones de material de defensa (...) y diversas restricciones a activos financieros”.

EEUU lanzó en agosto de 2017 la primera ronda de sanciones que afectaba a la industria petrolera venezolana, al prohibir la compra de nueva deuda emitida por el Gobierno de Maduro y bonos de la compañía estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA). La medida era un castigo por la elección de una Asamblea Constituyente (AC) convocada por Maduro para reformar la Carta Magna y sustituir a la Asamblea Nacional (Parlamento). Fue la cuarta ronda de sanciones que anunció Washington aquel año.

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios