Es noticia
Menú
El Mundial de Qatar prende la llama en la carrera por el futuro político de Argentina
  1. Mundo
ANÁLISIS DE GZERO MEDIA

El Mundial de Qatar prende la llama en la carrera por el futuro político de Argentina

La locura por el fútbol en Latinoamérica rara vez llega a los políticos argentinos, quienes evitan involucrarse con una derrota de la selección. Este Mundial es diferente

Foto: Un aficionado de la albiceleste en el Mundial de Qatar 2022. REUTERS/Amanda Perobelli
Un aficionado de la albiceleste en el Mundial de Qatar 2022. REUTERS/Amanda Perobelli

Cuando Argentina se enfrentó a Polonia en el partido decisivo de la fase de grupos el pasado miércoles, hubo algo que brilló por su ausencia en el estadio de Qatar: miembros del Gobierno argentino.

La locura por el fútbol en los países de América Latina rara vez llega al Ejecutivo del país, que busca evitar que se les recrimine una derrota de la albiceleste. Sin embargo, el expresidente Mauricio Macri rompió con esta tradición y asistió —en su nuevo puesto de presidente ejecutivo de la Fundación FIFA— a la impactante derrota de Argentina contra Arabia Saudí la semana pasada. Casi de inmediato, los aficionados, al conocerse que Macri estaba en el estadio, respondieron lanzando una recogida de firmas en internet para garantizar que el expresidente se mantenga lo más lejos posible del mejor de todos los tiempos, Leo Messi, y su equipo.

Pero el alboroto en torno a Macri forma parte de una historia más amplia. El expresidente ha insinuado que podría querer recuperar su antiguo puesto en las elecciones del próximo año.

Foto: Argentina estará en octavos. (Reuters/Amanda Perobelli)

Cuando solo falta un año para las presidenciales, los tiempos no podían estar más revueltos en Argentina. Los ciudadanos luchan para llegar a fin de mes y por saber cuánto costarán los productos básicos, ya que se prevé que la inflación alcance el 100% a finales de año.

El Gobierno ha puesto toda la carne en el asador, pero ni la austeridad del Fondo Monetario Internacional (FMI) para restablecer la confianza en el peso argentino ni la intervención directa a través de los controles de precios han funcionado para controlar la inflación desbocada. El covid también ha hecho mucho daño y, para ser justos, el desastre económico de Argentina es un legado de décadas de mala gestión y de gastar por encima de sus posibilidades, además de defraudar a los acreedores.

Nadie sabe quién se presentará en los próximos comicios. Quizás si el centro-derecha de Macri se lanza al ruedo, probablemente se enfrentaría al impopular presidente Alberto Fernández o a su enemiga, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que ocupó el cargo entre 2007 y 2015. Ambos representan a la izquierda peronista, especialmente Cristina, a quienes los argentinos siempre se refieren por su nombre de pila.

Foto: Fotografía cedida por la oficina de prensa de la vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández. (EFE/Prensa Cristina Fernández De Kirchner)

Un enfrentamiento entre estos viejos enemigos polarizaría profundamente a un país que ha oscilado ya dos veces en el espectro ideológico durante la última década. Macri —que no es favorito— es tan querido por sus defensores y tan odiado por sus críticos como lo es Cristina. La veterana política, expresidenta y actual vicepresidenta está acusada de corrupción, pero es probable que nunca vea el interior de una celda. Aunque sea condenada, ha demostrado que sigue siendo la dueña de las calles después de sobrevivir a un intento de asesinato.

Foto: Alberto Fernández, en su investidura. (Reuters)

Hay una parte de la hinchada que apoya a Macri. El antiguo presidente del club aprovechó los trofeos ganados como presidente del Boca Juniors para lanzarse a la política. Se podría pensar que los hinchas de Boca estarían a favor de un hombre que llevó al equipo a tantos éxitos, pero la mayoría de los 'xeneizes' son gente de clase trabajadora que históricamente han votado a la izquierda y no animarán a un empresario rico como Macri. Tal vez por eso, el expresidente ha favorecido hasta ahora a Patricia Bullrich, su popular exministra de Defensa de la Nación Argentina.

La persona que encabece la candidatura de la oposición será el candidato favorito para ganar. Una encuesta reciente muestra que dos tercios de los argentinos quieren que la coalición peronista en el poder abandone la presidencia. Esto es coherente con la tendencia más amplia de la región. Desde hace casi una década, los latinoamericanos han votado sistemáticamente contra los gobernantes, independientemente de su ideología.

Foto: Mauricio Macri, en una imagen de archivo. (Reuters)

Uno de los aspirantes a la presidencia que está en auge es Javier Milei, un excéntrico economista libertario y celebrity que afirma no haberse cepillado el pelo desde los 13 años. Milei, quién está causando sensación con trucos populistas como la subasta de su sueldo, necesitaría un fuerte apoyo del partido para llegar hasta el final, pero su temprana popularidad dice mucho sobre dónde están las cabezas de los votantes argentinos en este momento.

Una cosa está clara. El actual presidente está acabado. "Aunque Argentina gane el Mundial, es casi seguro que Fernández perdería las elecciones", afirma el analista del Eurasia Group Luciano Sigalov. "Independientemente de lo que les guste decir a los políticos, no hay pruebas de la relación entre el éxito en el deporte y la política", agrega.

Por otra parte, aunque la valoración política de Macri ya había empezado a caer antes del Mundial de Rusia 2018, sus números realmente comenzaron a hundirse poco después de que Argentina fuera eliminada debido a los propios errores económicos del presidente. Nunca se recuperó y perdió su candidatura a la reelección frente a Fernández. Parece que el actual mandatario correrá la misma suerte que su predecesor, si es que se presenta.

*Este artículo fue publicado originalmente en inglés en GZERO Media. Si te interesa la política internacional, pero quieres que alguien te la explique, suscríbete a la 'newsletter' Signal aquí.

Cuando Argentina se enfrentó a Polonia en el partido decisivo de la fase de grupos el pasado miércoles, hubo algo que brilló por su ausencia en el estadio de Qatar: miembros del Gobierno argentino.

Mauricio Macri Mundial de Qatar 2022 Argentina
El redactor recomienda