Es noticia
Menú
Liz Truss gana las primarias y se convierte en la nueva primera ministra de Reino Unido
  1. Mundo
Sustituye a Boris Johnson

Liz Truss gana las primarias y se convierte en la nueva primera ministra de Reino Unido

No ha habido sorpresas. Liz Truss se ha convertido este lunes en la sucesora de Boris Johnson, obligado a dimitir en julio por sus propias filas

Foto: Liz Truss en campaña. (Reuters/Hannah McKay)
Liz Truss en campaña. (Reuters/Hannah McKay)

No ha habido sorpresas. Liz Truss se ha convertido este lunes en la sucesora de Boris Johnson, obligado a dimitir en julio por sus propias filas tras una serie de escándalos. La que fuera ministra de Exteriores se coló en la final de las primarias tan solo en el último momento gracias al apoyo del ala dura de la formación. Pero luego se convirtió en la gran favorita entre las bases, que son los que han tenido la última palabra. Ha obtenido 81.326 votos de los afiliados frente a los 60.399 de su rival, el 'exchancellor' Rishi Sunak.

La nueva líder del Partido Conservador se convierte automáticamente en la nueva primera ministra británica, sin necesidad de pasar por las urnas. Aunque no será hasta mañana cuando oficialmente se mude al número 10 de Downing Street. El martes, Johnson notificará su salida como primer ministro a la reina en el castillo de Balmoral en Escocia, donde Isabel II pasa los veranos. Debido a los problemas con su movilidad, la soberana de 96 años ha decidido por primera vez realizar todo el proceso sin necesidad de estar en el Palacio de Buckingham.

Foto: El exterior del palacio de Westminster. (EFE/Neil Hall)

Después del encuentro, Truss se reunirá también con la soberana para notificarle su intención de formar Gobierno y será entonces cuando oficialmente se convierta en la nueva primera ministra, la tercera mujer en la historia de Reino Unido.

En circunstancias normales, el ganador suele convocar elecciones anticipadas para dar autoridad a su mandato. Sin embargo, ahora que la inflación en el país podría llegar al 18% y la oposición laborista saca hasta 12 puntos de ventaja, es muy probable que se agote la actual legislatura y se espere a 2024 para sacar de nuevo las urnas.

A sus 47 años, se mudará a Downing Street convertida en la niña mimada de la derecha conservadora, una thatcherista que apuesta por la intervención mínima del Estado y los bajos impuestos. Reino Unido afronta la peor inflación del G7 después de que los precios hayan subido a su ritmo más rápido en 40 años. En julio, han llegado al 10,1%, el mayor salto desde 1982. Con su promesa de recortar de inmediato los impuestos, a Truss se le acusa de “irrealidad económica”.

Promete revertir el aumento de las contribuciones a la Seguridad Social y cancelar la subida del impuesto de sociedades —19% al 25%— prevista para el próximo año. Pero la singularidad de su plan es su insistencia paralela en que los recortes del gasto público no serán necesarios, porque considera que el crecimiento económico llenará cualquier agujero financiero.

Foto: Una mujer compra en un supermercado en Londres en medio de una inflación histórica. (Neil Hall/EFE)

Pese a que el inicio de Truss en la carrera por el liderazgo de los 'tories' fue bastante flojo —estuvo a punto en varias ocasiones de caer en las primeras fases de votación—, finalmente fue recortando distancias al entonces favorito, Rishi Sunak, quien durante su tiempo al frente del Ministerio del Tesoro durante la pandemia parecía material de primer ministro.

Sunak fue el más votado entre las filas durante la primera fase de las primarias. Sin embargo, las bases del partido no perdonaron su traición a Johnson y apostaron por Truss, quien se mantuvo fiel hasta el final.

Populista reinventada

Pocas transformaciones políticas han sido tan radicales como la de Truss. Nada queda de la activista liberal demócrata que abogaba en su día por la abolición de la monarquía o la diputada que hizo campaña por la permanencia del Reino Unido en la UE.

Hace seis años, en Westminster se daba su carrera por terminada. Pero ahora es la más 'tory' y euroescéptica que nadie. Es la reina del karaoke y de la metamorfosis. De hacer campaña por la UE pasó a abrazar el Brexit de manera apasionada. De ser íntima amiga de David Cameron pasó luego a ser una de las primeras en apoyar a Boris Johnson —aun sabiendo que eran enemigos acérrimos— para el liderazgo. Al ser nombrada responsable de Comercio, se posicionó como la encarnación de Instagram de la Gran Global Britain, haciendo una crónica de todos los nuevos acuerdos que Londres cerraba con terceros países, que no eran otra cosa que un copia y pega de los que tenía cuando era miembro de la UE.

Foto: Un camión circula hacia el puerto de Belfast, en Irlanda. (EFE/Liam McBurney)

Sus partidarios la ven como una líder de fuertes convicciones. Sus críticos, como una ambición descarada y cínica con demasiado entusiasmo para aceptar cualquier propuesta con tal de tener respaldo político.

Entre los retos que tendrá que afrontar ahora, aparte de la compleja situación económica y la subida de la factura de la luz —para la que aún no ha ofrecido detalles—, está el órdago soberanista de Escocia, donde Nicola Sturgeon promete un nuevo referéndum secesionista, y la polémica del Protocolo de Irlanda del Norte derivada del Brexit. Truss es partidaria de cambiar unilateralmente el pacto cerrado en su día con Bruselas por los problemas que están ocasionando los nuevos controles aduaneros.

No ha habido sorpresas. Liz Truss se ha convertido este lunes en la sucesora de Boris Johnson, obligado a dimitir en julio por sus propias filas tras una serie de escándalos. La que fuera ministra de Exteriores se coló en la final de las primarias tan solo en el último momento gracias al apoyo del ala dura de la formación. Pero luego se convirtió en la gran favorita entre las bases, que son los que han tenido la última palabra. Ha obtenido 81.326 votos de los afiliados frente a los 60.399 de su rival, el 'exchancellor' Rishi Sunak.

Reino Unido