Es noticia
Menú
El maharajá de Yorkshire vs. la ministra fiel a Boris: ¿quién se hará con el trono de Johnson?
  1. Mundo
Se sabrá en septiembre

El maharajá de Yorkshire vs. la ministra fiel a Boris: ¿quién se hará con el trono de Johnson?

La populista ministra de Exteriores, Liz Truss, logra meterse en último momento en la final tras superar a la moderada Penny Mordaunt. Su rival es Rishi Sunak, 'exchancellor'. Las bases tienen la última palabra

Foto: Rishi Sunak y Liz Truss, en un momento de un debate televisivo. (EFE/Jonathan Hordle)
Rishi Sunak y Liz Truss, en un momento de un debate televisivo. (EFE/Jonathan Hordle)

Boris Johnson se ha despedido este miércoles de su última sesión de control al Gobierno en la Cámara de los Comunes diciendo “hasta la vista, 'baby”. Literalmente. Frase atípica para cerrar una etapa atípica. Aunque es posible que los británicos no noten mucha diferencia en la transición porque la candidata que tiene ahora todas las papeletas para sucederle es básicamente un copia y pega: otra ambición rubia, populista, amiga de las fiestas y capaz de violar el acuerdo del Brexit pactado con la UE con tal de tener el apoyo del núcleo duro del partido. Así es Liz Truss, la actual ministra de Exteriores que, en el último momento, ha logrado colarse en la final de las primarias que celebra el Partido Conservador, aniquilando a la moderada Penny Mordaunt.

La batalla final queda ahora entre Truss y el 'exchancellor' (ministro del Tesoro) Rishi Sunak. Por lo que el próximo inquilino de Downing Street será una mujer (la tercera en gobernar el país) o el primer mandatario británico de origen indio. Las bases tienen ahora la última palabra. El ganador se anunciará el próximo 5 de septiembre.

Foto: Campaña del Partido Conservador. (EFE/Neil Hall)

Sunak tenía prácticamente asegurado su puesto a la fase final cuando las filas han celebrado este miércoles la quinta y definitiva criba. Tras liderar todas las votaciones anteriores, se ha hecho con 137 votos. Pero la gran expectación giraba en torno a quién sería su rival.

A lo largo de todo el proceso, la ex secretaria de Estado de Comercio Penny Mordaunt había sido la gran protagonista. Con una campaña centrada en el patriotismo, con pinceladas también de un liberalismo social que recuerda al ex primer ministro David Cameron, un discurso proinmigración y pro-LGBT, se había convertido en la gran favorita de los afiliados, algo que no dejaba de sorprender teniendo en cuenta que en su mayoría son hombres blancos, mayores de 65 años, antiinmigración y un tanto desconcertados por el cambio social.

Ante su ascenso, el núcleo duro entró en pánico. No podían permitir que la próxima inquilina del Número 10 fuera una figura política que en pleno debate parlamentario sobre la nueva ley de baja de maternidad hablara de “personas” en lugar de “mujeres” o “madres”. Por lo que en las últimas 24 horas se organizaron para conseguir que Truss fiel hasta el último momento a Boris Johnson— llegara a la final. Su ascenso meteórico en la criba del martes ya auguraba que tenía muchas posibilidades. Finalmente, ha conseguido 113 votos frente a los 105 de Mordaunt.

Foto: La ministra de Exteriores británica, Liz Truss, junto a su homólogo ruso, Sergei Lavrov (Ministerio de Exteriores ruso)

Pese a que el inicio de Truss en la carrera por el liderazgo fue bastante flojo, en los últimos días había ido recortando distancias. Y la clave de su éxito ha sido el trasvase de votos de Kemi Badenoch —eliminada el martes—, a la que muchos ven como la próxima ministra de Interior. De origen nigeriano, sus intervenciones como secretaria de Estado de Igualdad enfurecieron a muchos en la izquierda y ganaron admiradores en la derecha cuando cuestionó la idea de que exista un racismo institucional generalizado en el Reino Unido.

Según el último sondeo de YouGov, Truss saca hasta 24 puntos de ventaja a Sunak cuando se pregunta a los afiliados por sus preferencias. Tiene, por tanto, muchas posibilidades de mudarse a Downing Street. Aunque nada se puede dar por hecho en las primarias más impredecibles de la historia.

Convencer a 200.000 afiliados

El futuro del país está ahora en manos de alrededor de 200.000 afiliados 'tories', lo que no llega al 1% del electorado. Las papeletas se envían entre el 1 y el 5 de agosto, y se espera que la mayoría vote temprano, por lo que las últimas semanas de campaña no tienen mucho sentido.

Sunak y Truss: el duelo final para ser primer ministro

Los próximos días serán, por tanto, cuando los candidatos anuncien una avalancha de medidas. Con una inflación que ha llegado ya al 9,4% en junio, un nuevo máximo en 40 años, y el pronóstico del Banco de Inglaterra de que podría alcanzar el 11%, el 'exchancellor' y titular de Hacienda considera que ahora no es el momento de reducir los impuestos. Truss, sin embargo, no opina lo mismo.

Respecto a las tensiones con la UE por el Protocolo de Irlanda del Norte ante los nuevos controles aduaneros, Sunak no está especialmente cómodo con la amenaza realizada por el Ejecutivo de violar el pacto del Brexit cerrado con Bruselas. Sobre todo porque eso podría derivar en una guerra comercial en un momento especialmente crítico para la economía.

Sin embargo, la ministra de Exteriores —que está ahora al mando de las negociaciones— fue la que presentó en la Cámara de los Comunes la propuesta de ley con la que se quiere cambiar ahora de manera unilateral lo pactado con la UE.

Foto: Un camión circula hacia el puerto de Belfast, en Irlanda. (EFE/Liam McBurney)

Entre Johnson y Truss hay (demasiados) paralelismos. Y no solo por su habilidad ante el oportunismo y los 'affaires' extramaritales. Paradójicamente, la titular de la diplomacia británica hizo en su día campaña por la permanencia en el bloque. No por convicción, sino porque pensaba que sería la opción ganadora. Pero tras el triunfo del Brexit, no tardó en cambiarse de bando y, llegado el momento, fue una de las primeras que mostraron su apoyo a Johnson cuando se postuló como candidato para liderar el partido. Oportunismo puro y duro, ¿les suena?

Johnson la recompensó luego con la cartera de Comercio Internacional. Aparte de renovar alianzas con alrededor de 60 países haciendo un copia y pega del acuerdo que tenía con ellos estando en la UE, la lista de nuevos socios comerciales es más bien escueta y no aporta mucho desde el prisma económico. Pero Truss (46 años) supo vender su labor como un gran triunfo y, tras la salida de Dominic Raab por su desastrosa gestión de la retirada de Afganistán, el 'premier' la puso al frente de la diplomacia británica.

Foto: Boris Johnson en una imagen de archivo. (EFE/Oliver)

Dicen que es astuta, perseverante como pocas y amante de los karaokes. Está casada con Hugh O'Leary, un contable, con quien tiene dos hijas. Sus detractores tienen poco que rascar de su vida privada, porque el 'affaire' que mantuvo en 2005 con un diputado 'tory', también casado, salió a la luz ya hace años y su matrimonio superó hace tiempo la crisis.

Por su parte, Sunak (42 años) —de origen indio— está casado con Akshata Narayan Murty, hija de una magnate millonario indio. La pareja tiene dos hijos. Durante la pandemia, su buen hacer al frente del Ministerio del Tesoro le dio gran popularidad. Le llamaban Mr. Excel. Durante un largo tiempo, fue el gran favorito para suceder a Johnson. Pero la polémica sobre el estatus fiscal de su mujer (se descubrió que no era residente fiscal en Reino Unido coincidiendo con la subida de impuestos a los británicos) supuso un varapalo.

La camarilla de Johnson le tiene animadversión a nivel personal, ya que considera que fue realmente su dimisión la que acabó forzando la renuncia de la ambición rubia. Por lo que hará todo lo posible para que no llegue al Número 10.

Boris Johnson se ha despedido este miércoles de su última sesión de control al Gobierno en la Cámara de los Comunes diciendo “hasta la vista, 'baby”. Literalmente. Frase atípica para cerrar una etapa atípica. Aunque es posible que los británicos no noten mucha diferencia en la transición porque la candidata que tiene ahora todas las papeletas para sucederle es básicamente un copia y pega: otra ambición rubia, populista, amiga de las fiestas y capaz de violar el acuerdo del Brexit pactado con la UE con tal de tener el apoyo del núcleo duro del partido. Así es Liz Truss, la actual ministra de Exteriores que, en el último momento, ha logrado colarse en la final de las primarias que celebra el Partido Conservador, aniquilando a la moderada Penny Mordaunt.

Boris Johnson Reino Unido
El redactor recomienda