Es noticia
Menú
Japón estudia con lupa las lecciones de Ucrania ante un potencial ataque de Rusia o China
  1. Mundo
tokio reforzará sus capacidades de defensa

Japón estudia con lupa las lecciones de Ucrania ante un potencial ataque de Rusia o China

La invasión de Ucrania por parte de Rusia ha apremiado a las autoridades japonesas a revisar y organizar sus planes para defenderse ante una potencial invasión rusa o china

Foto: Maniobras militares en Japón. (Reuters/Issei Kato)
Maniobras militares en Japón. (Reuters/Issei Kato)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

“Según muchos expertos, Rusia tiene todos los derechos sobre Hokkaido. Espero que los políticos japoneses no hayan olvidado por completo las lecciones de la Segunda Guerra Mundial y el destino del Ejército de Kwantung, de lo contrario, nos veremos obligados a refrescar sus recuerdos”. El pasado mes de abril, estas palabras, pronunciadas por Sergey Mironov —expresidente del Consejo de la Federación, la cámara alta de la Duma, y líder del partido Rusia Justa— activaron inmediatamente las alarmas en Tokio, donde políticos y militares han comenzado a desempolvar los planes de defensa ante una hipotética invasión rusa o china.

A pesar de que Mironov no entró en detalles sobre lo que quería decir con “las lecciones de la Segunda Guerra Mundial" y "el destino del Ejército de Kwantung”, la insinuación era bien clara: si desafías a Rusia, sufrirás. Japón tiene un muy mal recuerdo de la posguerra con la Unión Soviética. Después de su rendición, la URSS 'secuestró' a más de 600.000 japoneses y los sometió a trabajos forzados. Si hay una lección que aprendieron de esa guerra es que rendirse a los rusos no garantiza la paz ni la seguridad a medio ni largo plazo.

Con todos estos elementos en mente, el primer ministro japonés, Fumio Kishida, compartió estas inquietudes con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en una cumbre bilateral el mes pasado en Tokio. El líder norteamericano mostró su respaldo a los planes nipones para reforzar sus capacidades de defensa y elogió la determinación de Kishida. Ambos mandatarios se comprometieron a trabajar estrechamente en relación con el “comportamiento cada vez más coercitivo de China, que va en contra del derecho internacional”, otro actor que preocupa activamente en Washington.

Foto: El primer ministro japonés, Fumio Kishida, durante una rueda de prensa en la reunión del Quad. (EFE/Kiyoshi Ota)

Ante estas potenciales agresiones de Rusia o China, Japón puso a trabajar a un ingente número de efectivos de Inteligencia militar para analizar la situación y determinar cuál sería el mejor plan de respuesta ante este desafío. Para ello, están analizando con lupa la invasión de Ucrania —desde la estrategia rusa al tipo de armamento utilizado y el número de misiles utilizados cada día— y determinar así exactamente en qué gastar para prepararse ante cualquier eventual invasión.

El jefe de gabinete de la Fuerzas Terrestres de Autodefensa de Japón, Yoshihide Yoshida, reconoció que el Ministerio de Defensa está estudiando el conflicto en Europa, buscando lecciones que ayuden a la defensa de Japón, no solo en cuanto a equipos bélicos, sino también analizando las posibles tácticas y estrategias a seguir. Según algunos de estos análisis que se han hecho públicos, los medios que han resultado ser más efectivos en la defensa de Ucrania han sido los misiles antitanque y antiaéreos, así como una especial efectividad de los drones.

Según el responsable de Defensa japonés, Rusia cometió muchos errores en Ucrania y menciona, por ejemplo, que subestimó a las tropas ucranianas, usó equipos y materiales militares viejos y no hubo coordinación —o, en su defecto, fue deficiente— entre sus fuerzas militares terrestres, marinas y aéreas.

Foto: Isla de Kunashiri, una de las islas Kuriles. (Reuters)

A pesar de los recientes ejercicios militares conjuntos entre Rusia y China en el mar del Japón —que en Corea recibe el nombre del mar del Este— y el mar de la China Meridional —o mar de Filipinas Occidental—, el Ministerio de Defensa nipón considera que Rusia se ha debilitado y, a día de hoy, no tendría las condiciones óptimas para atacar Hokkaido con éxito, aunque las unidades destacadas en la zona se mantienen vigilantes ante un movimiento imprevisible del enemigo. Igualmente, en el extremo sur del país, en las apacibles islas de Okinawa, Japón ha elevado la alerta máxima ante las crecientes actividades marítimas y aéreas de China en el área.

Todo al dron

El Gobierno japonés ha apostado por el desarrollo de drones de ataque después del éxito que estos dispositivos aéreos no tripulados han demostrado en Ucrania contra buques de guerra rusos y otros activos militares multimillonarios. Las autoridades militares, después de analizar todos los estudios a lo largo de estos más de tres meses de guerra, están convencidas de que serían clave para contrarrestar posibles ataques y complicar una posible invasión de territorio japonés, sea rusa o china.

Yoshida está plenamente convencido de que las capacidades de reconocimiento y asalto de enjambres de drones de bajo costo serían sin duda de gran valor militar y estratégico. Según responsables de Defensa, Japón podría utilizar las mismas estrategias de manera similar a la ucraniana, tanto individualmente o en un sistema en red, para atacar un barco hostil.

El presupuesto del año fiscal 2023 del Ministerio de Defensa japonés incluye fondos para la investigación sobre el rendimiento y el diseño del fuselaje de pequeños drones de ataque fabricados por otros países, según informó el digital 'Japan Forward'. A principios de 2021, el periódico 'The Nikkei' ya informó de que el Ministerio de Defensa planeaba desarrollar inteligencia artificial y sistemas de control remoto de vuelo para este tipo de drones.

Foto: Manifestación contra la invasión rusa de Ucrania en Tokio. (EFE/Kimimasa Mayama)

Aunque no existe una garantía total de que los drones de combate serán efectivos para disuadir por completo escenarios potenciales como el aterrizaje de las fuerzas chinas en las islas meridionales de Japón o un ataque ruso en el norte de Hokkaido, estos podrían hacer que tales ataques sean más difíciles de planificar e implementar. La principal ventaja de este tipo de ataques con drones es que son extremadamente difíciles de rastrear, muy complicado de aislar y, además, pueden ser lanzados desde casi cualquier lugar y pueden complicar e incluso hacer imposible un plan de asalto armado.

Actualmente, las fuerzas de autodefensa niponas utilizan drones para servicios de Inteligencia, vigilancia y reconocimiento, incluidas misiones para la asistencia humanitaria y de socorro en caso de catástrofes. Los drones no tripulados en el ámbito militar están dando pasos espectaculares, ya que el marzo pasado, la revista internacional de Defensa 'Janes' explicó que por primera vez un gran dron había cruzado el Pacífico de manera autónoma llegando a Japón desde los Estados Unidos.

El cambio de sistemas tripulados a no tripulados y los drones también servirán para atajar un problema de fondo en las fuerzas de autodefensa japonesas: la carencia de vocación por el ejército de los jóvenes japoneses, combinada con la acentuada tendencia de descenso demográfico de la sociedad japonesa. Los drones podrían ser la solución perfecta, ya que todo sistema no tripulado requiere muchas menos personas para ejecutarlo. Una solución idónea para un país que tiene la tecnología como uno de sus elementos más famosos en todo el mundo.

“Según muchos expertos, Rusia tiene todos los derechos sobre Hokkaido. Espero que los políticos japoneses no hayan olvidado por completo las lecciones de la Segunda Guerra Mundial y el destino del Ejército de Kwantung, de lo contrario, nos veremos obligados a refrescar sus recuerdos”. El pasado mes de abril, estas palabras, pronunciadas por Sergey Mironov —expresidente del Consejo de la Federación, la cámara alta de la Duma, y líder del partido Rusia Justa— activaron inmediatamente las alarmas en Tokio, donde políticos y militares han comenzado a desempolvar los planes de defensa ante una hipotética invasión rusa o china.

Conflicto de Ucrania Japón
El redactor recomienda