Israel destruye las oficinas de Al Yazira y AP y la casa del 'segundo' de Hamas en Gaza
  1. Mundo
Continúa la destrucción de infraestructuras

Israel destruye las oficinas de Al Yazira y AP y la casa del 'segundo' de Hamas en Gaza

El Ejército israelí esgrime que la torre albergaba "activos militares" del movimiento islamista Hamás. El enclave había sido despejado porque emitieron una hora antes un aviso de evacuación al dueño del edificio

placeholder Foto: La 'Cúpula de Hierro' al interceptar cohetes lanzados sobre Ashkelon. (Reuters)
La 'Cúpula de Hierro' al interceptar cohetes lanzados sobre Ashkelon. (Reuters)

El Ejército israleí ha bombardeado este sábado la casa del 'número dos' del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) en Gaza, Jalil al Haya, sin que por el momento haya trascendido información sobre posibles víctimas. El propio Ejército israelí ha confirmado el ataque y ha publicado un vídeo del mismo. Justifica el bombardeo porque el inmueble estaba siendo utilizado como "infraestructura terrorista" y no da más datos al respecto.

Asimismo, el Ejércio ha destruido las oficinas de varios medios de información internacionales, entre ellos la agencia de noticias Associated Press o la cadena panárabe Al Yazira en la Franja de Gaza. El ataque se ha realizado contra el edificio Al Yalá, uno de los más altos del enclave, que había sido despejado porque el Ejército israelí emitió una hora antes un aviso de evacuación al dueño del edificio, Abú Husam.

Tras los ataques, el presidente israelí, Benjamín Netanyahu, y el presidente palestino Mahmud Abás, han confirmado que Joe Biden dialogó con ellos en plena escalada de violencia. Las llamadas del presidente del EEUU se han producido después de que este viernes un enviado estadounidense llegara a la región para mediar un alto al fuego. El diálogo, que ha ocurrido por primera vez entre Biden y el presidente palestino, coincide con la sexta jornada de intercambio de fuego en la Franja de Gaza.

La demolición del edificio, captada por las imágenes de televisión, ha sido posteriormente confirmada por la productora de Al Yazira Liná al Safin en su cuenta de Twitter.

Minutos después, el Ejército israelí ha confirmado su responsabilidad en la destrucción del edificio. La razón, esgrime, es que la torre albergaba "activos militares" utilizados por el ala de inteligencia militar del movimiento islamista Hamás. Así pues, el Ejército israelí acusa a Hamás de "esconderse detrás" de las oficinas de los medios de prensa en la torre de Al Yalá y "utilizar a sus inquilinos como escudos humanos".

* Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz click aquí

El ataque ha sido parte de una ofensiva en la que fuentes de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) han informado de que podría haber "cientos" de miembros de Hamás muertos. Según la fuente, citada por la agencia alemana de noticias DPA, en el bombardeo de la pasada noche sobre instalaciones del grupo palestino en la Franja de Gaza se emplearon unas 500 toneladas de bombas en la operación.

En concreto, la fuente ha explicado que se han utilizado 160 aviones de combate F-16 y F-35 para bombardear durante la pasada noche el "Metro", denominación empleada para referirse al sistema de túneles utilizado por Hamás en Gaza. "Podría haber potencialmente cientos" de miembros de Hamás muertos, ha indicado la fuente, citada por DPA.

Un israelí muerto cerca de Tel Aviv

Por su parte, las milicias palestinas lanzaron este sábado una ráfaga de cohetes hacia Tel Aviv que causaron la muerte al menos a una persona en Ramat Gan, cercana a la capital israelí, donde hoy volvieron a sonar las alarmas antiaéreas, mientras el enviado especial de Estados Unidos intenta contener la escalada bélica. La muerte del hombre, de unos 50 años, fue confirmada por la Policía y el servicio de emergencia israelí y eleva a diez los muertos en Israel desde el comienzo de la escalada el pasado lunes.

El impacto en Ramat Gan es el más cercano en años a Tel Aviv, segunda ciudad más poblada del país y que en la actual escalada ha sido uno de los objetivos principales de las milicias palestinas en Gaza.

Además de Tel Aviv, la última ola de cohetes lanzada desde el enclave hizo sonar las alarmas antiaéreas en distintas ciudades del centro de Israel, e incluso cerca de la ciudad palestina de Nablus, en Cisjordania ocupada. Estos disparos llegan tras una jornada ayer en la que disminuyó la intensidad de los ataques, y una mañana de sábado relativamente tranquila, y en el marco de los intentos de mediación del subsecretario adjunto para Asuntos Palestinos e Israelíes del Departamento de Estado de EE.UU., Hady Amr, que llegó ayer al país.

"Nos estamos jugando una guerra civil entre nosotros sin razón alguna. Por favor, paren esta locura"

"Nos estamos jugando una guerra civil entre nosotros sin razón alguna. Por favor, paren esta locura". El presidente de Israel, Reuven Rivlin, imploraba así a sus conciudadanos, judíos y árabes, detener los enfrentamientos entre vecinos que, por primera vez en décadas de conflicto, están tensando las costuras internas del país. Eso no ha aplacado la operación ‘Guardianes de los Muros’ del Ejército israelí sobre la Franja de Gaza, que entra en su sexto día consecutivo con persistentes ataques de artillería aérea y terrestre sobre el territorio controlado por Hamás. La sombra de una invasión terrestre contra el enclave crece.

Al menos 140 palestinos han muerto víctima de los bombardeos sobre Gaza, así como una decena de israelíes bajo constante fuego de cohetes desde territorio gazatí. Mientras, las réplicas del conflicto se multiplican por todo Israel abriendo nuevos frentes. Protestas en la Cisjordania ocupada, que ya se han cobrado nueve palestinos muertos en enfrentamientos con militares israelíes, ataques con cohetes desde Líbano y, sobre todo, la creciente violencia sectaria entre judíos nacionalistas y árabes israelíes en ciudades del interior del país.

"Estamos lidiando con una campaña en dos frentes. El primer frente, Gaza (...) El segundo, las ciudades israelíes", admitía el primer ministro interino Benjamín Netanyahu. "No hay mayor amenaza para el país que estos problemas internos", reconoció el político. Sin embargo, Netanyahu insiste en que mantendrá la ofensiva hasta conseguir sus objetivos y rechazó una oferta de tregua de 12 horas por parte del grupo islamista. "No dejaremos que los líderes de Hamás escapen, esto [la operación militar] no ha acabado".

En una de las operaciones de mayor envergadura militar de los últimos años, las Fuerzas Armadas israelíes intensificaron sus ataques durante la jornada del viernes. Más de 160 aviones, fuerzas terrestres, artillería y tropas blindadas llevaron a cabo 50 rondas de bombardeos de 450 misiles sobre 150 objetivos de la Franja en un lapso de apenas 40 minutos. El objetivo de los militares es acabar con la red de túneles horadada por milicianos de Hamás para conectar Gaza con Israel. Varias divisiones de infantería se desplegaron frente a la frontera y, según ha declarado un portavoz de las IDF, se calcula que han acabado con "docenas" de militantes.

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) afirmaron este sábado que alcanzaron varios objetivos del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) en la Franja de Gaza, cuyos medios han informado de al menos siete civiles muertos en el campo de refugiados Al Shati por la ofensiva israelí en las últimas horas.

Pero en la batida sobre la Franja, sin embargo, también han caído numerosas infraestructuras civiles y edificios residenciales. Según el Ministerio de Salud gazatí, algo más del 42% de las víctimas mortales son mujeres y niños. Al menos 31 escuelas y un centro sanitario han sufrido daños por los bombardeos israelíes, según la organización 'Save the Children'.

Salvavidas político

Las protestas violentas en Jerusalén del Este y Sheij Jarrah, el conflicto militar en Gaza -con los más de 2.000 cohetes lanzados desde la Franja a ciudades israelíes, incluidas Jerusalén y Tel Aviv- y finalmente las peleas y linchamientos en las calles de ciudades israelíes han generado una creciente sensación de inestabilidad interna y externa. La incertidumbre está sirviendo de salvavidas político a Netanyahu, acosado por varios casos de corrupción y con una menguante popularidad, quien pese a ganar cuatro elecciones en dos años era incapaz de formar un gobierno de coalición estable.

Justo cuando los dos los principales líderes de la oposición, Yair Lapid y el ultranacionalista Naftali Bennett, negociaban el primer gobierno sin Netanyahu desde 2009, la violencia ha hecho saltar las conversaciones por los aires. "Se necesita mano dura", se ha justificado Bennet al explicar que "no es el momento" de un cambio de gobierno -y más aún si esa alternativa necesita del apoyo tácito de un partido islamista como Ra’am.

Sin embargo, el despliegue de brigadas de Policía de Fronteras (un cuerpo policial militarizado) no ha logrado atajar los episodios de linchamientos, palizas, asaltos a comercios, sinagogas o mezquitas y 'cacerías' de árabes israelíes (el 20% de la población del país) al grito de "muerte al árabe" en ciudades con población mixta en el interior de Israel. El jefe de la Policía, Kobi Shabtai, ha acusado al líder ultranacionalista sionista de extrema derecha Itamar Ben Gvir de avivar las llamas de la "intifada interna", con provocaciones y manifestaciones anti-árabes y ultranacionalistas en Jerusalén Este y Sheij Jarrah, el barrio donde se inició el conflicto con el desalojo de varias familias palestinas. Ben Gvir es, precisamente, un posible socio del próximo gobierno de Netanyahu.

Foto: Restos de un coche calcinado en Lod. (Reuters)

La tensión se extiende a Cisjordania

Pero la situación sigue escalando: hasta el momento, mientras Gaza estallaba y las calles de ciudades mixtas en Israel ardían, Cisjordania parecía mantenerse relativamente en calma. Este viernes, la Cisjordania ocupada ha sido escenario de protestas en solidaridad con Gaza y Jerusalén. Al menos nueve palestinos han muerto, víctimas de enfrentamientos con las IDF.

placeholder Hebron, Cisjordania. (EFE)
Hebron, Cisjordania. (EFE)

Las protestas se han ampliado también a las fronteras exteriores de Israel. La policía jordana ha tenido que disparar con gases lacrimógenos a los cientos de manifestantes en Jordania marcharon hacia la frontera intentaron alcanzar la zona militar en el paso de Allenby, que separa Cisjordania de Jordania, en apoyo a los palestinos. En Líbano, una muchedumbre logró cruzar temporalmente la frontera con Israel, y al menos un ciudadano libanés habría muerto abatido por disparos del Ejército israelí.

"El enemigo israelí no deja de confirmar su brutalidad. Hoy cometió un nuevo crimen contra manifestantes desarmados en el sur del Líbano, y el mártir Mohamed Tahan cayó por las balas de la agresión y otros resultaron heridos", afirmó en un escueto comunicado la oficina de información del primer ministro interino libanés, Hasan Diab. Líbano está técnicamente en guerra con Israel, a quien no reconoce, y no mantiene relaciones diplomáticas.

Este intento de asalto contra la frontera norte de Israel, presuntamente perpetrado por palestinos refugiados en el país árabe, se une al disparo la tarde del jueves de tres cohetes desde el sur del Líbano al norte de Israel, que finalmente cayeron sin causar daños personales en zonas de la costa mediterránea. La milicia chií Hezbolá ha negado la autoría del ataque.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Gaza Israel