La UE busca anclar a India como un aliado estratégico ante el poder de China
  1. Mundo
Cumbre en Oporto

La UE busca anclar a India como un aliado estratégico ante el poder de China

Los Veintisiete anuncian la reactivación de las negociaciones comerciales con India con el objetivo de anclar a un aliado estrecho en su intento de equilibrar el poder de China

placeholder Foto: Charles Michel, presidente del Consejo Europeo. (Reuters)
Charles Michel, presidente del Consejo Europeo. (Reuters)

Los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete han relanzado las negociaciones comerciales con India. Retoman así unas conversaciones que se abandonaron en 2013, después de doce rondas desde el año 2007 en las que no fue posible superar las diferencias respecto a algunos asuntos como la exportación de partes de vehículos, clave para la economía alemana, o la propiedad intelectual.

"Hemos acordado iniciar negociaciones sobre acuerdos sobre comercio, protección de inversiones e indicaciones geográficas”, ha señalado Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, tras la celebración de una cumbre entre la Unión Europea e India en Oporto. Estaba previsto que el encuentro fuera presencial, pero finalmente Nerendra Modi, primer ministro indio, no ha viajado a Portugal debido a la dramática situación sanitaria en el país asiático. De hecho, uno de los principales mensajes de los distintos líderes europeos ha sido la muestra de solidaridad con Nueva Delhi.

Además de retomar las negociaciones abandonadas en 2013, la UE e India lanzan conversaciones para alcanzar un acuerdo en materia de protección de inversiones e indicaciones geográficas, de especial importancia para países como Italia, España o Francia que cuentan con numerosos productos protegidos por estas indicaciones y que son muy populares en todo el mundo, como por ejemplo el champán o el queso parmesano.

Foto: Líderes de la Unión Europea hablando con Xi Jinping por videoconferencia. (Reuters)

No es casualidad que la Unión Europea e India relancen ahora las negociaciones. La relación entre Bruselas y Nueva Delhi no se puede desvincular del estado de los puentes entre los Veintisiete y China. Y esos puentes en estos momentos se tambalean. El bloque comunitario está tomando una actitud más frentista con Pekín, alineándose más con la línea dura de los Estados Unidos, aunque los Veintisiete siguen sin tener una visión unida respecto a su relación con el gigante asiático.

En diciembre la Unión Europea cerró un acuerdo de inversiones con China tras años de negociación. La presidencia alemana del Consejo fue la que pisó el acelerador hasta el último momento. Pero en marzo los Veintisiete decidieron, junto con el Reino Unido, EEUU y Canadá, sancionar a algunos funcionarios chinos de la región de Xinjiang, donde la minoría musulmana uigur es perseguida en lo que algunas ONG y el parlamento holandés consideran un genocidio. Pekín respondió sancionando, entre otros, a un grupo de eurodiputados, lo que muchos en Bruselas consideran una línea roja.

La Eurocámara tiene que dar luz verde al acuerdo de inversiones, y el Pleno no tiene intención de aprobarlo mientras el Gobierno chino mantenga las sanciones contra miembros de la institución, por lo que en este momento el pacto alcanzado en diciembre está en el congelador, aunque el Ejecutivo alemán mantiene su defensa del acuerdo. Ahora las capitales también discuten la posibilidad de acordar sanciones como respuesta a la situación en Hong Kong.

placeholder Vista general del hemiciclo durante la sesión plenaria del Parlamento Europeo. (EFE)
Vista general del hemiciclo durante la sesión plenaria del Parlamento Europeo. (EFE)

Hace poco Nerenda Modi, primer ministro indio, anunció que Nueva Delhi finalmente no iba a formar parte del amplio acuerdo comercial negociado desde 2012 con China y otros países asiáticos y pacíficos, abriendo la puerta a estrechar más los lazos con la Unión Europea años después de que fracasaran las anteriores negociaciones comerciales, en las que aunque se mantuvieron algunas diferencias fue posible hacer muchos progresos en distintos campos.

Fuentes comunitarias explican que las conversaciones no serán sencillas. Todos los ingredientes que hicieron que fracasaran las negociaciones en 2013 siguen estando sobre la mesa. Y al otro lado hay negociadores muy duros, que saben que tienen buenas cartas y que no pondrán las cosas fáciles al equipo de la Comisión Europea. Bruselas espera que con estas negociaciones también se consiga que Nueva Delhi asuma una mayor responsabilidad en materia de lucha contra el cambio climático.

Todos los ingredientes que hicieron que fracasaran las negociaciones en 2013 siguen sobre la mesa

Por último, la UE e India también han anunciado conversaciones para llegar a un acuerdo respecto a la cooperación en materia de infraestructuras y conectividad, un proyecto que va más allá de las fronteras europeas e indias, y que, de nuevo, debe leerse en el marco del pulso con China: Pekín está presente en prácticamente todo el mundo a través de la construcción de infraestructuras, y tanto Bruselas como Washington saben que es fundamental presentar una alternativa al músculo chino.

India es un socio con el que la Unión Europea tiene muchas diferencias. Pero las fuentes diplomáticas y comunitarias martillean con la misma idea: es la mayor democracia del mundo. En un momento en el que en Bruselas se cree que se están generando dos bloques, uno con Rusia y China por un lado, y otro liderado por EEUU y la UE, los Veintisiete consideran clave anclar a India en el bloque de las potencias democráticas, que es la etiqueta que se usa en la capital comunitaria.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
India Unión Europea Consejo Europeo
El redactor recomienda