¿'Impeachment' 2.0? Los argumentos a favor y en contra del nuevo juicio a Trump
  1. Mundo
GZERO MEDIA

¿'Impeachment' 2.0? Los argumentos a favor y en contra del nuevo juicio a Trump

Tras el asalto al edificio del Capitolio la semana pasada, el juicio político al presidente parece la prioridad máxima de los demócratas, pero existen complicaciones al respecto

placeholder Foto: Manifestantes reclaman frente al Capitolio la expulsión de Donald Trump como presidente de Estados Unidos.
Manifestantes reclaman frente al Capitolio la expulsión de Donald Trump como presidente de Estados Unidos.

Tras el asalto al edificio del Capitolio la semana pasada, nos preguntábamos si el Congreso actuaría para declarar a Trump responsable por incitar a la insurrección para anular el resultado de las elecciones de 2020. Ahora sabemos la respuesta: los demócratas de la Cámara de Representantes revelaron el lunes un artículo de ‘impeachment’ contra Trump.

Pero aunque la Cámara Baja votará en los próximos días el inicio del proceso, Trump —el primer presidente estadounidense sometido a dos juicios políticos— habrá concluido su mandato antes de que el ‘impeachment’ comience en el Senado. Así que, ¿para qué hacerlo? A continuación, se presentan unos pocos argumentos a favor y en contra.

Foto: La portavoz y líder de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, había avisado de que el proceso de impeachment se iniciaría si la Vigesimoquinta Enmienda no era invocada por Mike Pence.

A favor. En primer lugar, pase lo que pase en el Senado, el juicio político en la Cámara de Representantes dejaría claro a futuros presidentes que alentar a la violencia contra el Gobierno tiene consecuencias. Si el Congreso evitara tomar medidas enérgicas en un caso tan extremo como este, los límites de lo que se supone un comportamiento político aceptable podrían verse expandidos dramáticamente.

En segundo lugar, enjuiciar a Trump puede llevar a un voto para inhabilitarlo de cualquier cargo electo federal de cara al futuro. Aunque el ‘impeachment’ requiere del voto de dos tercios del Senado, solo es necesaria una mayoría simple para vetar al presidente como candidato a las elecciones presidenciales de 2024, arrebatándole así algo de poder sobre el Partido Republicano. Un veto permanente recibiría el apoyo abierto de los demócratas y tal vez de algunos republicanos que temen que Trump pueda congelar las primarias del partido en 2024 si insinúa su posible candidatura.

placeholder El presidente electo estadounidense, Joe Biden, afronta una complicada agenda legislativa al inicio de su mandato. (Reuters)
El presidente electo estadounidense, Joe Biden, afronta una complicada agenda legislativa al inicio de su mandato. (Reuters)

En contra. En primer lugar, salvo que Trump cometa otro acto altamente provocativo, es más que probable que el ‘impeachment’ vuelva a fallar en el Senado y Trump sea absuelto. Aunque más senadores republicanos podrían respaldar la condena al presidente esta vez que la anterior, los demócratas no cuentan con el mínimo de 67 votos en la Cámara Alta necesarios para apartarlo de su cargo. Para los partidarios de Trump, una segunda absolución supondría una vindicación de las acciones del mandatario, restauraría en cierto modo su posición en el Partido Republicano y podría incluso incitar a más violencia.

En segundo lugar, pese a la gravedad de los eventos de la semana pasada, el ‘impeachment’ continúa siendo un asunto extremadamente polarizador entre los estadounidenses. Un número similar de votantes republicanos se opone a este segundo juicio político que aquellos que rechazaban el primero, a finales de 2019. Puede esperarse que el Partido Republicano argumente que los estadounidenses están cansados de rojo contra azul y que ahora es el momento de 'sanar' —un argumento similar al que Gerald Ford esgrimió al perdonar a Richard Nixon en 1974—.

Foto: Donald Trump en una pantalla del mitin contra la certificación del resultado electoral.

En tercer lugar, el ‘impeachment’ es una apuesta muy arriesgada para la futura Administración Biden en un momento en el que, dada su pírrica mayoría en la Cámara Baja y el Senado, necesita desplegar gran parte de su capital político para aprobar medidas de alivio cruciales, como nuevos cheques de estímulo económico contra la pandemia o el impulso a las vacunaciones. En Estados Unidos, país que reporta más de 3.500 muertes y 200.000 nuevos contagios por covid-19 cada día, la crisis de salud pública es un problema más urgente (y Biden puede necesitar unos cuantos votos republicanos para imponerse a la posible resistencia que demócratas moderados presenten ante alguno de sus planes de gasto elevado).

Esto puede llevar un tiempo. Aunque el proceso comienza hoy, acabará cuando a los demócratas les convenga, ya que pueden decidir cuándo llevar el caso al Senado. James Clyburn, alto cargo demócrata en la Cámara Baja, señaló el pasado domingo que el artículo de ‘impeachment’ podría tardar semanas en llegar al Senado para que el presidente electo, Joe Biden, y el nuevo Congreso puedan centrarse en una ambiciosa agenda legislativa durante sus 100 primeros días en el cargo.

En EEUU, país que reporta más de 3.500 muertes y 200.000 nuevos contagios cada día, la crisis de salud pública es un problema más urgente

Sea como sea, el destino del ‘impeachment’ 2.0 depende de Trump. Su comportamiento en los próximos días determinará si los demócratas pueden persuadir a un número suficiente de senadores republicanos para condenar al presidente por “altos crímenes y delitos”. Si el mandatario —a quien recientemente se le retiraron sus plataformas en redes sociales— mantiene un perfil bajo, el proceso podría perder impulso. Pero si trata de incitar a más violencia por parte de sus seguidores o pone a prueba los límites del poder presidencial perdonándose a sí mismo, la temperatura política en Washington podría calentarse todavía más.

*Este artículo fue publicado originalmente en inglés en GZERO Media. Si te interesa la política internacional, pero quieres que alguien te la explique, suscríbete a la 'newsletter' Signal aquí.

Joe Biden Cámara de Representantes Partido Republicano Gobierno de Donald Trump
El redactor recomienda