El recóndito artículo de la Constitución que podría ser la bala de plata contra Trump
  1. Mundo
TRAS EL ASALTO AL CAPITOLIO

El recóndito artículo de la Constitución que podría ser la bala de plata contra Trump

La sección 3 del artículo 14, redactada después de la guerra civil, prohíbe a cualquier persona que haya tomado parte en una insurrección volver a presentarse a la presidencia de EEUU

Foto: Donald Trump, junto a Melania Trump. (Reuters)
Donald Trump, junto a Melania Trump. (Reuters)

¿Qué hacer ahora con Donald Trump? Esa es la gran pregunta que se están haciendo los líderes de Estados Unidos. En medio de uno de los climas sociales más tóxicos que se recuerdan, con un Capitolio fortificado hasta los dientes tras el asalto perpetrado por cientos de seguidores del magnate, los demócratas han iniciado el proceso de ‘impeachment’ para tratar de acabar de una vez por todas con su carrera política.

La resolución presentada en la Cámara de Representantes este mismo lunes le acusa de amenazar la “integridad del sistema democrático”, subrayando las veces que Trump ha tratado de deslegitimar las elecciones. "Con esta conducta, demostró que seguirá siendo una amenaza para la seguridad nacional, la democracia y la Constitución", dice el documento, que también menciona la llamada del presidente al secretario de Estado de Georgia en la que le pidió que 'encontrara' 11.780 votos para revertir los resultados en ese estado. Los demócratas ya han recibido la negativa del vicepresidente Mike Pence de aplicar la 25 Enmienda, que desalojaría a Trump del poder si una mayoría de su gobierno así lo desea, pero están dispuestos a seguir con el 'impeachment'. Por lo pronto, una mayoría del país está a favor.

Foto: Manifestantes reclaman frente al Capitolio la expulsión de Donald Trump como presidente de Estados Unidos.

Una reciente encuesta de ABC News-Ipsos publicada este domingo aseguraba que más de la mitad de los estadounidenses creen que el Congreso debe echar a Trump antes de que se acabe su mandato. El objetivo es que Trump pierda los beneficios otorgados a los expresidentes, pero también que no pueda volver a presentarse a las elecciones en 2024.

El artículo que evitaría el 'impeachment'

Pero ¿tiene visos de prosperar? La mayor parte de los senadores republicanos, clave para que este proceso se aprobara en la Cámara Alta del Capitolio, han permanecido callados. Fuentes de la CNN aseguran que, al contrario que en 2019, cuando se produjo el primer intento de derribo contra Trump y los republicanos apretaron filas, ahora a los congresistas conservadores les están dando libertad de voto para que "voten según su conciencia". En cualquier caso, incluso cuando los demócratas se hagan con la mayoría del Senado tras la victoria en Georgia de la semana pasada, se presentarían diversos problemas que dificultarían el 'impeachment'.

El primer gran problema es constitucional. Algunos analistas estadounidenses apuntan que, a falta de una semana para la jura de Joe Biden como 46º presidente de Estados Unidos, tiene poco sentido llevar a cabo un nuevo 'impeachment' contra Trump, porque este está diseñado para ejercerse contra presidentes que aún están en el despacho oval. Y, en los cálculos más optimistas, el proceso no daría comienzo hasta el 19 o 20 de enero. “La Constitución ve el 'impeachment' exclusivamente como una herramienta para proceder contra un presidente que aún sigue siéndolo. El ‘impeachment’ está para proteger el país, no para castigar al delincuente”, escriben Bruce Ackerman y Gerard Magliocca en el 'Washington Post'.

El ‘impeachment’ está para proteger el país, no para castigar al delincuente

Este martes, ambos académicos desempolvaron la Carta Magna para encontrar una provisión constitucional que pudiera evitar que Trump se presentara de nuevo a las elecciones sin tener que repetir el 'impeachment'. Y la encontraron en una enmienda dedicada a la ciudadanía estadounidense. La sección 3 de la 14 enmienda, aprobada tras el final de la guerra civil, prohibiría a Trump volver a trabajar en ninguna oficina federal si se demuestra que “ha colaborado en una insurrección o rebelión contra la Constitución de Estados Unidos”. Finalmente, los demócratas la han incluido en la resolución presentada este martes, pero tendría que votarse por separado.

Para que esta prosperara necesitarían una mayoría simple tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado, al contrario que en el procedimiento de 'impeachment', en el que se debe reunir una mayoría de dos tercios. “El Congreso tendría que declarar que Trump participó en un acto de 'insurrección o rebelión' al incitar a sus seguidores a atacar el Capitolio”, escriben ambos analistas. Esta sección fue promulgada tras la guerra civil contra todo cargo público que hubiera apoyado la Confederación acusándole de haber “traicionado a su país” y prohibiéndole trabajar en un cargo federal de nuevo.

Foto: Foto de archivo de Donald Trump. (Reuters)

Pero esta novedosa solución constitucional también presenta problemas. Para tener éxito, el Congreso debería demostrar que Trump participó en la insurrección, pero ¿qué significa eso exactamente? La Constitución no da una definición precisa y, aunque la mayor parte de definiciones hablan de la “violencia” como concepto fundamental para que haya una insurrección —y en ese sentido, los eventos ocurridos el pasado 6 de enero lo cumplirían—, habría otro obstáculo: ¿estaba Trump incitando a una insurrección cuando se dirigió a la muchedumbre que había rodeado el Capitolio aquel miércoles?

Para el presidente, no hay duda: él no tuvo nada que ver. "La gente piensa que lo que dije fue totalmente apropiado y si miras lo que otros han dicho, políticos de altas esferas, sobre los disturbios del verano en Portland, Seattle y otros sitios, ese fue el verdadero problema", dijo Trump este martes antes de despegar hacia Texas. Por otro lado, la gran mayoría de los demócratas y unos cuantos republicanos creen que sus palabras —y en tantos discursos en los que aireó el fantasma del fraude— son la prueba definitiva para echarle de la Casa Blanca.

Entre medias, algunos medios conservadores creen que, aunque haya motivos para iniciar un juicio político, es mejor evitarlo. El debate estancaría el país en un sinfín de demandas y contrademandas que impedirían el principal objetivo de la Administración Biden: dejar atrás la presidencia de Trump y sanar las heridas de EEUU.

Foto: Araceli Mangas, catedrática de Derecho Internacional Público y RRII.

Los conservadores piden pasar página

El 'Wall Street Journal', periódico que el pasado viernes lanzó un durísimo editorial contra Trump, aseguró este martes que el 'impeachment' no es la mejor forma de superar la era Trump. "Hará más daño, al permitir que Trump pueda jugar el papel de víctima al estigmatizar un comportamiento que la gran mayoría de estadounidenses ya encuentra inaceptable", se podía leer en otro nuevo editorial. Sin embargo, el rotativo de Murdoch tampoco cree que la 14 enmienda sea la solución, al ser un artículo destinado a aquellos que participaron en la Confederación después de la guerra civil.

"Ningún juzgado ha encontrado signos de insurrección de Donald Trump, por lo que Pelosi le estaría pidiendo al Congreso que lo hiciera él mismo. Ella estaría secuestrando la 14 enmienda para crear un camino que prohibiera a Trump volver a presentarse, y quizás con una simple mayoría —y no con una votación de dos tercios requerida en la cláusula del 'impeachment'—. Eso violaría la Constitución en nombre de su defensa".

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence. (Reuters)
El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence. (Reuters)

Joe Biden ya ha dado luz verde a seguir con el 'impeachment'. En un principio, se mostró reticente porque un juicio político, retransmitido durante meses por las cadenas de televisión, podría reflotar la popularidad de Donald Trump y entregar un regalo envenenado al nuevo presidente. En un principio, él prefería centrarse en su inauguración. Pero ya parece resignado a aceptar la idea y, según diversas fuentes de medios estadounidenses, se estaría valorando empezar el juicio político 100 días después de la jura de Biden.

“¿Podríamos dedicar la mitad del día al ‘impeachment’ y la otra mitad a que los míos sean nominados y nombrados por el Senado al mismo tiempo que estudiamos el paquete de estímulo? Esa es mi esperanza”, dijo, apoyando el esfuerzo de su partido por lanzar el 'impeachment' contra Trump. "Creo que es de extrema importancia que haya un esfuerzo real y serio por hacer que aquellos que participaron en la sedición y amenazaron vidas, cometieron actos vandálicos en propiedad privada y causaron grandes daños, rindan cuentas", aseveró.

Foto: Donald Trump en una pantalla del mitin contra la certificación del resultado electoral.

La 14 enmienda contra los rebeldes

La congresista demócrata Cori Bush ha asegurado que la sección 3 de la 14 enmienda se podría usar contra otros colegas suyos que hayan apoyado la campaña de Trump de deslegitimar el resultado de las elecciones. “Este lunes, introduciré mi resolución para expulsar a los miembros del Congreso que trataron de revertir las elecciones e incitaron a un intento de golpe supremacista blanco que ha acabado con la vida de varias personas. Violaron la 14 enmienda”, dijo Bush en Twitter el domingo. “No podemos tener unidad sin rendición de cuentas”.

A finales de 2019, Trump ya fue sometido a un ‘impeachment’ por haber presionado a un país extranjero para conseguir información perjudicial de Hunter Biden, el hijo del que acabó siendo su rival en las elecciones. Fracasó, porque los senadores republicanos apoyaron a su presidente. Esta vez, sin embargo, las cosas se le ponen feas a Trump. Aunque el 'impeachment' no prospere y los demócratas no se atrevan a hacer uso de la 14 enmienda, varios tribunales esperan a Trump por sus delitos fiscales. Y si el actual presidente esquiva todos los golpes judiciales y quiere volver a presentarse en 2024 como candidato republicano, puede que su caso llegue al Tribunal Supremo.

Gobierno de Donald Trump
El redactor recomienda