El 6 de enero de 2021 iba a ser el día en el que el Congreso de Estados Unidos iba a certificar la victoria de Joe Biden en las últimas elecciones de Estados Unidos, arrebatándole a Donald Trump su lugar en la Casa Blanca. Pero no lo fue. Miles de seguidores del republicano se concentraron en las inmediaciones del Capitolio, en Washington, en protesta por lo que Trump ha venido denunciando desde los comicios: el "robo de las elecciones".

Disturbios en los alrededores de la sede del Congreso estadounidense, y destrozos en el interior: decenas de personas consiguieron saltarse la barrera, para acabar irrumpiendo en el Capitolio. La Policía tuvo que desenfundar sus armas para proteger a los legisladores. La noche no acabó como se esperaba: al menos cuatro personas hna fallecido en el asalto, además de varios heridos. Una vez recuperada cierta normalidad, la sesión ha continuado: Joe Biden ha sido confirmado como el nuevo presidente electo de Estados Unidos, en una jornada no solo de asalto al Capitolio, sino también a al democracia estadounidense.