La primera ola impuso el teletrabajo

'Rastreadores de covid': El virus convierte las oficinas en reliquias del siglo XX

Pablo Pombo se sumerge en la prensa internacional y selecciona los artículos imprescindibles para estar bien informado sobre la pandemia. Una 'newsletter' diaria solo para suscriptores

Foto: Imagen: Pablo López Learte.
Imagen: Pablo López Learte.

24 horas divididas por tres: ocho de trabajo, ocho de ocio y ocho de descanso. El virus actúa como una fuerza disruptiva en todos los ámbitos. Ya había tecnología para transformar la mecánica laboral del siglo XX, pero con el covid ha llegado la aceleración. La primera ola impuso el teletrabajo. La segunda lo impulsará todavía más. Por su dimensión histórica, por su impacto sobre lo cotidiano, este puede ser el cambio más radical de 2020. ¿Hacia dónde vamos? No hacia el pasado. Empresas en negación, adaptación o evolución. Las oficinas no volverán a ser lo que fueron.

Entramos en nueva fase. “Si estás volviendo a la oficina este mes, siéntate e inicia la sesión en tu ordenador. Pero no te sientas demasiado cómodo”. El texto central en 'The Economist' de esta semana señala que la lucha por el futuro del centro de trabajo acaba de comenzar.

“La pandemia ha revelado que muchas oficinas eran una reliquia del siglo XX (...) provocará una fase de experimentación tecnológica y social (...) Prometedora pero también con amenazas, sobre todo para la cultura de muchas empresas. (...) En lugar de resistirse al cambio, los gobiernos tienen que actualizar las leyes laborales anticuadas y comenzar a reinventar los centros de las ciudades (...) Las empresas tendrán que adaptarse a un patrón de asistencia esporádica en el que la oficina es un 'hub' y no una segunda casa”.

"Teletrabajo: ¿el cambio más radical de 2020?". 'The Guardian' deja dos buenas preguntas en el aire: la del título y la que termina esta selección. “Mucha gente se ha dado cuenta de lo harta que está de desplazamientos, del politiqueo de oficina, del horror de las oficinas diáfanas y de la tiranía de los sándwiches (...) El trabajo remoto supone un cambio en nuestra comprensión del equipo de trabajo, también en el espíritu de la empresa. Y, además, nuestro concepto mismo de la realidad física (...) Si puedes trabajar desde casa… ¿Qué más da dónde vivas? (...) Pero… si no hay espacio compartido… ¿qué impedirá que los gerentes sigan el ejemplo de los centros de atención al cliente y empiecen a contratar personal mucho más barato en países más pobres?”.

La segunda ola acelerará el cambio laboral. Los números de la segunda ola han llevado al Gobierno británico a urgir a la población a teletrabajar siempre que pueda hacerse desde casa. Anunció, además, que la previsión de restricciones ronda los seis meses. La petición de Downing Street supone un giro de 180 grados, a lo largo de septiembre han priorizado incentivar la vuelta a las oficinas por el efecto que genera sobre el conjunto de la economía (restauración, consumo…). Cabe preguntarse por qué en España no se está haciendo lo mismo.

'Financial Times': “Miles de empleados que trabajan en las principales compañías de la City londinense recibieron el miércoles la orden de trabajar desde casa”. Ejemplos: JP Morgan, PwC, Goldman Sachs y Barclays. Ejecutivo de un banco: “Mi preocupación personal es que con las mañanas y las noches más oscuras, trabajar desde casa se volverá bastante miserable y provocará un aumento de los problemas de salud mental”.

Lo que piensan los jefes. En el 'Wall Street Journal', han preguntado a 19 CEO de primera qué piensan sobre el trabajo y el valor de la presencialidad. Seleccionamos tres líderes, muy distintos. Reflejos de diferentes compañías y culturas empresariales. Actitudes:

Negación. James Dimon, JP Morgan Chase & Co. “Creo que volver al trabajo es algo bueno. Creo que trabajar desde casa tiene aspectos negativos… Hemos visto una caída de productividad en ciertos puestos y un aumento de la alienación en ciertas áreas. Por eso, queremos volver al trabajo de forma segura”.

Adaptación. Warren Buffett, Berkshire Hathaway. “La oferta y la demanda de espacio para las oficinas pueden cambiar significativamente. Mucha gente ha aprendido que puede trabajar desde casa, o que existen otros métodos para llevar a cabo sus negocios (...) Cuando ocurre un cambio, el mundo se adapta a él”.

Evolución. Tim Cook, Apple. “Con toda sinceridad, no es como estar juntos físicamente (...) No creo que volvamos a ser lo que éramos, porque hemos descubierto que hay algunas cosas que funcionan realmente bien en modo virtual”.

Nuevos empleos y nuevas oportunidades de negocio. Hace unas semanas, compartimos un texto centrado en los perdedores del declive de las oficinas (limpieza, mantenimiento, restauración…). Hoy, ofrecemos campo abierto laboral y de emprendimiento.

En el 'Washington Post': nuevo puesto profesional que se empieza a demandar con fuerza: 'head of remote work'. Perfil con experiencia en recursos humanos, puntero en tecnología y con grandes capacidades de comunicación. Entre las tareas: pautas para reducir reuniones y navegar por los horarios, actuar como enlace entre equipos, planificación de eventos en línea, actualizar y revitalizar la cultura de la compañía…

La alta demanda de empresas y de tecnología capaces de mantener los espacios libres de covid está disparada. “Compañías desesperadas por desinfectar oficinas, fábricas y tiendas”. 'Startups', hay competición. Bloomberg.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios