"Un día sin nosotras": las mexicanas sacan músculo en una histórica huelga de mujeres
  1. Mundo
Este 9 de marzo

"Un día sin nosotras": las mexicanas sacan músculo en una histórica huelga de mujeres

Justo el día en el que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) daba comienzo a la rifa de boletos “a cachitos” del avión

Foto: Manifestaciones en la Plaza del Zócalo en México el 8 de marzo. (Reuters)
Manifestaciones en la Plaza del Zócalo en México el 8 de marzo. (Reuters)

Justo el día en el que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) daba comienzo a la rifa de boletos "a cachitos" del avión presidencial para recaudar fondos para el Gobierno, miles de mexicanas se quedaban en casa, en la primera huelga de mujeres convocada en el país este 9 de marzo. Se trata de un paso histórico en el país latinoamericano, donde de media mueren cada día 10 mujeres asesinadas y el debate sobre los “feminicidios” se ha agriado en los últimos meses ante lo que muchos colectivos consideran la infravaloración de la violencia que sufren las mujeres mexicanas desde el Gobierno de AMLO.

Apenas un día después de las multitudinarias manifestaciones por el 8 de marzo, tanto las calles como el metro en Ciudad de México han notado la falta de las miles de mujeres que pasan diariamente hacia sus trabajos o sus clases: los vagones para mujeres y niños han discurrido casi vacíos y en algunas estaciones del suburbano la policía ha tenido que dejar pasar a personas sin billetes ante la ausencia de taquilleras, que han secundado la huelga #UnDíaSinNosotras. El paro se ha convertido en la herramienta social, política y económica de miles de mexicanas, que denuncian la falta de respuesta de las autoridades para frenar la violencia contra las mujeres.

Foto: Conchi, Estrella y María, tres mujeres que abrieron camino al mundo laboral

Más de 150 grandes empresas, entre ellas Santander, BBVA o HSBC México también han anunciado que secundaban la huelga de mujeres, un paro nacional que pretende, según los colectivos convocantes, "que se den cuenta que están dejando en el olvido al 52% de la población". Muchas sucursales permanecieron cerradas y los servicios bancarios se vieron limitados. "Dada la relevancia del personal femenino que labora en HSBC México en nuestra red de sucursales (51%), es posible que por esta situación el servicio al público a través de ese canal se vea limitado el 9 de marzo", informó HSBC. BBVA México también ha afirmado que solo opera el 40% de sus oficinas.

Los principales medios de comunicación del país han mostrado imágenes de sus redacciones casi vacías. El paro se notó con fuerza en el sector educativo, especialmente en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la más grande de Latinoamérica, donde las actividades académicas se vieron en su mayoría truncadas por la escasa presencia de alumnas y de profesoras. Centenares de escuelas permanecieron cerradas durante la jornada.

La huelga, a la que estaban llamadas más de 50 millones de mexicanas, ha tenido un gran seguimiento en oficinas de gobierno, universidades y grandes multinacionales, pero poco en los comercios y en la economía irregular del país. El Gobierno federal y la mayoría de administraciones locales, así como el Congreso mexicano y los parlamentos locales, apoyaron el paro feminista y funcionaron a medio gas, con una presencia testimonial de mujeres.

Sin embargo, el propio AMLO ha intentado restar importancia a la histórica huelga, la primera por el estilo que se convoca en el país y que imita el paro 1975 en Islandia que paralizó el país ante la huelga laboral, de consumo y de cuidados de las mujeres. "El gobierno está funcionando, ¿saben por qué está funcionando? Porque el pueblo me ayuda a empujar al elefante (...) no se podría gobernar sin el apoyo del pueblo", ha afirmado en rueda de prensa.

Además, ha acusado a sus "enemigos políticos" y "al conservadurismo" de estar aprovechando el clamor público contra los crecientes feminicidios para atacar a su gobierno. Algunas mujeres, entre varias senadoras y el propio colectivo que ha convocado la huelga, han catalogado de ridículo y “de poca seriedad” lo que han considerado un intento de "opacar" el paro con la venta de boletos para la rifa del avión presidencial.

En las protestas de las mexicanas todavía están frescos los asesinatos de Ingrid Escamilla (de 25 años y cuyo cuerpo fue desollado y desmembrado por su pareja) y Fátima (una niña de siete años secuestrada y asesinada), que generaron multitudinarias manifestaciones en las calles ante el hartazgo por la inseguridad y la impunidad en los crímenes contra las mujeres.

México registró más de 1.000 feminicidios -asesinatos por razón de género- durante 2019, según los datos oficiales. Una media de 10 asesinatos de mujeres al día y un aumento del 137% en los últimos cinco años. El mismo 8 de marzo, cuando el país celebraba marchas multitudinarias por el Día de la Mujer, fueron asesinadas al menos tres mujeres en México, según informa el diario El Universal.

Crisis de Gobierno

A AMLO se le ha acusado en numerosas ocasiones de minusvalorar la violencia contra las mujeres y otras precariedades que sufren las mexicanas, como la brecha salarial. Tras el asesinato de Fátima, el mandatario mexicano afirmó que el crimen era parte de una crisis de valores provocada por el neoliberalismo. "Yo sostengo que se cayó en una decadencia, fue un proceso de degradación progresivo que tuvo que ver con el modelo neoliberal", afirmó entonces. En ocasiones anteriores, al ser preguntado sobre su postura sobre el feminismo, AMLO respondió que no se consideraba feminista, sino "humanista".

"Es inaceptable que el gobierno actúe con revictimizaciones, responsabilizando a víctimas y a sus familias por la violencia que viven", rezaba uno de los puntos del manifiesto que colectivos feministas presentaron tras la muerte de Fátima, cuyo cuerpo fue encontrado en una bolsa.

Foto: Colectivos y organizaciones feministas protestan este martes frente al Palacio Nacional por la muerte de Fátima. (EFE)

"Lo que esperamos para empezar es que se empiece a hacer una revolución de despertar de conciencia colectiva, que nos tomemos un momento para poder identificar las violencias que hay dentro de nuestros espacios privados y públicos y cómo nosotros mismos aportamos a esta cadena de violencias, que termina siendo una crisis de feminicidios", explicaba una de las portavoces del colectivo feminista Brujas del Mar en el estado mexicano de Veracruz, quienes convocaron la huelga de mujeres a través de redes sociales, al diario Reforma.

Feminismo