LUANDA LEAKS

Los diamantes manchados de la 'Princesa de África' que brillan en Cannes

La primogénita del expresidente de Angola y su marido explotan con dinero público los diamantes de su país mediante una multinacional de joyería, lo que les granjea amistades entre las ‘celebrities’

Foto: Imagen: EC.
Imagen: EC.

El Festival de Cannes, que cada mayo reúne a numerosos famosos en torno al cine, sirve como excusa para celebrar el gran evento anual de De Grisogono en la localidad vecina de Antibes, en el Hotel du Cap-Eden-Roc, una fiesta donde corre el champán, se degustan los más selectos canapés y que es amenizada por fuegos artificiales y la música de una orquesta en directo.

En esas fiestas se lucen pendientes, brazaletes y collares de diamantes de la firma suiza de alta joyería De Grisogono. Los exhiben supermodelos como Naomi Campbell y Bar Rafaeli, actrices como Sharon Stone e Isabelle Adjani, cantantes como Rihanna o la polifacética Eva Longoria. Antonio Banderas y su novia Nicole Kimpel también han posado en el ‘photocall’ de la multinacional de joyería de Ginebra, al igual que el polémico productor de cine estadounidense Harvey Weinstein, investigado por diversas acusaciones de acoso y abuso sexual. Las actrices que atraviesan la alfombra roja del festival de cine francés también hacen brillar los diamantes de De Grisogono. Todo ese lujo va por cortesía de los recursos minerales que han sido expoliados de Angola, un país donde al menos el 30% de la población vive con menos de dos dólares al día..

Isabel dos Santos y Sindika Dokolo tienen el control de De Grisogono. Este matrimonio se ha rodeado de las ‘celebrities’ más reconocidas mundialmente en la última década. La hija del expresidente angoleño José Eduardo dos Santos, que estuvo en el poder durante 38 años, hasta 2017, y su marido se fotografían junto a actores, supermodelos y estrellas de la música en los lugares más selectos. Ello ha contribuido a dar una imagen luminosa de unos negocios milmillonarios que han conseguido en gran parte al saqueo de los recursos públicos de Angola. A mediados de enero, Dos Santos sugirió en una entrevista a la televisión portuguesa RTP que sería candidata en las elecciones presidenciales de Angola en 2022.

Robert de Niro y su esposa, Grace Hightower, junto a Fawaz Gruosi (izda.), en la fiesta de De Grisogono en Antibes en 2016. (EFE)
Robert de Niro y su esposa, Grace Hightower, junto a Fawaz Gruosi (izda.), en la fiesta de De Grisogono en Antibes en 2016. (EFE)

La gran fortuna de Isabel dos Santos, conocida como la ‘Princesa de África’, se ha amasado gracias a tomar prestado dinero con garantías soberanas de Angola aprobadas mediante decretos presidenciales de su padre, un dinero que apenas ha sido restaurado ‘a posteriori’. Los fiscales angoleños que ahora lo investigan cifran en más de 1.100 millones de dólares lo que debe el entramado societario internacional del matrimonio Dos Santos-Dokolo al erario público angoleño. Así se lo ha manifestado el Ejecutivo de João Lourenço a los 36 medios asociados de la investigación Luanda Leaks, coordinados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ). El trabajo parte de una filtración de 715.000 documentos internos de las compañías de Isabel dos Santos obtenidos por la Plataforma para Proteger a Denunciantes de África (PPLAAF) y en ella han participado medios como 'Le Monde', 'Expresso', 'Süddeutsche Zeitung’ o la BBC; El Confidencial y La Sexta en España.

El matrimonio habría ganado entre 638 y 957 millones de dólares por la compraventa de diamantes en los últimos 5 años, según Luanda

Ahora, la Fiscalía y los tribunales angoleños investigan un préstamo de 400 millones de dólares que en 2012 concedió el Banco BIC, con garantía del Estado, a De Grisogono, empresa fundada en 1993 por Fawaz Gruosi, diseñador de joyas especializado en diamantes de origen libanés. El préstamo realizado con dinero público no ha sido reembolsado. “El Estado no puede ser obligado a pagar una deuda en esas condiciones, ¿cierto? Ella creó una deuda pública a través de su propio banco, cuyo dinero envió a una compañía de la que es la directora;”, explica el fiscal general de Angola, Hélder Pitta. Isabel dos Santos es accionista de Banco BIC.

Antonio Banderas y Nicole Kimpel asisten a la fiesta de De Grisogono en Antibes en 2017. (EFE)
Antonio Banderas y Nicole Kimpel asisten a la fiesta de De Grisogono en Antibes en 2017. (EFE)

La empresa pública Sodiam fue la garante del denominado 'contrato de financiación' de De Grisogono, refrendado por un decreto presidencial de José Eduardo dos Santos en febrero de 2012. Sodiam es la compañía estatal angoleña encargada de la extracción de diamantes, su venta y su exportación. Según el análisis de los archivos de Luanda Leaks, Sodiam prestó más de 200 millones de dólares a De Grisogono entre 2011 y 2018.

De acuerdo con lo que comunicó el gabinete de la Presidencia actual a los medios de Luanda Leaks, las empresas de Dos Santos-Dokolo, incluida De Grisogono, habrían comprado diamantes angoleños por valor de 2.270 millones de dólares en el último lustro. Los técnicos gubernamentales calculan que el beneficio neto en el mercado global oscila entre el 28 y el 45%. Es decir, solo en cinco años, habrían ganado entre 638 y 957 millones de dólares limpios.

Los inicios en la industria de los diamantes

En los años noventa, la larga guerra civil de Angola (1975-2002) vivía sus años decisivos para dilucidar qué bando ganaría. En un caso paradigmático de conflicto de Guerra Fría, el Movimiento Popular de Liberación de Angola (MPLA) se alió con el bloque del este liderado por la Unión Soviética y se financiaba con el petróleo; mientras que la guerrilla Unita luchaba con el apoyo del bloque occidental y conseguía sobrevivir gracias al contrabando de diamantes.

Entonces, el líder del MPLA, José Eduardo dos Santos, se propuso ahogar los ingresos de la Unita y recurrió a empresarios y peritos israelíes para tomar el control del tráfico de diamantes. El ruso-israelí Arkady Gaydamak y el israelí Lev Leviev, conocido como el ‘rey de los diamantes’, entraron en ese juego para hacer negocios en uno de los países con mayor producción de diamantes. “Angola exporta en la actualidad más de 1.000 millones de dólares anuales en diamantes”, cuenta Jânio da Rosa, secretario de Estado de Geología y Minería, en su despacho de Luanda, a los medios de Luanda Leaks.

Precisamente en un litigio judicial entre ambos hombres de negocios por un asunto relacionado con diamantes de Angola, en 2012, Gaydamak declaró ante un tribunal de Londres que crearon la compañía Ascorp en 1999. Los socios iniciales fueron la estatal Sodiam (51%), el Goldberg Group, controlado por Leviev y Gaydamak, y Trans African Investment Services (TAIS). La dos últimas poseían cada una el 24,5% del accionariado de Ascorp. En enero de 2000, un decreto presidencial firmado por José Eduardo dos Santos establecía que el monopolio de la compra de diamantes en Angola quedaba reservado a Ascorp.

Isabel dos Santos, en enero de 2020.(Reuters)
Isabel dos Santos, en enero de 2020.(Reuters)

La clave de la operación en beneficio del clan Dos Santos radica en que el nombre de TAIS, sociedad pantalla registrada en Gibraltar desde 1997, se debía a la composición de las primeras sílabas de Tatiana Kubanova e Isabel, primera esposa del presidente de origen ruso y su primogénita, respectivamente. El 75% de la mercantil se quedaba en manos de la hija y el resto para la madre, quien vive en una lujosa casa del barrio exclusivo de Kensington en Londres. A sus 26 años, la ‘Princesa de África’ entraba de lleno en el negocio de diamantes por decreto presidencial de su padre.

En todas las entrevistas niega haberse beneficiado económicamente de la posición política de su familia. “Soy una mujer africana, una angoleña y sobre todo soy una mujer de negocios y una emprendedora”, le dijo a BBC a comienzos de enero. Añadió: “Mis sociedades son fruto de transacciones comerciales, no proceden de contratos públicos ni de dinero que haya sido desviado de fondos públicos”.

TAIS cambió su nombre a Iaxonh Limited en 2001. En agosto de 2003, la estatal Sodiam decidió que la empresa de Gaydamak, Development Advisory Group, se quedaría con el monopolio de la comercialización de los diamantes angoleños. Dos meses después llegó el acuerdo entre Gaydamak y Iaxonh para que esta canalizara las ventas de la producción de diamantes en bruto por un valor de más de 20 millones de dólares mensuales.

Collar de diamantes de De Grisogono expuesto antes de una subasta en Christie's Ginebra. (Reuters)
Collar de diamantes de De Grisogono expuesto antes de una subasta en Christie's Ginebra. (Reuters)

Control de las minas y de la comercialización

Desde que contrajeran matrimonio en 2002, Isabel dos Santos y su esposo congoleño han tenido el control de una decena de compañías mineras dedicadas a extraer y comercializar diamantes en bruto, la segunda fuente de exportaciones más importante de Angola tras el petróleo. Muana Maua Mining, Somua Sociedade Mineira Maua, Socim o Cuango Congo Diamantes son algunas de esas empresas.

El matrimonio Isabel dos Santos y Sindika Dokolo. (Ilustración de Marwen ben Mustapha - Inkyfada/ICIJ)
El matrimonio Isabel dos Santos y Sindika Dokolo. (Ilustración de Marwen ben Mustapha - Inkyfada/ICIJ)

Los diamantes que sus compañías no podían extraer gracias a decretos favorables de la Presidencia y del Ministerio de Geología y Minas los compraban. Los documentos filtrados reflejan transferencias de decenas de millones de dólares desde sus sociedades en paraísos fiscales y en jurisdicciones fiscalmente ventajosas. Como ejemplo, la empresa Vidatel, una empresa pantalla de Isabel dos Santos registrada en las Islas Vírgenes Británicas, transfirió un total de 102 millones de dólares en 2016 a tres empresas de exploración y extracción de minerales. Entre ellas, está Sociedade Mineira de Catoca, responsable de más del 75% del total de extracciones de diamantes angoleños, a la que pagó 59 millones de dólares en esa ocasión.

En Angola, la empresa estatal Sodiam tiene la exclusividad de la gestión del sector de la minería y el comercio de los diamantes. Sodiam subcontrata otras compañías para la explotación en bruto de esa piedra preciosa y luego busca clientes en el mercado nacional e internacional.

Nemesis International DMCC es una sociedad financiera que comercializa internacionalmente, como cliente preferencial de Sodiam, una parte importante de los diamantes extraídos en Angola. Lo hace desde Dubái, uno de los dos centros neurálgicos del comercio de diamantes junto a la ciudad belga de Amberes. Es propiedad de Sindika Dokolo. Sodiam ha vendido diamantes a Nemesis y otras empresas propiedad del matrimonio Dos Santos-Dokolo por valor de 2.279 millones de dólares desde 2012, según cuentan fuentes gubernamentales a los medios de Luanda Leaks. Según explica el Ejecutivo de Luanda, Dokolo domina el 45% del total del comercio de los diamantes extraídos en bruto de Angola.

Los periodistas no han tenido acceso al detalle de todas las transacciones que justifiquen tal cantidad de dinero, pero sí a más de veinte facturas y documentos donde se reflejan ventas por decenas de millones de la estatal de diamantes angoleña a Nemesis. Como ejemplo, el 24 de noviembre de 2016 Sodiam vende a la empresa emiratí de Dokolo diamantes por valor de 15,2 millones de dólares; solo seis días después vemos otra transacción de esas piedras preciosas vendidas por ocho millones. Nemesis también adquirió en 2016 uno de los diamantes más espectaculares y valiosos extraídos en el mundo, llamado ‘4 de Fevereio’, en honor a la fecha de inicio de la guerra de independencia de Angola el 2 de febrero de 1961.

Alta joyería hecha con diamantes de Angola

El italiano de origen libanés Fawaz Gruosi fundó De Grisogono en 1993. Este diseñador de joyas, que abandonó esta multinacional del lujo a comienzos de 2019, estuvo durante 25 años a cargo de la dirección creativa de la compañía. Consiguió llevar sus diseños a las tiendas más selectas de ciudades como París, Milán, Moscú, Nueva York o Kuwait.

La crisis financiera de 2008 puso en aprietos a De Grisogono y la empresa acumuló deudas que amenazaban su supervivencia. Cuando en las cuentas predominaba el color rojo, la estatal de diamantes angoleña Sodiam y el matrimonio Dos Santos-Dokolo acudieron en su auxilio para hacerse con la mayoría del accionariado de la compañía.

Los documentos y correos electrónicos obtenidos por los medios de Luanda Leaks muestran cómo en 2012 la adquisición de De Grisogono se hizo en condiciones muy favorables a Sindika Dokolo, cuya empresa Melbourne Investments BV (Países Bajos) se hizo con el “control absoluto de la gestión” de la multinacional joyera.

La adquisición de De Grisogono se hizo gracias a dos préstamos iniciales aportados por la empresa pública angoleña Sodiam, uno de 45 millones de dólares y otro de 120 millones. Este segundo lo proporcionó el Banco BIC de Angola, una institución financiera participada por Isabel dos Santos. La operación tuvo la bendición del palacio presidencial, ocupado por su padre.

Las operaciones financieras se canalizaron a través de dos sociedades maltesas: Victoria Holding y Victoria Limited. La primera fue creada por Sodiam y Melbourne Investments para seguidamente ser controlada por Victoria Limited, propiedad de Isabel dos Santos. Para rizar el rizo, la sociedad ‘offshore’ de Dokolo Almerk Internacional Ltd. de Islas Vírgenes Británicas se aseguró en el contrato de compraventa de acciones una comisión de éxito de la operación de cinco millones de euros.

En una entrevista a Isabel Dos Santos realizada por la BBC el pasado 10 de enero, la primogénita del expresidente de Angola señaló: “No soy accionista de De Grisogono y lo he dicho muchas veces. No puede contestar a sus preguntas sobre esta cuestión porque por el simple hecho de que no soy accionista”. Es cierto que ella nunca ha aparecido en el accionariado con su nombre, pero sí la ha controlado la compañía a través de sus sociedades ‘offshore’ en Malta y su marido sí que es accionista.

Por su lado, Sindika Dokolo asegura en sus repuestas a los medios de Luanda Leaks que el proyecto de De Grisogono tenía dos patas: una inversión para el relanzamiento de la empresa y una inversión en la plataforma de diamantes de Angola. “Terminé invirtiendo 115 millones de dólares en la empresa De Grisogono, la misma cantidad que Sodiam, pero gasté tres o cuatro veces más para conseguir su éxito, comparable al de Graff o De Beers [los dos mayores productores de diamantes del mundo]”. Dokolo se siente víctima de un complot. Niega haber expoliado recursos públicos de Angola para sus negocios y asegura que “el régimen” del presidente João Lourenço está acosando “a una familia [Dos Santos-Dokolo] que opera en el sector privado” y “no arresta a los mandatarios de empresas públicas acusados de malversación”.

El dinero público prestado a De Grisogono se ha desvanecido en el entramado empresarial 'offshore' de la pareja Dos Santos-Dokolo

De Grisogono declinó responder a las preguntas de los medios integrantes de la investigación Luanda Leaks. La acumulación del pasivo en las cuentas de la multinacional joyera, incluidas las deudas con el Estado angoleño que nunca se devolvieron, las sanciones comerciales a Rusia y la caída de los precios del petróleo perjudicaron su negocio. Así lo explicó al ‘The New York Times’ en Lisboa quien fuera su director ejecutivo desde 2013, John Leitao. Pero las fiestas a todo tren de la Riviera francesa no han cesado. “Para hacer crecer el negocio, tienes que hacer mucho ruido. Así todo el mundo quiere ir a tus fiestas”, cuenta Leitao.

El actual presidente de Sodiam, Eugénio Pereira Bravo da Rosa, cuenta que “la inversión conjunta de Sodiam y Melbourne [Melbourne Investments BV, propiedad de Dokolo] se realizó a través de la sociedad Victoria Holding Limited al 50%. Esperábamos que hubiera ingresos para el tesoro público. Pero lo que en realidad sucedió fue que una vez la participación de Sodiam fue firmada, desde entonces el Estado no ha recibido ni un solo dólar”.

Sean 400 millones de dólares como afirma el actual gabinete de Presidencia de Angola o 200 millones de dólares como asegura el presidente de Sodiam, el dinero público prestado a De Grisogono se ha desvanecido en el entramado empresarial de la pareja Dos Santos Dokolo que usa hasta 18 jurisdicciones consideradas paraísos fiscales o lugares que ofrecen ventajas fiscales, entre ellas, Malta, Luxemburgo, Madeira, Dubái o Belize.

La pregunta que continuamente se hace el presidente de las estatal diamantífera Sodiam y que confiesa a los reporteros es la siguiente: “¿Qué se ha hecho con todo ese dinero de los angoleños?”.

--

*En este reportaje han colaborado varios periodistas de los 37 medios de 20 países que han trabajado en la investigación Luanda Leaks. Algunos de esos reporteros son: Sonia Rolley, Micael Pereira, James Oliver, Ben Hallman, Kyra Gurney, Fergus Shiel, Scilla Alecci, Max de Haldevang, Sylvain Besson, Luke Radcliff, Jacob Borg, Delphine Reuter y Sydney Freedberg.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios