entre méxico y estados unidos

Un balancín para unir lo que una frontera separa: "El muro, un punto de apoyo literal"

Dos arquitectos han convertido en realidad lo que hasta ahora solo había sido un diseño: un tobogán que una a las familias separadas en la frontera entre El Paso y Ciudad Juárez

Foto: El tobogán que Virginia San Fratello y Rael Ronald han instalado en la frontera entre México y Estados Unidos (R.Ronald)
El tobogán que Virginia San Fratello y Rael Ronald han instalado en la frontera entre México y Estados Unidos (R.Ronald)

"Solicitar asilo por culpa de la persecución es un derecho humano fundamental. Fue reconocido por el mundo y consagrado en el artículo 14 de la Declaración Universal de Derechos Humanos. También ha sido reconocido por Estados Unidos y consagrado en nuestras propias leyes nacionales. Específicamente, cualquier persona "que esté físicamente en Estados Unidos o que llegue a Estados Unidos —independiente de que lo haga a través de un puerto de llegada designado o no—, independientemente de su estado, puede solicitar asilo". Con esta frase, el arquitecto Ronald Rael pedía al mundo entero en su perfil de Facebook la "amabilidad" que se debe ofrecer a quien llega huyendo de otro país. Rael vive en Oakland (en el estado de California), relativamente lejos de la frontera de Estados Unidos con México, pero conoce la situación que allí se vive.

Desde Oakland se trasladó, junto a su socia, Virginia San Fratello, a El Paso, en el estado de Texas, una de las áreas divididas por la valla que separa la ciudad estadounidense de Ciudad Juárez, en territorio mexicano. Es la frontera más transitada del mundo, y en torno a esta frontera, geográfica y real, viven separadas cientos de familias. De esa separación surgió la idea que ahora han llevado a cabo en ese mismo punto: una zona separada por una valla, y que ahora permite la unión a través de un balancín. "La alegría que se ha compartido hoy en ambos lados es algo que se quedará conmigo para siempre", escribía el propio Rael en su cuenta de Instagram, compartiendo imágenes de la 'performance'.

San Fratello es profesora en la Universidad de San José, en concreto, en la Escuela de Arte y Diseño, y ha pasado por muchas universidades. Arquitecta, artista y educadora, forma parte del estudio de diseño Rael San Fratello que evita trabajar dentro de una filosofía definida. "Tratamos de no definir, sino de redefinirnos constantemente". Por su parte, Rael es profesor de Arquitectura en la Universidad de Berkeley y autor de 'Borderwall as Architecture', un libro que se presenta como una "granada de mano artística e intelectual" y un "reexamen" de lo que son y podrían llegar a ser las 650 millas de valla física que separan Estados Unidos de México. "Es, a la vez, una protesta contra el muro y una proyección sobre su futuro".

Ambos son los autores del 'Teetertotter Wall', que se podría traducir por el 'Muro Balancín', una iniciativa que nació hace ya diez años en forma de dibujos conceptuales y que una década después se han convertido en una realidad. "Una de las experiencias más increíbles de nuestra carrera, llevando lo que era un dibujo en 2009 a ser todo un acontecimiento cargado de alegría, emoción y unión en la frontera. El muro se convirtió en un punto de apoyo literal para las relaciones entre Estados Unidos y México", aseguró el propio Rael, tras culminar su obra. "Niños y adultos se conectaron de manera significativa en ambos lados, con el reconocimiento de que las acciones que tienen lugar en uno lado tienen consecuencias directas en el otro".

Problemas en las fronteras

Si bien los problemas en las fronteras entre México y Estados Unidos se incrementaron desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, la valla entre El Paso y Ciudad Juárez ya existía antes de que el republicano llegara al Gobierno. En febrero de 2017, solo unos meses después de que Trump ganara las elecciones, la valla metálica que separaba estas dos localidades quedaba finalizada: una frontera física, de seis metros de alto, que sirvió para remplazar la que ya existía y que había sido colocada en la década de los ochenta para separar las dos ciudades. "Lo hicieron para impedir el cruce de ilegales, pero nosotros la cruzábamos para ir a trabajar", explicaba entonces al diario mexicano Milenio Francisco López, uno de los habitantes de la colonia Anapra, al oeste de Río Grande, y una de las comunidades más pobres de la zona.

Durante los últimos años, miles de ciudadanos de Centroamérica han intentado atravesar la frontera, arriesgándose a ser detenidos al llegar a Estados Unidos, para poder solicitar asilo en el país norteamericano. Son muchos los jóvenes que huyen de sus países: algunos porque sufren violencia; otros porque la ejercen y quieren escapar de esta situación. No obstante, de entre todas estas caravanas de migrantes han salido multitud de situaciones que, en muchas ocasiones, son denunciadas por ONGs y organismos en defensa de los Derechos Humanos. Una de ellas llegó a ser plasmada en una fotografía que acabó en la portada de la revista 'Time'.

Hace apenas unos meses aparecía un niño de apenas tres años abandonado, llorando en un campo de maíz, tras despistarse del grupo del que formaba parte y que había tratado de entrar a Estados Unidos a través de una frontera terrestre; el mismo mes, dos inmigrantes que trataban de entrar al país en un vehículo fallecían durante una persecución policial, haciendo volcar su camioneta al intentar esquivar una cadena de púas desplegadas por los agentes de seguridad para impedir su acceso.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios