NO SE LES PUEDE DISPARAR POR ESTAR PROTEGIDOS

Un archipiélago ruso declara el estado de emergencia por la invasión de osos polares

Han enviado a un equipo de especialistas para garantizar la seguridad de la población

Foto: Los osos polares tienen atemorizados a los habitantes de Novaya Zemlya (EFE/Jim Lo Scalzo)
Los osos polares tienen atemorizados a los habitantes de Novaya Zemlya (EFE/Jim Lo Scalzo)

Novaya Zemlya es un archipiélago ruso que se localiza en pleno océano ártico. En esta remota e inhóspita localización apenas viven 3.000 personas, pero han tenido que pedir ayuda a las autoridades de Moscú: decenas de osos polares les han invadido y están asediando a sus habitantes en busca de comida.

Las autoridades rusas no han tardado en responder y han enviado a un equipo de especialistas que tiene como objetivo sedar a los osos y acabar con el peligro que supone su presencia en una zona poblada. El responsable de la región, Zhigansha Musin, asegura a The Guardian que "nunca había habido una invasión masiva de osos polares” y que, “literalmente, han estado persiguiendo a la gente".

Las imágenes que se pueden ver en las redes sociales permiten darse cuenta de la magnitud del problema. En algunos casos se ve a osos polares entrando a las casas; en otras, los animales buscan restos de comida en un basurero. Se ha intentado asustar a los osos con tocando el claxon de los coches o, incluso, con perros, pero todos los intentos han fracasado.

Por eso, las autoridades han decidido declarar el estado de emergencia. Alexander Minayev, responsable adjunto de Novaya Zemlya, explica que "la gente está asustada y tiene miedo de abandonar sus hogares. Los padres no están dispuestos a dejar que sus hijos vayan al colegio o a la guardería”.

Uno de los problemas a los que se enfrenta la región es que Rusia prohíbe disparar a los osos polares, ya que están clasificados como una especie en peligro de extinción. Pero los funcionarios creen que puede ser la única salida para garantizar la seguridad de la población, en caso de que el grupo de expertos que ha enviado el Gobierno no pueda con ellos.

No es la primera vez que los osos polares provocan problemas en esta zona de Rusia. En 2016, cinco científicos que estaban trabajando en una estación meteorológica ubicada en la isla de Troynoy no pudieron salir de las oficinas durante 15 días por el asedio de los osos polares.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios