'Las Manadas' de Argentina: 2 casos alarman a un país donde la violencia sexual no remite
  1. Mundo
"pasamos de tener 16 llamadas diarias a 400"

'Las Manadas' de Argentina: 2 casos alarman a un país donde la violencia sexual no remite

Pese a las fuertes campañas de concientización y la creación de comisarías y fiscalías especializadas, los casos de violencia sexual no disminuyen en el país latinoamericano

Foto: 'Las Manadas' de Argentina: 2 casos alarman a un país donde la violencia sexual no remite
'Las Manadas' de Argentina: 2 casos alarman a un país donde la violencia sexual no remite

El año empieza en Argentina con dos casos de violencia sexual que han conmocionado al país. En un camping de una playa de Miramar, una zona turística frecuentada por amantes del surf, la madre de una joven de 14 años se encontró con una escena espeluznante cuando buscaba a la menor entre el bullicio de las celebraciones de fin de año: varios hombres adultos estaban violando a su hija en una carpa. Hubo cinco detenidos aunque únicamente dos de ellos admitieron haber mantenido relaciones sexuales con la menor. Según la investigación, los acusados abusaron de la adolescentes repetidas veces.

Esa misma noche, a 380 kilómetros de distancia, otra joven de casi la misma edad padecía una situación similar. Según la denuncia, un grupo de siete encapuchados la rodearon cuando volvía de la casa de una amiga y la agredieron sexualmente. Tres de ellos acabaron detenidos por la policía.

Pese a las fuertes campañas de concientización y la creación de comisarías y fiscalías especializadas, los casos de violencia sexual no disminuyen en el país latinoamericano. Según un informe del Consejo Económico y Social de la Ciudad de Buenos Aires, 9 de cada 10 mujeres reconocen haber sufrido acoso callejero o abusos. El 45% de las porteñas entrevistadas manifesta que ha sufrido una agresión sexual al menos en una ocasión.

La provincia de Buenos Aires registró 1.263 abusos sexuales durante 2017, según cifras del Ministerio de Seguridad de la Nación, un porcentaje que la posiciona en la primera posición de toda Argentina y que refleja la dimensión del problema a nivel nacional. No obstante, es difícil determinar si hay un aumento en los casos de violencia sexual o si se denuncian más. Fernanda Rodríguez, subsecretaria de acceso a Justicia, ofrece una pista: “Las líneas de ayuda estallan cuando se instala el tema en la agenda mediática, ya sea por campañas o por noticias estremecedoras como estos casos”, comenta a El Confidencial.

Foto: EEUU, en el 'top 10' de los países más peligrosos para la mujer: India lidera la lista

Por ley, en Argentina los medios deben publicar los teléfonos de asistencia a las víctimas cada vez que se conoce una noticia sobre delitos sexuales o violencia de género. "En el teléfono gratuito para denunciar casos de abuso sexual infantil pasamos de tener 16 llamadas diarias a 400 cuando se hace público un caso de abuso", explica Rodríguez.

“Basándonos en los resultados, no se ha logrado disminuir la cantidad de delitos contra la integridad sexual, pero sí se ha facilitado una mejor respuesta frente a estos hechos”, explica a este diario Andrés Bonicalzi, abogado de AVIVI (Ayuda a las Víctimas de Violación). El abogado especializado en violencia de género subraya que “hacer la denuncia frente a una fiscalía, en una comisaría especializada o frente a un juez es fundamental, a pesar de que muchas veces las víctimas prefieran no denunciar por la inacción de la Justicia o porque el hecho las estigmatiza”.

Las comisarías de la Mujer son órganos especializados que cuentan con equipos interdisciplinarios con trabajadores sociales, psicólogos y abogados. Su multiplicación se debe a que millones de mujeres argentinas se unieron al movimiento "Ni Una Menos" para exigir mejores políticas públicas contra la violencia de género. Desde entonces Argentina mejoró los protocolos en los hospitales y amplió la cantidad de fiscalías de género.

Sin embargo, la aplicación de un nuevo protocolo para la violencia sexual y la creación de un registro de violadores son proyectos que se pusieron sobre la mesa pero que todavía están lejos de ser una realidad. “La arquitectura del Poder Judicial no está pensada para esta realidad, era un mundo en el que estos casos se mantenían en el éjido privado, en la intimidad”, reconocen desde el Ministerio de Justicia.

Noticias de Argentina Violencia de género
El redactor recomienda