"Son unas ratas": la vida de dos agentes honestas entre policías corruptos en México
  1. Mundo
3,3 homicidios al día en méxico d.f.

"Son unas ratas": la vida de dos agentes honestas entre policías corruptos en México

Extorsiones de sus jefes, arrestos injustos, acoso, sueldos bajos y chalecos antibalas caducos son algunas de las penurias que pasan los oficiales de la Ciudad de México

Foto: Un grupo de policías custodia el área de un asesinato en Plaza Garibaldi, en Ciudad de México, el 14 de septiembre de 2018. (Reuters)
Un grupo de policías custodia el área de un asesinato en Plaza Garibaldi, en Ciudad de México, el 14 de septiembre de 2018. (Reuters)

"Si no avisas de que vas al baño, te arrestan". "Si te ven comiendo, te arrestan". "Si quieres evitar el arresto, tienes que pagar una cuota". "Si pides tus vacaciones, luego te dicen que no hay disponibilidad de fecha… hasta que pagas una cuota". "Para ser director te piden 50.000 pesos [unos 2.160 euros]. Para los demás puestos entre 50.000, 40.000 y 30.000 pesos. Aquí no respetan los méritos". "Los uniformes nos los tenemos que comprar nosotros cada año, porque los que nos dan nos irritan, nos sacan ronchas y no nos quedan bien". "Los chalecos antibalas, los que portan ahora unos compañeros, están caducos". "Si tienes patrulla, en pocos meses se truenan las llantas y uno tiene que pagar el repuesto, además del mecánico y gran parte de la gasolina. Uno termina siempre poniendo de su dinero…".

Así es el día a día de "Cruz", de 52 años, y "Alejandra", de 46, dos mujeres que han sido policías de la Ciudad de México desde hace más de 20 años. "Cruz" y "Alejandra" no son sus verdaderos nombres. Ellas prefirieron usar un seudónimo por seguridad y para hablar con confianza con El Confidencial. Para decir la verdad y denunciar las múltiples corruptelas y abusos que también viven como trabajadoras.

La Ciudad de México vive la peor ola de violencia de los últimos años. Tan solo durante el primer semestre del 2018, la capital registró 600 homicidios, 3,3 al día, un incremento del 66% con respecto al mismo periodo de 2014, según datos de la Procuraduría General de Justicia. En todo 2017 se reportaron 1.315 asesinatos, cuando en 2008 hubo 930; es decir, en una década el alza fue del 42%. Las ejecuciones perpetradas por el crimen organizado subieron hasta un 163%, mientras que 14 de las 16 Alcaldías registraron un aumento por la venta, posesión y distribución de drogas, de acuerdo con el Observatorio Ciudadano de la CDMX.

Foto: Un soldado monta guardia en un cultivo ilegal de amapola durante una operación antidroga en Coyuca de Catalán, en abril de 2017. (Reuters)

El robo también está al alza. Durante el tercer trimestre, la capital ocupó el primer lugar a nivel nacional en hurto con violencia, con una tasa de 112 expedientes de investigación por cada 100.000 habitantes, un aumento del 31% en comparación con el mismo periodo del año anterior. El robo a viviendas subió 22%, lo más alto desde 2011, mientras que el robo a transeúntes y de vehículos ocupan el segundo y tercer lugar a nivel nacional, según el Observatorio. El panorama es abrumador.

Si bien es cierto que la Ciudad de México nunca ha sido muy segura, durante algunos años sí mantuvo cierto orden y paz en comparación con los altos niveles de violencia registrados en el resto del país a raíz de la guerra contra el narco declarada por el Felipe Calderón (2006-2012). Se llegó a decir, incluso, que era una especie de "oasis". Pero eso ya no es cierto. Los grupos del narco también operan en la principal ciudad del país y actúan de forma sanguinaria. Vasta con ver las imágenes de los cuerpos desmembrados hallados en zonas céntricas de la capital, la cantidad de extorsiones a negocios y bares, los tiroteos en sitios turísticos y los operativos en barrios acomodados como Polanco, Roma y la Condesa. Para "Cruz" y "Alejandra", quienes son policías desde los años 90, esta es la época más violenta que han vivido en la Ciudad y la más corrupta dentro de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México (SSP).

placeholder Un miembro de la policía estatal mexicana sostiene una pistola Beretta. (Reuters)
Un miembro de la policía estatal mexicana sostiene una pistola Beretta. (Reuters)

Criminales con uniforme

En el mismo sitio web de la SSP, el actual jefe de la Policía capitalina, Raymundo Collins, pide hablar bien de la institución, pero la realidad para "Cruz" y "Alejandra" es otra. Ellas aseguran que muchos de sus compañeros se dedican de forma cotidiana a robar y a extorsionar a los ciudadanos, e incluso han sabido de policías que realizan secuestros exprés y robos en apartamentos. "¡Hasta con el uniforme puesto!", contaron.

"Un día me dijeron: 'Oficial, le voy a dar un millón de pesos [unos 43.300 euros], un millón de pesos si me da los nombres de las personas [policías uniformados] que entraron a robar a mi casa. Yo sé que usted sabe los nombres'. Le dije que no, que no sabía quiénes eran (…) En realidad sí sabía, pero ¿sabes qué iban a hacer conmigo?... Me iban a matar. Es arriesgarme. Y en una ocasión [compañeros policías también] mataron a gente que los denunció. El otro día agarraron a un señor y le sacaron 120.000 pesos [5.200 euros]. Fue y los denunció. Y como los denunció por esa extorsión, fueron y lo balacearon [tirotearon]. Se salvó, la familia lo alcanzó a llevar al hospital. Salió del hospital y, a los pocos días, lo remataron. ¡Imagínate!", contó Alejandra.

Foto: La multitud graba el linchamiento de Ricardo y Alberto Flores en San Vicente Boquerón.

Collins también asegura que ningún policía puede decir que "manda dinero arriba". "Hoy ninguno lo hace", declara. Pero la realidad de "Cruz" y "Alejandra" es otra. Además de que se imponen pagos de hasta 50.000 pesos por los puestos directivos, cotidianamente los jefes piden 200 pesos [8,6 euros] para evitar arrestos o para dar permisos, mientras que el personal administrativo solicita otros 100 o 200 pesos para registrar sus vacaciones, para darles chalecos limpios u otorgar otro tipo de servicios que, en teoría, son gratuitos. También denuncian cobros ilegales del Ministerio Público, robos internos (en particular de productos incautados, como armas y drogas), el desvío de recursos públicos y la entrega fraudulenta de "cientos" de certificados escolares.

Collins acepta que "hay malos policías, pero son la excepción. Son muy pocos", afirma. Pero la realidad de "Cruz" y "Alejandra", nuevamente, es otra. Ellas aseguran que la gran mayoría son "malos" y "dan pena". "Son unas ratas". Son muy pocos los que hacen su trabajo sin cobrar un peso, sin caer en alguna ilegalidad o abusar de su poder, señalaron. En sus más de 20 años como policías, ellas aseguran no haber cobrado ninguna extorsión ni haber realizado pagos irregulares para evitar ser arrestadas o conseguir "favores", pero esta actitud ha limitado su crecimiento profesional dentro de la Policía. Debido a un arresto, el cual consideraba injustificado y chantajista, "Cruz" no pudo acudir a un curso para ascender de puesto en una ocasión.

"Cruz" y "Alejandra" coinciden en que la Policía de la Ciudad de México está muy dañada por dentro y se dicen decepcionadas. Sin embargo, también consideran que esa situación se debe en buena medida a los sueldos bajos y el abuso laboral, a la corrupción que viene desde arriba, con los jefes, y a la hipocresía de las autoridades.

placeholder Policías toman parte en una protesta contra la falta de equipación adecuada para hacer frente al crimen organizado en Ciudad Juárez, en julio de 2018. (Reuters)
Policías toman parte en una protesta contra la falta de equipación adecuada para hacer frente al crimen organizado en Ciudad Juárez, en julio de 2018. (Reuters)

Explotación laboral y acoso sexual

"Cruz" empezó su carrera como policía raso, puesto con el que ganaba 1.080 pesos [unos 46 euros] al mes. Hoy, 22 años después, es policía segundo y gana unos 12.000 pesos netos [unos 520 euros]. "Alejandra", quien ha estado en fuego cruzado y llegó a recibir una medalla por sus méritos al evitar el robo de un banco, gana 8,800 pesos netos al mes. Ella es policía primero. Con esos sueldos, ambas mantienen a su familia; "Cruz" tiene dos hijos y "Alejandra" tres, además de una nieta. Esta situación no les ha permitido tener tanta independencia económica, por lo que viven en zonas marginadas de la capital, muy alejadas de sus centros de trabajo, y con otros familiares.

Otras de las situaciones que también padecen son las largas jornadas laborales, la mayoría de las veces de hasta 12 horas. Lo peor, dicen, es cuando te arrestan, pues ya ni siquiera te dan la oportunidad de ir a dormir a tu casa. Sobre los horarios de comida, para "Alejandra", quien está en patrulla, es muy difícil mantener una dieta balanceada. "El nutriólogo te dice: 'Usted debe comer 5 veces al día'. Pero yo quisiera comer aunque sea una sola vez bien. No tengo tiempo. A veces solo tengo 5 minutos para comer".

El Estado le otorga a los Policías de la Ciudad de México el acceso a los hospitales y centros médicos del sistema de salud pública, mientras que la Secretaría de Seguridad Pública les proporciona médicos especialistas en Nutriología, Psicología y Odontología, pero muchas veces esos servicios son muy deficientes, aseguran. Lo que sí aplauden, al menos, son las vacaciones: dos periodos de 15 días por año. Pero, en cuanto a la capacitación física, esta básicamente no existe.

Foto: Vehículos en Ciudad de México. (Reuters)

"En el sector donde yo estoy hay un gimnasio, pero no te permiten hacer ejercicio. Está cerrado con llave (…) Los jefes dicen: 'No puedes estar perdiendo el tiempo aquí [en el gimnasio]'. Para ellos, tú [solo] eres esencial en la calle porque tienes que ir a ver si puedes agarrar a un delincuente (…) Y no te puedes mover de un punto. A veces trabajamos 12 horas sentados", contó "Alejandra".

Otro tema que padecen es el acoso sexual, tanto de los compañeros policías como de los superiores. "Cruz" ha tenido que sortear agresiones sexuales físicas y violencia por medio del 'sexting', lo que la ha llevado a presentar quejas internas. Sin embargo, los agresores solo terminan siendo enviados a otros sectores, sin ser penalizados ni recibir un arresto. "Pásele aquí adentro, a la oficina", también le han dicho sus jefes. "Casi siempre se van con las más jóvenes. 'Carne fresca', dicen los compañeros, cuando entran las policías nuevas (…) La mayoría son 'bien ojo alegre' y hasta tienen dos o hasta tres familias. Por eso los hombres policías extorsionan más que las mujeres", indicó "Alejandra".

Pese a todos los obstáculos, "Cruz" y "Alejandra" mantienen su nobleza y un espíritu de lucha. El trabajo y el apoyo limpio a sus compañeros, así como su trayectoria en la Policía capitalina, las ha hecho merecedoras del respeto de muchos policías. Ahora solo esperan su jubilación y anhelan que la nueva Administración, que asume sus funciones el próximo 1 de diciembre, pueda hacer algo para contrarrestar la podredumbre dentro de la SSP. "Habría que infiltrar a alguien", sugiere "Cruz". "Que nos paguen, mínimo, 10.000 pesos al mes", exige "Alejandra". El trabajo de los policías, sobre todo el de ellas —por sus años dentro de la institución, la honestidad ejercida y los méritos ganados—, vale mucho más.

México
El redactor recomienda