PRIMER INFORME CON DATOS DEL ACUERDO

Con el Brexit, el Reino Unido será un 4% más pobre en 10 años

Un informe muestra el impacto tras conocerse los detalles definitivos del Acuerdo de Salida. A pesar de haber sido encargado por el lobby pro UE, en la City consideran que el estudio es “riguroso”.

Foto: Manifestantes anti-Brexit protestan ante el Parlamento británico, en Londres. (Reuters)
Manifestantes anti-Brexit protestan ante el Parlamento británico, en Londres. (Reuters)

Los británicos ya pueden hacerse una idea de lo que les costará realmente el Brexit. Tras el pacto de salida firmado con la UE, la economía del Reino Unido, en una década, estará cerca de un 4% por debajo de lo que estaría si el país hubiese seguido dentro del bloque. Ésta es la principal conclusión a la que ha llegado el reputado think-tank Instituto Nacional de Investigación Económica y Social (NIESR, por sus siglas en inglés). Es cierto que en los últimos meses se han realizado infinidad de análisis. Pero éste es el primero que estudia el impacto tras conocerse los detalles definitivos del Acuerdo de Salida cerrado con la UE.

El documento, legalmente vinculante, de casi 600 páginas -que recoge un plan de emergencia para evitar frontera dura en Irlanda, una factura de 39.000 millones de libras y los derechos de los ciudadanos- debe ser aún aprobado en Westminster junto con la Declaración Política -no vinculante- sobre la futuras relaciones el próximo 11 de diciembre. La oposición laborista, los unionistas del DUP -de cuyo apoyo depende el Gobierno en minoría de Theresa May- e incluso más de 90 tories han avanzado que votarán en contra. Todo puede pasar.

Pero, con los datos que hay ahora en la mesa, según el NIESR, el Brexit negociado por el Ejecutivo de Theresa May costará al Reino Unido 100.000 millones de libras al año hasta 2030.

El informe comparó varios escenarios del divorcio con la base de referencia del país quedándose en el bloque. "Nuestra principal conclusión es que si se implementa el acuerdo sobre el Brexit propuesto por el Gobierno para que el Reino Unido se retire de la unión aduanera de la UE y del mercado único en 2021, para 2030 el Producto Interno Bruto británico estará cerca de un 4% por debajo de lo que estaría si Reino Unido se quedara en la UE", destaca el documento, lo que “equivale a perder la producción económica de Gales o de la ciudad de Londres".

El PIB por cabeza caería un 3% al año, o una media de 1.090 libras por persona por año según los precios actuales, añadió NIESR. "Esto es principalmente debido a mayores impedimentos al comercio de servicios que harían menos atractivo vender servicios desde el Reino Unido. Esto disuade la inversión en el país y al final significa que los trabajadores británicos serían menos productivos de lo que podrían ser si el Reino Unido se quedara en la UE", detalla el texto.

El comercio total entre Reino Unido y la UE caería un 46%, la inversión extranjera directa se reduciría en un 21%, mientras que los ingresos fiscales se contraerían entre un 1,5% y un 2%.

Ahora bien. Hay que leer la letra pequeña. El NIESR es un think tank respetado. Pero no puede obviarse de que el informe ha sido encargado por People´s Vote, el lobby pro UE que aboga por un segundo referéndum.

Se podría esperar a compararlo con el informe oficial que el Ejecutivo planea publicar este miércoles. Aunque con Theresa May haciendo campaña por todo el país tratando de “vender” su plan a la nación antes de la votación clave de Westminster, se espera que el documento que presente el departamento de Economía compare los beneficios del acuerdo negociado con un escenario catastrofista de un Brexit sin pacto.

A pesar de haber sido encargado por el lobby pro UE, en la City consideran que el estudio elaborado por el NIESR es “bastante creíble y riguroso”, según fuentes consultadas por El Confidencial, ya que viene a corroborar lo que otros análisis recientes ya han anticipado, que la economía británica crecerá a un ritmo menor que si estuviera en la UE y que, a largo plazo, esto implicará una pérdida de poder adquisitivo de alrededor 1,000 libras per cápita a lo largo de varios años hasta el 2030. En resumen, un empobrecimiento relativo respecto al resto del mundo.

Otros informes han sido más severos y más pesimistas –basta con recordar el de la OECD en 2016, que preveía un empobrecimiento de hasta 3,200 libras per cápita en 2030-. “Así que no hay que por qué pensar que este informe es particularmente sesgado y catastrofista. Pero naturalmente es un informe pesimista. Los supuestos beneficios del Brexit son muy difícil de cuantificar porque parten de premisas con hipótesis muy extravagantes que son difíciles de incorporar en los modelos macroeconómicos que se utilizan para generar escenarios como los del estudio del NIESR”, asegura un economista especializado en riesgo de la City.

A día de hoy, el consenso en la comunidad económica “es que el Brexit tendrá un impacto negativo incuestionable pero de cocción lenta; esa es la gran diferencia respecto a los escenarios del terror de hace dos años que equivocadamente asumían todo el impacto concentrado en un corto periodo de tiempo”. “Ahora sabemos que será un proceso lento y en diferido, de ahí la lenta reacción de los mercados. Aunque se sabe que la votación puede que fracase, en la City se asume que una salida accidentada (no-deal) será finalmente evitada”, matizan.

La hipótesis de trabajo es que, como mínimo, se activará el periodo de transición a final de marzo y que todo continuará siendo un proceso meridianamente paulatino en lo regulatorio si bien “trufado de gran drama político”.

Manifestantes anti-Brexit protestan ante el Parlamento británico, en Londres. (Reuters)
Manifestantes anti-Brexit protestan ante el Parlamento británico, en Londres. (Reuters)

“Tras dos años de sobresaltos, emociones fuertes y falsas alarmas, en la City se ha aprendido a ser estoicos y precavidos. Por ello ahora solo se reacciona si hay novedades sobre la futura relación económica y hoy mismo la única certeza -o hipótesis- es que habrá un periodo de transición de como mínimo de dos años en el que todo continuará igual”, matiza un economista refiriéndose al periodo de transición que existirá tras el divorcio en el que el Reino Unido seguirá estando dentro de la unión aduanera y mercado único, respetando todas sus libertades.

“Lo que habrá tras el periodo de transición es algo que vendrá por fascículos. Por ello, al igual que con el impacto macroeconómico simulado en el informe del NIESR, todo ajuste del sector financiero será también de cocción lenta y siempre reaccionando a lo que la UE y el Reino Unido vayan negociando gradualmente durante la fase de implementación”, matiza un economista de la City.

Consciente de que la votación en Westminster no será fácil, May llevará a cabo estas dos semanas una gira por todo el país tratando de vender su acuerdo para presionar a los diputados y conseguir finalmente su respaldo.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios