ribera: "es una oportunidad para la industria"

Acuerdo en la UE: los coches tendrán que recortar un 35 % sus emisiones para 2030

Acuerdo entre los países de la Unión Europea para que en 2030 treduzcan en un 35% sus emisiones de dióxido de carbono (CO2), respecto a los objetivos ya marcados para 2021

Foto: Coches circulan por las calles de Bruselas. (EFE)
Coches circulan por las calles de Bruselas. (EFE)

Al filo de la media noche, y tras más de 14 horas de complejas negociaciones, los países europeos lograron al fin un acuerdo para empujar a los fabricantes de coches y furgonetas a ser más ecológicos. En concreto, para 2030 tendrán que reducir en un 35% sus emisiones de dióxido de carbono (CO2), respecto a los objetivos ya marcados para 2021, una cifra que se situará en el 30% en el caso de las furgonetas. Entre medias, en 2025, se exigirá a ambos tipos de vehículos ligeros que las disminuyan un 15%.

Los números concuerdan con la posición defendida por la ministra de Transición Ecológica de España, Teresa Ribera, antes del arranque de la reunión. Tras conocerse el resultado de las negociaciones, Ribera ha destacado que el acuerdo "es una oportunidad para la industria del automóvil española”. ¿El motivo? El incentivo que supone para mejorar la "innovación y la competitividad”.

No fue fácil llegar al consenso: Alemania, la mayor economía europea, venía dispuesta a defender con uñas y dientes su sector automovilístico, por lo que trató en todo momento de que el recorte de emisiones fuera menor, un 30%. La apoyaban los países del este, siempre reticentes con las políticas contra el cambio climático, a los que en un momento del encuentro se les tentó con unas exenciones y medidas de flexibilidad que crearon frustración entre los países a favor de ir más allá, que eran mayoría.

Francia, junto a Suecia, ha lidarado el grupo de los países más ambiciosos, que se decantaba por una reducción del 40%. Al final, el consenso ha recaído en el justo medio, el 35%, con una serie de añadidos para tratar de contentar a unos y otros. España se ha situado en esta línea más realista, con el objetivo final de lograr un acuerdo y evitar un bloqueo de las posiciones si se tensaba demasiado la cuerda.

Teresa Ribera ha apoyado un 35%, el objetivo finalmente pactado. (EFE)
Teresa Ribera ha apoyado un 35%, el objetivo finalmente pactado. (EFE)

Irlanda, Luxemburgo, Suecia y Eslovenia han mostrado al final su disconformidad por la falta de altura de miras de sus socios europeos. En cualquier caso, los objetivos serán revisados en 2023 —al alza o a la baja, aunque será una oportunidad para estos descontentos de apretar a sus socios—. En ese año también se estudiará qué objetivos imponer en 2035 y 2040.

Todo ha sido negociado al milímetro en un encuentro en el que se tenía muy presente el informe presentado este lunes por los expertos del panel del IPCC de la ONU, urgiendo a todos países a tomar medidas para evitar que la temperatura mundial aumente más de 1,5 grados a mitad de siglo.

El acuerdo cerrado este martes debe ser ahora negociado con el Parlamento Europeo, que tiende a exigir elevar la ambición en todos los dosieres medioambientales y se decanta por un 40%, antes de su aprobación final y su entrada en vigor.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios