según el diario 'the guardian'

El plan secreto de Rusia para sacar a Assange de la Embajada ecuatoriana

Diplomáticos rusos habrían mantenido contactos con el cónsul ecuatoriano en Londres para extraer al fundador de Wikileaks en diciembre de 2017. Se canceló por ser demasiado arriesgado

Foto: Mensajes de apoyo a Julian Assange en el exterior de la Embajada de Ecuador en Londres, en agosto de 2018. (EFE)
Mensajes de apoyo a Julian Assange en el exterior de la Embajada de Ecuador en Londres, en agosto de 2018. (EFE)

A medida que pasa el tiempo, las opciones de Julian Assange se reducen cada vez más. Él lo sabe, y lo saben sus partidarios y benefactores. El fundador de Wikileaks lleva seis años encerrado en la Embajada de Ecuador en Londres, algo que él mismo compara con una especie de prisión de lujo. Se cree que el nuevo Gobierno ecuatoriano de Lenín Moreno quiere deshacerse del pesado fardo que le legó su antecesor, Rafael Correa. A la presión contribuye la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la presunta injerencia rusa en el proceso electoral estadounidense, en la que Wikileaks jugó un papel esencial al publicar los correos electrónicos de Hillary Clinton, hackeados y proporcionados, según la comunidad de inteligencia estadounidense, por operativos rusos.

Tal vez por este motivo, Rusia mantuvo conversaciones secretas para sacar a Assange del recinto diplomático y concederle asilo en otro país, según cuenta este viernes el diario británico The Guardian. El plan preveía sentar a Assange en un vehículo diplomático y sacarle de la Embajada, e inmediatamente del país. Una de las posibilidades que se barajaban entonces era llevarle a Rusia, desde donde jamás podría ser extraditado. Otra opción habría sido trasladarle hasta Ecuador en barco y concederle asilo político allí.

Según el rotativo británico, dos diplomáticos rusos se reunieron con el cónsul ecuatoriano en Londres, Fidel Narváez, para estudiar la operación. Los implicados querían sacarle de la legación durante la Nochebuena de 2017, y ese sería el motivo por el que el Gobierno ecuatoriano le concedió a Assange la nacionalidad del país aquel diciembre. La idea, aparentemente, era otorgarle al australiano documentos diplomáticos que le confiriesen protección adicional. Finalmente el plan fue abandonado al ser considerado demasiado arriesgado.

El exdirector de la Inteligencia Nacional de Ecuador, Ronny Vallejo, en 2015. (Reuters)
El exdirector de la Inteligencia Nacional de Ecuador, Ronny Vallejo, en 2015. (Reuters)

La inteligencia de Ecuador tomó parte

Narváez niega haber hablado con ningún ciudadano ruso sobre un plan para rescatar a Assange. Sí ha admitido que visitó la embajada rusa en Kensington en dos ocasiones, como parte de un grupo de “veinte o treinta y pico diplomáticos de diferentes países”. Asegura que fueron “encuentros abiertos”, celebrados durante “la crisis entre Rusia y el Reino Unido”, en referencia a lo sucedido tras el envenenamiento del ex espía ruso Serguéi Skripal y su hija en Salisbury.

En el operativo también habría participado Rommy Vallejo, jefe de los servicios de inteligencia de Ecuador, quien viajó al Reino Unido en torno al 15 de diciembre de 2017 para supervisar la acción. Al ser cancelada, volvió a su país. En febrero dejó su trabajo y se cree que se encuentra en Nicaragua. En Ecuador se le está investigando por su presunta participación en el secuestro de un rival político de Correa en 2

Tal y como concluye The Guardian, el Gobierno ecuatoriano se ha negado a hacer comentarios sobre esa historia. La Embajada rusa lo ha calificado de “otro ejemplo de desinformación y 'fake news' de los medios británicos”.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios