fecha clave para un acuerdo del brexit

España renuncia al control del aeropuerto de Gibraltar por un acuerdo en octubre

En febrero, Dastis dijo que España iba a exigir el control conjunto del aeropuerto de Gibraltar, pero el Gobierno de Pedro Sánchez renuncia a ello para cerrar un acuerdo en octubre

Foto: Sánchez, con el negociador de la UE para el Brexit, Michel Barnier. (Reuters)
Sánchez, con el negociador de la UE para el Brexit, Michel Barnier. (Reuters)

Menos de siete meses han durado las aspiraciones españolas sobre el aeropuerto de Gibraltar. En febrero, Alfonso Dastis, el anterior ministro de Exteriores, sorprendió declarando en una entrevista con el 'Financial Times' que España iba a apretar en las negociaciones para el Brexit. El Gobierno tiene poder de vetar que se aplique cualquier acuerdo futuro al Peñón, por lo que iba a usar esta carta para lograr algo a lo que aspira desde hace años: el control conjunto del aeropuerto de Gibraltar.

Pero, en la recta final de las negociaciones, el Ejecutivo liderado por Pedro Sánchez renuncia a este objetivo. Quedan menos de seis meses para que Reino Unido abandone la Unión Europea, y no solo no se ha logrado cerrar aún un acuerdo sobre el divorcio y un periodo de transición, en el que se espera afinar cómo será la futura relación entre ambas partes, sino que quedan ahora por resolver las cuestiones más espinosas: Irlanda y la cooperación económica.

En el caso de España, la prioridad es también lograr un acuerdo bilateral con Londres sobre Gibraltar, que se aplicaría durante esos 21 meses de transición que están aún en el aire. Aunque Sánchez ha señalado que el Gobierno mantiene el mismo equipo negociador y los mismos planteamientos que la anterior Administración, ha dejado fuera la cuestión del aeropuerto que Dastis introdujo en las exigencias españolas en su día.

Protestas de trabajadores españoles en Gibraltar en 2013. (EFE)
Protestas de trabajadores españoles en Gibraltar en 2013. (EFE)

"Lo que tenemos que hacer es encontrar un acuerdo que nos permita un periodo de transición con Reino Unido, y tenemos que lograr acuerdos de cooperación policial y judicial, medioambiental, fiscal, [sobre el contrabando] de tabaco y algo fundamental: los derechos de los ciudadanos que estén en Gibraltar o el Campo de Gibraltar, así como el compromiso de Gibraltar en el desarrollo socioeconómico del Campo de Gibraltar", ha asegurado.

El objetivo es "lograr un acuerdo en octubre en la cuestión de Gibraltar", ha recalcado Sánchez. También ha afirmado que ha logrado el "apoyo" de todos sus socios europeos respecto a las negociaciones en torno al Peñón, en la cumbre informal de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea, en la que ha participado el miércoles y jueves en Salzburgo. Y de la que ha salido un mensaje claro para Londres: sus propuestas, tal y como están ahora, "no son aceptables", en palabras de Emmanuel Macron.

Octubre, el "momento de la verdad"

Octubre será "el momento de la verdad" para el Brexit. Lo ha dicho Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, tras la reunión de líderes europeos. Solo si hay resultados tangibles en octubre, prácticamente un acuerdo, los europeos estarán dispuestos a rematar las negociaciones en una cumbre extraordinaria que se celebraría a mediados de noviembre, el 17 y 18. Es decir, la UE ha decidido no levantar la presión sobre Theresa May, pese a que la 'premier' británica les ha exigido más flexibilidad durante este encuentro.

"Está todo más o menos claro: lo primero que tenemos que hacer es cerrar un compromiso por ambas partes. Esta es la esencia de las negociaciones. Pero debe estar claro que hay algunas cuestiones en las que no estamos listos a ceder terreno: las cuatro libertades de la UE y el mercado único. Ahí es donde seguimos siendo escépticos y críticos respecto al plan de Chequers", la oferta puesta sobre la mesa por May como base de un acuerdo. La cuestión irlandesa, ha confirmado Tusk, también es un problema.

Theresa May, durante la foto de familia de los líderes de la Unión Europea en Salzburgo. (Reuters)
Theresa May, durante la foto de familia de los líderes de la Unión Europea en Salzburgo. (Reuters)

"Nuestra esperanza es que estaremos preparados en octubre. Es esta condición para continuar el proceso en noviembre", ha avisado Tusk. Por su parte, el primer ministro de Austria, Sebastian Kurz, ha tratado de mostrar un cierto optimismo, a la vez que cautela. "El objetivo es evitar un Brexit duro, aunque estamos preparados para todos los escenarios. Pero no tiene sentido discutir ahora [qué pasaría] si no se llega a un acuerdo. Un acuerdo es lo más realista", ha dicho.

May presentará nuevas propuestas

Para cerrar un acuerdo, será necesario que May esté dispuesta a mover aún más sus posiciones, pese a que ya ha advertido de que en ningún caso aceptará ningún tipo de control fronterizo entre Irlanda del Norte y el resto de Reino Unido. "No puede haber acuerdo de retirada sin una solución legalmente operativa para la frontera irlandesa, pero esa solución no puede dividir el Reino Unido en dos territorios aduaneros. Presentaremos nuestras propias propuestas en poco tiempo", ha dicho May.

En cambio, los europeos advierten de que es necesario que acepten un "plan B legalmente vinculante" para introducir algún tipo de control en el Mar del Norte, si las medidas de vigilancia "blandas" que propone Londres no funcionan. May no solo tiene que encontrar la cuadratura del círculo, sino evitar que los 'brexiters' duros de su propio partido se rebelen. Aún más.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
33 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios