may ve inaceptable las ideas europeas

Brexit: la UE pide a Londres que "replantee" sus propuestas, May dice que se muevan ellos

May llega a la cumbre dispuesta a trasladar a sus socios que la última propuesta de los europeos para resolver el escollo de Irlanda del Norte es "inaceptable", segñun 'The Guardian'

Foto: Tusk visita a May en Londres en junio (EFE)
Tusk visita a May en Londres en junio (EFE)

"Las negociaciones Brexit están entrando en su fase decisiva". Lo dice Donald Tusk, el presiente de la institución que representa a los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea. Y lo saben todos, también al otro lado del Canal de La Mancha. Queda solo medio año para que Reino Unido abandone la Unión Europea y, aunque finalmente hay avances en las negociaciones, el acuerdo está aún lejos. La mayor dificultad es que que nadie quiere ser ceder más terreno.

"Ninguna de las partes puede exigir de la otra algo totalmente inaceptable", ha advertido la premier británica, Theresa May, en un artículo publicado horas antes de reunirse con sus socios europeos en la cumbre informal de Salzburgo. May acude a Austria dispuesta a exigir a sus socios que muestren una mayor flexibilidad, que "evolucione" en su actitud, que se mueva y acepte su propuesta del plan de 'Chequers' como base de un acuerdo sobre el Brexit.

Sin embargo, los europeos consieran 'Chequers' como un buen punto de partida, pero no una solución. Si Tusk avisaba este martes a ambas partes de que el tiempo se agota y aún es muy "probabe" que Reino Unido acabe saliendo de la UE sin cerrar antes un acuerdo que sirva de red, hoy se ha dirigido directamente a May. Su propuesta, dice, tiene que ser "replanteada" en áreas clave, como Irlanda y la cooperación económica entre Reino Unido y los europeos una vez se haga efectivo el Brexit.

May quiere que sus socios se muevan tras las concesiones asumidas por Londres. (Reuters)
May quiere que sus socios se muevan tras las concesiones asumidas por Londres. (Reuters)

May llega a la cumbre dispuesta a trasladar a sus socios que la última propuesta de los europeos para resolver el escollo de Irlanda del Norte es "inaceptable", según The Guardian. El negociador británico, Dominic Raab, también lo ha dejado claro en una entrevista con El País y otros medios europeos: Londres no quiere oir ni hablar de nada que huela a levantar una frontera entre Irlanda del Norte y el resto de Reino Unido, aunque sea con controles agilizados, la idea que baraja Michel Barnier, el negociador europeo. "Siempre preferiremos que no haya acuerdo a un mal acuerdo, pero no vamos a permitir que estas negociaciones quiebren la unidad territorial de Reino Unido", avisó.

Ante las críticas internas y externas, Londres se aferra a su plan—es Chequers o nada, ha advertido May— y espera que sus socios le tiendan la mano durante la cumbre. Difícil tarea, puesto que aunque hay países que ven con buenos ojos un acercamiento de posiciones para, por una parte, dar un balón de oxígeno a May frente a los 'brexiters' duros, y evitar así un salto al vacío en marzo de 2019. Lo ha explicado Sebastian Kurz, primer ministro austríaco y anfitrión del encuentro: Los europeos quieren encontrar un compromiso porque "un no-acuerdo, o un 'Brexit duro' sería difícil para Europa y terrible para Reino Unido, (...) sería una situación en la que ambos pierden".

Donald Tusk y el negociador europeo para el Brexit, Michel Barnier. (Reuters)
Donald Tusk y el negociador europeo para el Brexit, Michel Barnier. (Reuters)

Pero los europeos, con Barnier a la cabeza, también son conscientes de que no basta con voluntad: es necesario que lo que se ponga sobre el papel luego funcione. Y no está nada claro cómo va a funcionar la frontera entre Irlanda del Norte e Irlanda, con los “controles” que Londres propone, pero sin implantar una frontera que separe la primera, si queda fuera del mercado único y de la unión aduanera de la UE, de la segunda.

La zona de libre comercio para bienes entre Irlanda e Irlanda del Norte que plantea May no es una solución clara. Tampoco se sabe de qué manera se mantendrá Reino Unido en sintonía con las regulaciones de la UE, tal y como propone May, y cómo tendrá en cuenta la opinión del Tribunal de Justicia de la UE al mismo tiempo que se niega a estar bajo su control. Todas estas cuestiones serán abordadas durante la cena de hoy y mañana a veintisiete en la cumbre, sin la presencia de May. Tusk ha adelantado que propondrá a los europeos celebrar una cumbre en noviembre extraordinaria, con la idea de que para entonces haya ya un acuerdo que se pueda ratificar a nivel político. Pero eso está aún por ver.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios