al menos dos muertos y once heridos

Explosiones en un aeropuerto militar de Damasco: ¿otro ataque de Israel?

Varias explosiones golpean el aeropuerto militar de Mezze, en Damasco. Fuentes militares niegan que se trate de un ataque israelí, que ha lanzado decenas de operaciones en territorio sirio

Foto: Fuego antiaéreo sobre Damasco el 10 de mayo de 2018. (Reuters)
Fuego antiaéreo sobre Damasco el 10 de mayo de 2018. (Reuters)

Varias explosiones golpearon esta madrugada el aeropuerto militar de Mezze, al oeste de Damasco. Fuentes militares sirias niegan que se trate de un ataque de Israel y aseguran que el incidente se debe a un fallo eléctrico. Al menos dos militares han muerto y once han resultado heridos de gravedad en la explosión, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que acusa al ejército israelí de perpetrar un ataque contra el aeródromo.

El aeropuerto de Mezze alberga efectivos de Inteligencia de la Fuerza Aérea siria. Israel, que en el pasado ha lanzado decenas de operaciones aéreas en territorio sirio contra instalaciones militares iraníes o convoyes de Hezbolah, fue acusado el pasado año de atacar el aeródromo de Mezze. En esta ocasión, el aeropuerto habría sido alcanzado "posiblemente por misiles israelíes" contra almacenes que contenían munición, según el máximo responsable del Observatorio Sirio, Rami Abdel Rahman, citado por AFP.

Sin embargo, una fuente militar siria ha asegurado a la agencia estatal SANA que el aeropuerto de Mezze "no fue blanco de un ataque israelí". Según la misma fuente, las explosiones, que se escucharon en la capital siria, fueron causadas por un "cortocircuito" que tuvo lugar en un almacén de munición, que se ubica "cerca" de la base militar de Mezze. La televisión estatal siria y SANA difundieron esta madrugada imágenes de la explosión, en las que se veía una gran bola de fuego desde un lugar no preciso.

A principios del pasado mes de julio, las baterías antiaéreas sirias respondieron a un ataque con misiles contra el aeropuerto militar T4, en la provincia central de Homs, atribuido a Israel. Anteriormente, en otro ataque contra esa instalación murieron al menos 14 militares y combatientes aliados de Damasco, incluidos siete iraníes. El Ejército de Israel lleva tiempo inmerso en una campaña contra lo que considera un aumento de la influencia de Irán en Siria, aunque no suele reconocer las operaciones contra fuerzas iraníes o la milicia chií libanesa Hezbolah.

El mayor momento de tensión se produjo en junio, cuando Israel bombardeó 35 posiciones dentro de Siria (después de que un ataque con 20 cohetes impactase en su línea de defensa en los Altos del Golán) dejando al menos 23 muertos, cinco integrantes de fuerzas regulares sirias, entre ellos un oficial, y otros 18 efectivos de nacionalidad siria y extranjeros. Fue la mayor operación israelí en territorio sirio desde la guerra del Yom Kippur, en 1973.

El ataque se produce cuando las fuerzas de Bashar al Assad se preparan para lanzar una ofensiva contra la región de Idlib, el último bastión opositor en Siria y donde se refugian diversas facciones yihadistas. Turquía, que tiene efectivos desplegados en el norte de Siria para luchar contra las milicias kurdas, ha advertido reiteradamente de las consecuencias humanitarias que tendría una ofensiva a gran escala contra Idlib, donde se agolpan 2,9 millones de personas. Ankara ha enviado refuerzos militares a la provincia después del fracaso de las negociaciones de sus servicios secretos con los combatientes yihadistas, que controlan gran parte de la región.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios