"fabricaba armas para hezbollah"

Israel ataca Siria para bombardear una planta de armas químicas del régimen

Israel ha bombardeado esta madrugada un centro militar científico del régimen sirio en Hama. El papel de Hezbollah e Irán en la guerra civil es una de las claves del ataque

Foto: Un soldado israelí durante un ejercicio de entrenamiento en la frontera con Líbano. (Reuters)
Un soldado israelí durante un ejercicio de entrenamiento en la frontera con Líbano. (Reuters)

Israel ha atacado esta madrugada un centro militar científico del régimen sirio en la provincia de Hama, en el centro del país. Cazabombarderos israelíes habrían penetrado en Siria desde el espacio aéreo libanés para destruir una planta de armas químicas cercaba a la ciudad de Masyaf. El bombardeo se produce en medio de maniobras militares masivas del Ejército israelí y semanas después de que un alto mando de la Fuerza Aérea reconociese que Israel ha lanzado en los últimos años decenas de ataques en Siria contra convoyes de Hezbollah, la milicia libanesa aliada de Damasco.

El Ejército israelí rechaza confirmar la autoría del ataque. Según la Comandancia de las Fuerzas Armadas Sirias, aviones “enemigos” de Israel lanzaron a las 2:40 de la madrugada “varios misiles” desde el espacio aéreo libanés contra "una posición militar" cercana a Masyaf. Fuerzas de la oposición siria aseguran que cuatro cazabombarderos participaron en el ataque y que la planta produce armas tanto para el régimen sirio como para Hezbollah.

“Todo apunta a que hay indicios de que la instalación atacada se preparaba para fabricar armas para Hezbollah”, ha argumentado el exasesor de Seguridad Nacional israelí, el general Yaakov Amidror, quien ha asegurado que es la primera vez que Israel ataca objetivos en Siria no relacionados directamente con la milicia chií. "La única lógica de este ataque es la de evitar la producción de armas. Israel quiere impedir la transferencia de armas (desde Siria a Hezbollah), evitar que se lancen cohetes contra los Altos del Golán", añadió.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos -grupo opositor con sede en Londres y observadores sobre el terreno- asegura que los misiles han impactado contra el Centro de Investigación y Estudios Científicos de Siria (SSRC), considerado por EEUU “la agencia gubernamental siria responsable de desarrollar y producir armas no convencionales”. El centro fue sancionado en 2005 y el pasado abril por la producción de armamento químico. El Observatorio indica que junto a la base atacada hay un campo de almacenamiento de cohetes tierra-tierra que utilizan milicianos de Hezbollah y combatientes iraníes.

El bombardeo se produce un día después de que la ONU culpase al régimen sirio de utilizar armas químicas al menos en cuatro ocasiones entre marzo y junio, incluido el ataque con gas sarín contra el pueblo de Jan Shijún en el que murieron 83 personas.

Hezbollah, con unos 30.000 efectivos entre paramilitares y reservistas, se ha debilitado por su participación en la guerra de Siria, pero también se ha rearmado con misiles avanzados suministrados por Irán. El gran temor de Israel es que la milicia chií, dotada de semejante arsenal y con nuevos misiles de precisión, pase a la ofensiva cuando Bashar al Assad gane la guerra civil. Dichos misiles avanzados suponen el mayor reto para Israel, porque su escudo 'Cúpula de Hierro' no sería del todo efectivo ante misiles de largo alcance con sistemas guiados.

El Ejército israelí está desarrollando sus mayores maniobras militares en la frontera norte en 20 años, que incluyen simulaciones de ataques contra Hezbollah dentro de territorio libanés. Durante diez días, fuerzas terrestres, aéreas y de Inteligencia se prepararán para una invasión de Líbano en caso de que estalle una nueva guerra con la milicia más poderosa de Oriente Medio. En las maniobras, se ordenará al Ejército que "derrote" a Hezbollah, esto es, conseguir "una situación en la que Hezbollah no tega la capacidad ni el deseo de lanzar más ataques", según un oficial de las Fuerzas Armadas de Israel citado por el diario 'Haaretz'.

Israel lleva semanas inmerso en una campaña contra lo que considera un aumento de la influencia de Irán en Siria. La semana pasada, el primer ministro Benjamin Netanyahu advirtió a la ONU que Israel no se quedará de brazos cruzados ante la construcción de centros de producción de misiles guiados de precisión por parte de Irán en Siria y Líbano.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios